www.diariocritico.com

Un Nadal emocionado abandera la delegación española en la inauguración de los Juegos

La primera jornada de nuestros atletas transcurre con pocas alegrías y unas cuantas decepciones

sábado 06 de agosto de 2016, 09:24h
El tenista español Rafa Nadal fue el abanderado de una animosa delegación española, compuesta por algo más de 200 de los 306 deportistas en Río de Janeiro, en la ceremonia de inauguración de los Juegos de la XXXI Olimpiada, celebrada este viernes en el Estadio de Maracaná y en la que desfilaron con la uniformidad de la marca nacional Joma.
Un Nadal emocionado abandera la delegación española en la inauguración de los Juegos
Ampliar

Nadal portó la bandera con orgullo, sin dejar de saludar al público y con una sonrisa eterna. El balear, que fue campeón olímpico en Pekín 2008, encabezó a la delegación española, que salió en el puesto 67 de las 207 delegaciones (10.500 deportistas en total), con pantalón rojo, chaqueta azul y un sombrero de color blanco roto.

La imagen de Nadal recordó a la del Príncipe de Asturias en Barcelona'92, que no dejó de saludar al estadio de Maracaná, en una ceremonia de inauguración donde España utilizó más tiempo que nadie para su desfile. La delegación nacional disfrutó en el día de apertura e invirtió 1 minuto y casi 40 segundos para desfilar ante el público.

Entre los deportistas más animados se encontraron la campeona olímpica en halterofilia Lydia Valentín, el jugador de baloncesto Felipe Reyes, los integrantes del equipo de hockey sobre hierba, así como la tiradora Fátima Gálvez, que no dejó de lanzar besos a la cámara.

Las chicas, por primera vez en España, no llevaron falda y optaron por una chaqueta muy elegante de color rojo, camisa blanca y un pantalón azul, una combinación que ha gustado mucho tras las críticas que recibió el diseño de Londres 2012.

En la grada, la delegación nacional encontró el apoyo del español Juan Antonio Samaranch Jr, flamante vicepresidente del Comité Olímpico Internacional (COI), que se puso en pie ante el paso de los deportistas españoles.

Por su parte, muchos fueron los deportistas que no pudieron asistir a a la ceremonia al tener que competir este mismo sábado. Fue el caso del equipo de ciclismo y de las chicas de natación, que prepararon su propia ceremonia en la Villa Olímpica.

Melani Costa, Duane da Rocha, Jessica Vall, Patricia Castro, Fátima Gallardo, Marta González, Judit Ignacio, María Vilas y África Zamorano vitorearon a Mireia Belmonte, que hizo de improvisada abanderada en un divertido desfile en las habitaciones de la villa en Río.

Historia, naturaleza, compromiso

Río de Janeiro 2016 levantó el telón de los primeros Juegos Olímpicos en Sudamérica con una comedida, en tiempo y gasto, ceremonia inaugural que puso de manifiesto la relación especial de Brasil con la naturaleza, la misma que pidió al resto del mundo.

El mítico estadio de Maracaná fue el escenario de la apertura de los XXXI Juegos. La naturaleza, compañera de viaje de Brasil a lo largo de su historia, así como el crisol de culturas que formó la sociedad brasileña a lo largo de la historia, centraron un espectáculo diseñado por Fernando Meirelles.

El director y productor brasileño recibió el encargo de cumplir con la austeridad propia de la época de crisis. Sin ser ostentosa ni gozar de los recursos de Pekín hace ocho años, Río quiso hacer un repaso de su historia, la cultura de las favelas que se erigen sobre las emblemáticas playas de la ciudad.

Los elementos, la madre tierra, acompañaron el show como marcan el desarrollo del país del Amazonas --la mayor selva del mundo--. Río 2016 hizo una llamada de socorro, para tratar de concienciar de los problemas de la contaminación y el consiguiente calentamiento global, y las consecuencias trágicas que pueden tener en cada país del mundo.

Sobre el suelo del Maracaná, en una pantalla gigante, se centró la representación de la historia y desarrollo del país sudamericano. Con las notas del 'Aquele Abraco' de Gilberto Gil y enseguida con la interpretación del himno nacional a cargo del sambista Paulinho da Viola se vivieron los primeros compases, dando paso a la noción de Brasil como hija de la naturaleza.

Nace el bosque, la vida, desde los primeros seres, imágenes como metáfora del nacimiento del país, cuando aparecen en la pista del mítico feudo del fútbol brasileño los habitantes que formaron Brasil. Las reservas indígenas, inmigrantes portugueses, africanos, japoneses, italianos, alemanes, españoles, sirios. La diversidad brasileña a lo largo de los siglos.

La ceremonia siguió con el nacimiento de la urbe hasta el Brasil más moderno, el que enseñó el 14-bis, aeronave fabricada por el local Alberto Santos Dumont que hizo historia en 1906 con su primer vuelo. Subidos en aquel prototipo, Maracaná y los 3.000 millones de espectadores en todo el mundo conocieron la 'ciudad maravillosa'.

En el regreso de ese viaje Gisele Bundchen hizo acto de presencia como 'La Chica de Ipanema', la tradicional melodía interpretada por Daniel Jobim. La música y el baile no abandonó la ceremonia, con Zeca Pagodinho y Marcelo Peixoto, y el rap de MC Soffia y Karol Conka y la capoeira. 'País Tropical' marcó el ritmo de 1500 bailadores, en casi otros tantos atuendos.

El tramo final de la ceremonia antes del desfile de atletas quiso volver a la cruda realidad. Representado por un niño perdido en un laberinto, Río 2016 recordó la amenaza que vive el planeta con un calentamiento global del que mostró sus consecuencias en las principales capitales del mundo.

Ese niño encuentra la esperanza en unas ramas que brotan del suelo. El legado que quiere Río es el del compromiso con la naturaleza. Por ello, cada deportista que hizo entrada en el gran desfile de los Juegos depositó una semilla para luchar contra la deforestación y crear un jardín y bosque olímpico en la zona de Deodoro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios