www.diariocritico.com
Los dragones escondidos de Robledo de Chavela

Los dragones escondidos de Robledo de Chavela

lunes 25 de noviembre de 2013, 17:16h
 La Comunidad de Madrid ha logrado recuperar y poner en valor 76 dragones pintados hace más de cinco siglos y que permanecían ocultos en una bóveda de la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción en Robledo de Chavela.
Según ha informado la Consejería de Empleo, Turismo y Cultura, las pinturas, de una "calidad excepcional" dentro de su categoría, pueden datarse en torno al último cuarto del siglo XV y principios del XVI y representan escenas mitológicas en tonos negros, rojos, ocres, y verdes.

   Las figuras de los dragones, de largas colas y grandes fauces, estaban ocultas por una capa de cal que, probablemente, se incorporó como medida preventiva ante alguna epidemia de peste. Tras acometer la restauración de la iglesia, han aparecido 76 de estas pinturas.

   Los restos pictóricos muestran cabezas, desigualmente conservadas. Son perfectamente reconocibles las grandes fauces abiertas, con sus dientes de destacados colmillos y su larga lengua roja ondulante. Los ojos, sus cejas y las grandes orejas son los otros dos elementos identificables.

   El dragón es un tipo de ornato pictórico repetido durante el gótico con un significado ambivalente. Desde la Edad Media el significado iconográfico del dragón hace referencia al mal de manera que estas representaciones en las bóvedas suponen un recordatorio constante de la lucha contra el demonio y el pecado.

   A finales de la Edad Media sin embargo, el dragón adquirió un significado positivo y en ocasiones se han incorporado monstruos protectores, cuyas cabezas a veces parecen de dragón, en los accesos de numerosas iglesias románicas.

   Se han invertido 50.000 euros en la restauración de estas pinturas murales y los trabajos han consistido en la conservación tanto de la policromía como de los materiales del soporte con el objetivo de ofrecer una lectura visual de la obra.

   Asimismo se han destinado 300.000 euros en las obras de la fachada, la nueva cubierta del templo, que presentaba riesgo de hundimiento, y en la limpieza del retablo y la restauración de la capilla. La restauración de las cubiertas y la fachada han permitido descubrir tanto la silería pintada en las bóvedas como las figuras de los dragones que cuentan con importantes detalles de traza, dimensiones y cromatismo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios