www.diariocritico.com
Piercing boca
Piercing boca (Foto: EP)

13 razones para no ponerse un piercing en la boca

La población joven es la que tiene más interés por los piercings orales (perforación de la cavidad oral con fines cosméticos para insertar adornos) y debería ser consciente de que se puede exponer a un gran “peligro” al colocárselos, según indica la Dra. Gloria Calsina Gomis, miembro de Saluspot, médico estomatólogo y periodoncista en el Centro Periodontal Dra. Calsina. Es de gran importancia que se informen de los riesgos para la salud general y de las complicaciones bucales inmediatas y a largo plazo, que implica en un alto porcentaje de casos (20-85%), la colocación de piercing oral, antes de ponérselos.

Las mucosas son especialmente sensibles a la hora de recibir un cuerpo extraño como los piercings. Por este motivo, los dentistas desaconsejamos la utilización de piercing a nivel bucal, sobre todo si el personal que lo coloca no está cualificado.

13 razones por las que no deberías llevar piercings orales:

  1. En el momento de la colocación puede haber dolor, hemorragia, edema y lesión nerviosa. También pueden ocurrir, si no se coloca en un medio estéril, enfermedades de transmisión parenteral (VIH y hepatitis) debido a la falta de desinfección y esterilización del material y equipo utilizado.
  2. Complicaciones inmediatas: infecciones localizadas generalmente producidas por Staphylococcus tipo A que pueden dar lugar a una bacteriemia y manifestaciones a nivel general.
  3. Recesión gingival y defectos mucogingivales debido al golpeteo repetido del piercing sobre la encía que provoca hipersensibilidad, pérdida del soporte óseo y recesión de la encía. Una vez eliminado el piercing, en ocasiones, se puede realizar un injerto de encía para cubrir la raíz que se ha expuesto.
  4. Enfermedad periodontal: gingivitis, periodontitis.
  5. Fracturas dentales al empujar con fuerza el piercing hacia los dientes.
  6. Traumatismos en labio o lengua (riesgo de engancharse y desgarrarse).
  7. Halitosis (mal olor de boca) por dificultad a la higiene bucal y acumulación de placa bacteriana dental.
  8. Aumento de la salivación, debido a cuerpo extraño en la boca.
  9. Angina de Ludwig (inflamación del tejido del suelo de la boca que puede comprometer la via aérea y requiere de atención médica inmediata).
  10. Cicatrices queloides. Son cicatrices abultadas rojizas en las zonas de colocación del piercing.
  11. Aspiración o ingestión del piercing, si este se afloja y cae.
  12. Alteraciones en habla, masticación y deglución.
  13. La colocación de piercing más el tabaco o el alcohol, puede predisponer a lesión precancerosa.

En ocasiones, el daño que produce el llevar el piercing, deja huella para siempre y en otros casos se puede recuperar.

Consejos a los portadores de piercing:

  • Deben tener una higiene bucal excelente sobre todo después de comer.
  • Evitar consumo de tabaco y alcohol.
  • Visitarse con su dentista con regularidad, para control de estos adornos bucales y diagnóstico precoz de las posibles complicaciones.

Los jóvenes deberían conocer estos riesgos y complicaciones antes de colocarse un piercing y los profesionales relacionados con la salud bucodental debemos informar a los pacientes portadores de piercing oral de la posible aparición de estas complicaciones intraorales y sistémicas y aconsejarles que se lo retiren.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

2 comentarios