www.diariocritico.com

En el Club Financiero de Madrid

El polifacético 'torero' Luis Espada sorprende con una magnífica muestra pictórica

El polifacético 'torero' Luis Espada sorprende con una magnífica muestra pictórica

martes 15 de octubre de 2013, 11:55h
Polifacético Luis Espada. Comisario de policía, ya jubilado, en lo profesional. Presidente, también jubilado -por desgracia para la Fiesta- de corridas en plazas de toros, entre ellas la cátedra de Las Ventas, donde forjó su leyenda; escritor, conferenciante, ensayista, profundo conocedor del cante jondo y... pintor. De esta última faceta, poco conocida, ofrece ahora una interesante y variada exposición en Madrid.
Luis Espada 'torea' ahora con sus cuadros en Madrid, en cuya plaza de Las Ventas fue santo y seña de la afición, incluso de la más exigente -pongamos que se habla/escribe del la Asociación El Toro y el tendido 7 del coso- por su defensa -en los reconocimientos veterinarios y en el palco- de los derechos de los espectadores ante las corruptelas habituales de los taurinos.

Esta su 'Obra Pictórica', que da título a su muestra incluye una selección de cuadros realizados a lo largo de varias décadas dedicadas a la pintura. Con temáticas y temas variados en estas sus 22 obras expuestas, destacando varios autorretratos y paisajes de Ciudadela, Torre de la Horadada, San Román de los Montes, Murcia y Orihuela del Tremedal.

La exposición, recién inaugurada, estará abierta hasta el viernes 8 de noviembre de 2013 en el Club Financiero Génova, sito en la calle Marqués de la Ensenada 14, piso 13º. Y con horarios de visita entre 11,30 y 13,30 y de 17,30 a 19,30.

Como ejemplo de las actuaciones en Las Ventas de este polifacético personaje como usía de la Monumental madrileña, repoducimos una información de 'El País', que también puede encontrarse en el blog de otra excelente y exigente aficionada y crítica, Rosa Jiménez Cano, ahora en este periódico y antes en Diariocrítico.

Algo sagrado: defender a la afición

Dice/escribe así: Luis Espada, presidente del festejo de ayer, en el que devolvió tres toros al corral, manifestó tras bajar del palco que lo había hecho porque era su obligación: "Nosotros estamos aquí para algo tan sagrado como defender la afición y procurar la autenticidad de la fiesta. Esta defensa es mi único objetivo, y si salen toros cojos o inválidos, o sea, inservibles para la lidia, los devuelvo y en paz. Es decir, me limito a cumplir el reglamento, porque el público tiene derecho a que se lidien seis auténticos toros".

Al comentarle que se había constituido en el protagonista de la tarde con sus devoluciones de toros y por haber escuchado una de las ovaciones más fuertes de la corrida, sonreía: "Yo agradezco esos aplausos, pero no es buen síntoma, pues significa que las cosas en el ruedo van mal. Lo mejor para nosotros es, como para los árbitros de fútbol, pasar desapercibidos". Sus últimas palabras eran para destacar que "gracias a los sobreros se ha recuperado hoy la categoría de la plaza de Madrid".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios