www.diariocritico.com
Empecemos un nuevo país, ahora república catalana

Empecemos un nuevo país, ahora república catalana

lunes 02 de junio de 2014, 20:24h
La abdicación del Rey Juan Carlos I es la reacción del Estado ante la crisis institucional y del sistema de partidos tradicional que vive la democracia española.Los anuncios de Mariano Rajoy y del propio monarca pretenden imponer una solución de continuidad sin contar con la opinión de los ciudadanos. Su objetivo consiste en hacer pervivir por la vía rápida una monarquía que fue establecida por los principios del régimen dictatorial franquista.

Hoy el Estado español quiere empezar una segunda transición política, que se suma y da potencia a la transición que los catalanes impulsamos hace ya cuatro años. Desde el proceso de las consultas ciudadanas por la independencia que se iniciaron en Arenys de Munt en 2009, hasta la primera gran manifestación catalana de rechazo a la sentencia del Tribunal Constitucional contra el Estatut el 2010, se cohesionó un movimiento soberanista  ideológicamente transversal, que dio luz a la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI). Dos verdaderos motores del derecho a decidir, que juntamente con Omnium Cultural y otras plataformas, han sustentado el éxito de las movilizaciones masivas que vivió Catalunya en la Diada de 2012 y en la Via Catalana de 2013. El resultado es la existencia de una mayoría social favorable a la independencia. La práctica totalidad de la ciudadania quiere votar su futuro político y aceptaría los resultados cualquiera que fueran.

La sociedad catalana ha puesto el rumbo hacia una vía propia de afirmación: la vía catalana hacia la independencia. Una vía democrática, pacífica, cívica, que mira a Europa  y que tiene como gran herramienta las urnas y la misma democracia. Es la vía que tiene como finalidad la construcción de un nuevo país que nazca del voto de los ciudadanos. 

Somos demócratas. Somos partidarios que la democracia se imponga por doquier, y por consiguiente, que los ciudadanos puedan decidir sobre sus instituciones de gobierno dondequiera.

Somos republicanos. De la abdicación del rey y del debate sobre monarquía o república, exigimos la forma de gobierno que esté al servicio de los ciudadanos. Defendemos la república que iguala los ciudadanos ante la ley, y que evita que el interés público se convierta en privilegio de unos pocos. 

Esquerra Republicana se solidariza con los republicanos españoles, y asimismo pide que estos respeten y den apoyo al proceso catalán, que tiene fijado para el 9 de noviembre una cita con las urnas para decidir el futuro político del pueblo.

Porqué somos un pueblo. Nuestro compromiso y lealtad es con la República catalana. La república de los ciudadanos libres, iguales y soberanos que compartimos una tierra, una historia, una lengua y una cultura catalanas. Somos un pueblo unido en una sociedad diversa que comparte el deseo de un futuro mejor para todos sin excepción. Indepedendientemente de la lengua que se hable, o del lugar de origen, lo importante es el  futuro que vamos a construir juntos.

La abdicación del Rey Juan Carlos I es sin duda un acicate al proceso catalán. Sabemos que la democracia española amordazará las voces discordantes que implorarán una República española. Y cualquier tercera vía que pueda plantearse desde Madrid para Catalunya, nunca conjugará los verbos de nuestra soberanía y democracia. Y tendremos muchas más razones para culminar nuestra propia vía.

Empezamos el nuevo país. Ahora, República catalana. 


** Cesc Iglesies
Vicesecretario General de Acción Política Esquerra Republicana
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios