www.diariocritico.com

Vuelta para Bautista y silencio para Ferrera y Capea

Juan Bautista muletea a su segundo toro
Juan Bautista muletea a su segundo toro

El aire y el mal toreo desmerecen una interesante corrida de Alcurrucén

martes 19 de mayo de 2015, 22:13h
El viento como coartada y excusa. Para que la terna no cuajase una actuación de triunfo con una corrida de Alcurrucén buena y toreable en diversa gradación. No fueron fáciles los del lote de Ferrera, que puede escaparse en parte, pero no así Juan Bautista, con un lote de Puerta Grande, y que se conformó con una mísera vuelta al ruedo. De Capea no esperábamos nada y cumplió.
La Fiesta está preñada de tópicos, a veces certeros y otras no. Uno de ellos establece que "cuando hay toreros no hay toros, y cuando hay toros no hay toreros". Y esta segunda parte de la frase se cumplió en el festejo del martes. Porque los hermanos Lozano embarcaron un encierro, de desigual presentación dentro del trapío, de enorme interés en su comportamiento. Eso sí, se insiste en que el airazo dificultó mucho a los coletudos, pero...

Pero al menos en el caso de Juan Bautista no es excusa, porque aparte que durante las dos faenas suyas amainó algo, el galo, frío y justo de valor, desaprovechó dos bicornes a los que se le caían las orejas. Se les caían si enfrente hubieran tenido a un coletudo ambicioso que no se limitara a algunos pasajes sueltos de elegancia y empaque, sí, pero aprovechando el viaje de las noblonas embestidas de segundo y quinto. 

Unos bureles codiciosos en la flámula que embestían humillados, ante los que Juan Bautista anduvo fácil y de salón, sin mando en plaza, sin pasión, sin alargar los muletazos, ni cargar la suerte ni 'na' de 'na'. Pura estética vacua, puro celofán envolviendo a lo que quedó en bisutería y debió ser joya de oro puro. Como el nivel de exigencia de este San Isidro ha bajado tremebundamente, hubo hasta petición de oreja a la muerte del quinto, minoritaria, y el usía mantuvo la dignidad de la cátedra.

De hijos de figura y enchufes

Más problemas encontró Ferrera, vulgar con los rehiletes, pero que junto a un punto mayor de agresividad de los suyos, sin exagerar tampoco, pechó también con los momentos en que se desató el vendaval, incluso en los terrenos del 6, donde se refugió el extremeño. Sus bicornes querían pelea y el de la dio, pero sin lucimiento aunque sí con entrega y profesionalidad.

Algo de entrega sí intentó poner Capea ante los suyos, de catadura intermedia entre los de Ferrera y Juan Bautista, pero su profesionalidad es tan corta que no sólo se vio desbordado, sino que los molió a trapazos. El salmantino en los carteles, y muchos matadores más profesionales y mucho mejores aguardando en la balaustrada por no ser hijos de una antigua figura o no tener otros enchufes. Y olé.

Ficha del festejo

Toros de ALCURRUCÉN, con desigual trapío excepto el muy justo de presencia 3º. Cumplidores en los caballos y nobles, dieron juego en el último tercio, sobre todo 2º y 5º, con 1º y 4º más complicados. ANTONIO FERRERA: silencio; silencio tras aviso. JUAN BAUTISTA: silencio; vuelta. CAPEA:silencio; silencio. Plaza de Las Ventas, 19 de mayo. 12ª de Feria. Algo menos de tres cuartos de entrada.
 
-Crónica de la 11ª. Posada aprovecha de 'Maravillas' el único novillos bueno de Mayalde

-Crónica de la 10ª. Por fin una oreja 'de Madrid', que cortó Joselito Adame

-Crónica de la 9ª: triunfalismo a tope con todos los rejoneadores a hombros
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios