www.diariocritico.com

¿Por qué llora Cataluña si es la más beneficiada?

domingo 02 de agosto de 2015, 13:48h

En pleno órdago soberanista, el ministro aumenta la financiación a la Comunidad catalana en un 12,12% frente al 8,74% que se incrementa para la media de las Comunidades. Sin embargo, los 1.861 millones entregados por Montoro todavía se antojan insuficientes para recortar por sí solos el desfase presupuestario de la región.

Si Montoro entrega a Cataluña el 25% de todo el aumento de la financiación autonómica y Cataluña y Andalucía recibirán la mitad de los fondos extra del estado en 2016, cuando en el colmo del abuso a sus propios ciudadanos son las regiones que mas que más IRPF les cobran con 1615 y 1620 euros más respectivamente.

Para eso es mejor vivir en otra región española, pues no solo no les aportan beneficios especiales, sino que es perjudicial, en la primera por el coste de la vida y en la segunda por ser la ultima región de España con Extremadura donde peor se vive y peor educación se recibe. Además los catalanes tienen un gravísimo problema de esquizofrenia motivada por el independentismo que separa a las familias, les prohíbe hablar libremente de política como en el País Vasco, donde estos temas son tabús y cualquier comentario genera disgustos incluso intrafamiliares, además del sentimiento frustrado de sentirse superiores y sin embargo sujetos por el yugo de la España Castellana, pobre y parca y la envidia hacia Madrid por superarles en todo y por ser la Región que mas paga al desarrollo interregional.

Efectivamente; La solidaridad interregional tiene nombres y apellidos. Madrid es, con diferencia, la comunidad autónoma que más contribuye a la cohesión social de España, seguida, a bastante distancia, de Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana.

Los datos son los siguientes. Madrid tiene un saldo negativo (diferencia entre lo que contribuye a la financiación de la Administración Central del Estado y lo que recibe a su vez de ésta) equivalente a 12.304 millones de euros, prácticamente el doble de los 6.934 millones de euros que acumula Cataluña que no se entonces porqué llora. Baleares se sitúa muy lejos de esos territorios (-770 millones), mientras que la Comunidad Valenciana tiene un saldo negativo de 228 millones de euros. Sobre estas cuatro comunidades recae realmente la solidaridad del sistema fiscal, ya que son las únicas que pagan más de lo que reciben. El resto tiene un saldo positivo. El caso más espectacular es el de Andalucía, que recibe 10.237 millones de euros más de los que aporta. La reciente reunión entre el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y las comunidades autónomas acabó en batalla con varios frentes abiertos. El sistema de financiación, las entregas del Gobierno a las regiones y los objetivos de estabilidad fueron los principales capítulos de polémica. Ante la rebelión de los barones regionales, que pidieron por mayoría metas de déficit más flexibles, el Gobierno impuso su propuesta y aprobó el mismo objetivo para todas. En 2016 todas las comunidades deberán reducir su desfase entre ingresos y gastos al -0,3% del PIB.

A cambio de imponer sus tesis, Hacienda anunció a las comunidades que el próximo año contarán con 7.455 millones de euros más en recursos del sistema de financiación: si este año sumaban 85.259 millones, en 2016 contarán con 92.715, un 8,75% más. Si se suman el ahorro de intereses por los préstamos a tipo cero del Estado a las comunidades, el aumento de liquidez llega a los 10.000 millones.

Cataluña que no se de que se queja repito una vez más será la comunidad autonómica que más financiación perciba del sistema autonómico, un 25% del total —17.225 millones, 1.861 millones más que en 2015—. De hecho, la inyección de recursos en su caso es superior al del resto de comunidades, al aumentar un 12%.

La región( eso Región) presidida por Artur Mas sobrepasa a Andalucía como autonomía que más percibe del sistema de financiación, ya que esta última recibirá 17.121 millones, 1.712 millones más que este año. Entre las dos absorben la mitad de las transferencias del sistema autonómico. A pesar de esta cascada de recursos, el consejero de Economía catalán, Andreu Mas-Colell, señaló que el objetivo del – 0,3% era «absurdo e irreal», este consejero es el “llorón” oficial del chulo de Artur Más.

Este aluvión de fondos corresponde a 2014, año en el que la actividad –y la recaudación– comenzó a repuntar. El Estado fija con las comunidades una estimación de ingresos a dos años y posteriormente liquida la diferencia. El Gobierno había sido conservador en las previsiones de crecimiento, lo que explica que ahora reparta estos 7.455 millones a las comunidades.

El objetivo del ministerio es garantizar que esta inyección de recursos se materialice en una reducción del déficit público de las comunidades y no es para protestar sino todo lo contrario. «El Gobierno garantiza que los nuevos recursos se destinarán a la reducción del déficit público. Cualquier intención de gastar más el próximo año es imposible de acuerdo con la aplicación de la Ley de Estabilidad», afirmó Montoro..

Así, las diferencias políticas y territoriales se volvieron a dar cita en el encuentro. La mayoría de las comunidades votaron en contra de la propuesta de Hacienda, que logró hacer valer su tesis gracias al sistema de votación. Si sólo una región apoya al ministerio, la propuesta de Hacienda se impone.

El vuelco electoral del pasado 25 de mayo se reflejó en la votación. Diez regiones –seis de ellas, socialistas– se opusieron a la propuesta del ministerio frente a nueve que la apoyaron. Entre los barones críticos estuvieron Cataluña, Andalucía, Cantabria, Asturias, Extremadura, Castilla- La Mancha, Baleares, Canarias, Valencia y Aragón. En cambio, el Gobierno tuvo el respaldo de Madrid, La Rioja, Murcia, Castilla y León, Galicia, Ceuta y Melilla. País Vasco y Navarra no suelen votar, al tener sistemas forales propios. La posición de las comunidades venía reforzada por la propuesta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef ) que ayer hizo público que recomendaba fijar metas asimétricas para cinco comunidades autónomas hasta 2018: Extremadura, Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares.

Mas-Colell, llorando una vez más, volvió a reclamar un reparto mayor del ajuste de déficit del Estado, que el próximo año deberá cerrar con un desfase del 2,3% frente al 0,3% autonómico. Y rechazó afrontar el ajuste correspondiente a su comunidad autónoma para 2016. Montoro puso el énfasis en la aplicación de la regla de gasto, que contiene el desembolso público a una tasa que no puede crecer por encima del PIB. El ministro contrapuso que el ajuste entre comunidades y Estado ha sido «equilibrado». Según un estudio del ministerio, entre 2011 y 2014 el ajuste de la Administración central ha sido del 1,6% del PIB mientras que el de las comunidades asciende al 1,68%. Entre 2014 y 2018, el Estado deberá afrontar un ajuste del 4,9% del PIB y las regiones, del 3,34%. El pulso autonómico se aplaza a después de verano.Pero ¿Por qué ¿ si todo son beneficios y las Regiones/Autonomias son Estado y no pueden escaparse de la disciplina global. ¿por quién llora Catalunya?. Tal vez piense que se va a tratar mejor autoadministrandose, cuando desde Canovas y Sagasta, incluido los 40 años de Franco y los 37 de Transición son las familias vascas y catalanas, las más ricas de España y quienes mandan en el país, a través de Lobbys bien establecidos que venden la “burra” de su desgracia, mientras disfrutan del mayor beneficio. ¡A otro perro con ese hueso!.

Bernardo Rabassa

Presidente de clubs y fundaciones liberales. Miembro asociado de Alianza Liberal Europea (ALDE). Premio 1812 (2008). Premio Ciudadano Europeo 2013. Medalla al Mérito Cultural 2015. Psicólogo social. Embajador de Tabarnia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios