www.diariocritico.com
La eficacia real del lenguaje corporal

La eficacia real del lenguaje corporal

miércoles 24 de junio de 2015, 11:44h

A raíz de nuestra aparición el pasado viernes 19 de junio en el programa Boas Tardes de la Televisión de Galicia, en el que fui invitado como experto en lenguaje corporal, hoy hablaré del mismo tema en este artículo para despejar las dudas y mitos comunes que se tienen sobre él.

El lenguaje corporal no es una ciencia exacta. Esto no quiere decir que no sea útil o que analizar los gestos y las microexpresiones de una persona no revelen aspectos cruciales de su comunicación, sino que no basta con ver a una persona cruzarse de brazos y sacar la conclusión de que está a la defensiva, como indican muchos “manuales” acerca del tema. Puede que, efectivamente, esa persona esté a la defensiva, pero existen muchas otras posibilidades: que tenga frío y se esté cubriendo el torso o que sufra de escoliosis y los brazos cayendo provoquen presión en su cuello.

Entonces, ¿cuál es la forma correcta de analizar el lenguaje corporal de una persona?

En primer lugar, hay que tener en cuenta que tanto los gestos como el paralenguaje (volumen, tono de voz, silencios...) van a depender de una serie de variables que hay que analizar previamente. Estas variables son algunas como la situación, el ambiente o la postura. No te comunicas igual en una reunión con amigos que en una entrevista de trabajo, y mucho menos que en un interrogatorio policial. Esto es la situación. Tu cuerpo no responde igual si hace calor o si hace frío. Esto es un ejemplo de ambiente. Tampoco responde igual si estás sentado/a que de pie. Esto es postura.

Una vez que tenemos bajo control estas variables prioritarias, es importante tener en cuenta que los gestos de una persona no son determinantes para saber si nos está mintiendo u ocultando algo, por ejemplo. Imagina que una persona se rasca el lóbulo de la oreja. Esto entra en lo que se conoce como gestos manipuladores y micropicores, muy relacionados con la mentira. Sin embargo, ¿cómo sabemos que a esa persona no le pica realmente la oreja y que se la rasca porque no aguanta el picor?

Lo mismo ocurre con muchos otros casos. Si una persona no te mira cuando te está contando algo, ¿está mintiendo? Depende. Depende de la forma habitual de comunicarse de esa otra persona. Si habitualmente habla evitando tu mirada, ésa es su forma natural de comunicarse. Por eso decimos que la clave del análisis corporal está en detectar brechas en la comunicación de una persona. Si una persona habitualmente te mira a los ojos cuando te habla y un día evita la mirada de forma exagerada, es muy probable que esté mintiendo u ocultando algo. Y a la inversa: si una persona evita habitualmente tu mirada y un día te mira fijamente, existen las mismas probabilidades de que te esté mintiendo. Entonces, la clave está en saber cómo se comunica una persona cuando dice la verdad y, a partir de ahí, aprender a detectar sus brechas de comunicación.

Sin embargo, existe una parte del lenguaje corporal que es universal, es decir, aplicable a todo el mundo. Los músculos de la cara están directamente ligados al cerebro a través del sistema nervioso. Esto quiere decir que las microexpresiones faciales son iguales para todo el mundo y, además, son prácticamente imposibles de falsificar, cosa que no ocurre con los gestos. Si una persona conoce el funcionamiento del lenguaje corporal y quiere hacerte creer que está mintiendo, puede evitar tu mirada cuando normalmente la fija. Esto es un comportamiento manipulable. Pero las microexpresiones faciales de los músculos de la cara no se pueden falsificar.

Por ejemplo, si vemos que una persona alza las partes interna y externa de la ceja, al mismo tiempo que su párpado superior se eleva y su mandíbula cae ligeramente, ésa es una señal inequívoca de que la persona está experimentando sorpresa. ¿Sorpresa por qué? Ahí es donde hay que indagar, pero la base ya la tenemos.

Ahora bien, se llaman microexpresiones por algo: porque son increíblemente fugaces (pueden durar solamente 0,05 segundos) y porque son muy sutiles y, por tanto, muy difíciles de apreciar. Por eso, en los interrogatorios policiales en los que se analizan las microexpresiones de la gente, se graba en primer plano y en HD su cara, para poder analizar después, fotograma a fotograma, todas y cada una de sus microexpresiones faciales. Hacerlo sobre la marcha es prácticamente imposible, aunque es cierto que si estás entrenado/a en ello puedes llegar a descubrir muchas cosas que te darán pistas sobre lo que está sintiendo y pensando la otra persona. A raíz de ello, sólo tienes que enfocar correctamente tus siguiente preguntas.

Por tanto, ¿analizar el lenguaje corporal es eficaz? Por supuesto que sí. Y muy útil. Es útil para las ventas, para los negocios, para las entrevistas de trabajo, para los interrogatorios policiales, para las relaciones personales... Ahora bien, es imprescindible ser conscientes de que no es algo tan exacto como indican muchos manuales, que hay que tener en cuenta muchas variables y que hay que tener mucha práctica y entrenamiento en el tema, tanto en lenguaje corporal como en intuición y rapidez mental (recuerda que tu consciente sólo es capaz de procesar de 40 a 70 unidades de información por segundo, mientras que tu subconsciente puede procesar 11 millones de unidades de información por segundo, algo imprescindible para detectar cambios involuntarios de postura, gestos, microexpresiones faciales, micropicores..., todo al mismo tiempo).

Por cierto, ¿sabías que un 55% de lo que comunicamos es a través del lenguaje corporal? Eso es más de la mitad. Imagina todo lo que podrías descubrir de otras personas si aprendieses a analizarlo correctamente.

Francisco Lorenzo

www.inteligenciadivergente.com


Twitter: @IntelDiverFacebook - LinkedIn

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios