www.diariocritico.com

Adiós y gracias por todo a una Roja histórica

martes 28 de junio de 2016, 09:01h

Las malas sensaciones y el disgusto que nos ha regalado la Roja en esta Eurocopa, que se resume en la displicencia dormida con que la defensa sestea en el primer gol de Italia cuando acuden cuatro 'azzuri' a remachar el despeje en corto de De Gea y sólo Piqué reacciona (tarde)- no pueden hacernos olvidar lo mucho que este equipo nos ha regalado de felicidad. Felicidad por el 'jogo' bonito, de admiración e imitación planetaria y al que intentan recurrir ya equipos y selecciones, y, claro, por los títulos. Ahí es nada: dos Eurocopas consecutivas (2008 y 2012) -hazaña que nadie había logrado- y un Mundial (2010) en ocho años, con España en el cénit del fútbol.

Es verdad que después llegó el fiasco de Brasil con la bochornosa eliminación en la fase de grupos y ahora el semipetardo de Francia, cayendo ante dos equipos que individualmente no son mejores ni mucho menos individualmente: Croacia e Italia. Pero cuyos futbolistas, a diferencia, de gran parte de los titulares del conjunto hispano -que luchan pero desde cierto acomodo-, tienen hambre de triunfo, de títulos. Y aquí viene perfecto como retrato simbólico lo acontecido -y relatado líneas arriba- con la primera estocada de la 'squadra' de Conte, que luego nos apuntilló en el último suspiro.

También ese involuntario acomodo se ha notado en el banquillo, no sólo en el planteamiento tímido en estos dos partidos clave -Iniesta 'dixit'-, sino también en la falta de intervención e increíble resignación de Del Bosque, a diferencia de lo que hacía su colega italiano, muy a lo Simeone, viviéndolo a tope con sus gestos y broncas a unos jugadores así en máxima tensión y rendimiento. Es verdad que el Del Bosque de Brasil y Francia ha sido más un alineador, discutible, que un entrenador.

Sin dejar de señalar que en momentos decisivos -penalti fallado por un inestable Ramos, segundo gol croata con el balón rozando en Piqué y despistando a De Gea, paradones de Buffón en la segunda mitad del encuentro que nos ha despedido del torneo- los juguetones hados del destino nos dieron la espalda, nos faltó la suerte del campeón, esa que nos acompañó en los tres títulos alcnazados, con varias eliminatorias ganadas en los penaltis.

En definitiva, la Roja cierra con una decpeicón una época gloriosa y posiblemente irrepetible, que se valorará más con el paso del tiempo. Pero, sin ser sectarios ni cainitas -para eso ya tenemos a la mayoría de los políticos-, no se pueden olvidar las toneladas de felicidad que nos ha regalado, no sólo con el triplete de campeonatos, a lo largo de casi una década con nombres ya míticos como el propio Del Bosque -que todo apunta que dejará el cargo en unos días-, Casillas, Iniesta, Puyol, Xavi, Villa, Busquets y un largo etcétera que ya están en el olimpo, en el altar de los dioses futboleros per omina saecula saeculorum. Gracias.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.