www.diariocritico.com
'Zuri', una rica y variada paleta de melodías que nos regala el pianista Mikel Azpiroz

'Zuri', una rica y variada paleta de melodías que nos regala el pianista Mikel Azpiroz

> Lo presenta en la madrileña sala Clamores este jueves 23 de junio

martes 21 de junio de 2016, 12:08h
Lirismo y originalidad. Y, claro, tan extraordinaria como variadísima música. Todo ello adornado con los dibujos de Julio Villar, para completar uno de los mejores discos, no sólo de jazz, editados este año en España: 'Zuri'. O sea, un discazo con el excepcional pianista Mikel Azpiroz -armado tan sólo de este su instrumento en el que es uno de los grandes/grandes- que lo está paseando en directo con conciertos por toda España.

Este 'Zuri' es un avance más en la carrera de Mikel Azpiroz, ya que siguiendo la estela de su anterior disco “Gaua” (“Noche”), juega con el piano mediante una colección de nueve composiciones propias de intención atemporal que abarca más de un siglo. Del impresionismo, al blues más esquinado, de los aromas exóticos de otras tierras, también vascas, a ligeras derivas vanguardistas, su música pasa por múltiples estaciones sin conformar compartimentos estancos.

Son melodías pausadas y nocturnas, que ocupan un espacio intimista frente a las que el autor desarrolla paralelamente con su proyecto “Elkano Browning Cream”, de corte más rítmico y lúdico. Para la grabación de este disco, Mikel Azpiroz se trasladó al Auditori Pau Casals, en Sant Salvador (El Vendrell, Tarragona), en busca de la excelente combinación acústica que ofrecen el piano Steinway C y este recinto.

Además, el montañero y navegante Julio Villar, autor del conocido libro “Eh Petrel”, aporta las ilustraciones del álbum, creando una bonita simbiosis entre música y dibujos. El sello “Mamusik” publica este disco, y la distribución en tiendas corre a cargo de Ediciones Resistencia.

Niño pianista prodigio

El viaje y la música son dos pilares fundamentales sobre los que se asienta la trayectoria vital de Mikel Azpiroz (San Sebastián, 1971). Comenzó a tocar el piano a la edad de seis años cursando estudios de música clásica y desde muy temprano escuchó con atención todo lo que sonaba en el tocadiscos familiar, quedando especialmente entusiasmado por la música afroamericana.

Sucumbió al encanto del sonido del órgano Hammond B3 y fundó Elkano Browning Cream, grupo con el que desarrolla esa creatividad basada en el ritmo. Su versatilidad al piano y al órgano le convierten en un músico solicitado en proyectos ajenos. Al mismo tiempo que el binomio de viajes y música se retroalimenta (Australia, USA, Nigeria, China, Ecuador, India…) sigue forjando una personalidad musical diversa y distintiva que generalmente aterriza en algún lugar entre el jazz más rítmico, el blues y otras músicas del mundo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios