www.diariocritico.com

Los agentes de Movilidad se plantean dejar de multar para negociar un reglamento

Los agentes de Movilidad se están planteando dejar de multar como medida para forzar al Ayuntamiento de Madrid a negociar un nuevo reglamento, que debe ser aprobado para 2008, en el que se recojan algunas de sus reivindicaciones, como son la supresión de las patrullas unipersonales y la necesidad de portar un arma como defensa personal, informaron diversas fuentes sindicales consultadas.
En la actualidad, los agentes de Movilidad utilizan para tramitar las multas a través de una PDA su firma electrónica, una distinción personal e intransferible registrada en la Fábrica de Moneda y Timbre. Como medida de presión, los funcionarios podrían retirar su firma electrónica, ya que entienden que el Ayuntamiento está haciendo uso de un derecho personal.

El portavoz del Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM), Fernando Agüero, señaló que el trabajo de los encargados de regular el tráfico en la capital "es multar, pero en ningún momento tener registrada la firma electrónica". "El Ayuntamiento no quiere entrar en razón y los agentes están en su derecho de no emitir las de denuncias si no tienen las herramientas necesarias", agregó.

Los agentes de Movilidad son un cuerpo de funcionarios del Ayuntamiento de Madrid y su función es la de ordenar, regular, señalizar el tráfico y atender a las preguntas de los capitalinos. Estos agentes no van armados y dentro de sus competencias no está la de detener a posibles infractores, sino simplemente de retener.

En opinión del portavoz de UGT en la sección de Emergencias del Ayuntamiento, David Granados, la firma electrónica "sirve para la vida personal y no debería ser utilizada en el trabajo". "Los agentes se están planteando seriamente acabar con las multas para que el Ayuntamiento resuelva dos problemas fundamentales: el de las patrullas en solitario y la seguridad de los agentes", dijo Granados.   

De hecho, este es uno de los puntos de discusión que los sindicatos mantienen con el Consistorio madrileño. A pesar de no estar empleados en labores de seguridad, los agentes consideran necesario llevar algún tipo de arma por si se tienen que enfrentar a grupos violentos que en muchos casos los identifican como policías.

Esta reivindicación cobró fuerza precisamente en el mes de noviembre, cuando un agente de Movilidad fue agredido tras una discusión en la puerta del Instituto San Isidro. Varios alumnos grabaron con el móvil las agresiones y colgaron el video en la web Youtube donde aparecía el funcionario, posteriormente de baja por depresión, siendo atacado por varios jóvenes.

Por ello, los diversos sindicatos solicitaron la supresión de un artículo del reglamento que recogía que el jefe de turno pueda ordenar patrullas unipersonales, es decir, que los agentes puedan patrullar solos. "Esto pone en peligro la integridad de los compañeros", explica Agüero.

Asimismo, según los dirigentes sindicales, los funcionarios, que tienen estipulados como obligatorios cinco días de jornadas especiales, también como medida de presión, no van a hacer ni horas ni días extras durante las vacaciones de Navidad, fecha en la que se registra un incremento notable del tráfico.

El reglamento actual se firmó en julio de 2005 y termina el 31 de diciembre 2007. Según fuentes consultadas, el Ayuntamiento ha mantenido varios careos con representantes sindicales para conocer las preocupaciones de los agentes de Movilidad; sin embargo, los dirigentes sindicales no creen que el reglamento este preparado para principios de año.

"Toca negociar y viendo las posturas del Ayuntamiento no creo que vaya a ser nada fácil", finalizó Granados.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios