www.diariocritico.com

San Valentín, un balón de oxígeno para el amor a distancia

San Valentín, un balón de oxígeno para el amor a distancia
Ampliar
lunes 16 de enero de 2017, 18:15h

Son muchas las parejas que están geográficamente distanciadas por un motivo u otro. El número de españoles desplazados al extranjero se ha ido incrementando, hasta en un 56,6% desde 2009 hasta el pasado 2016. En marzo, cuando se hicieron públicos los últimos datos del INE en esta materia, había un total de 2.305.030 españoles fuera de las fronteras del país.

En muchos casos, se trata de migrantes que obtuvieron la doble nacionalidad en España y que luego regresaron a sus países de origen, lo que podría explicar que el país que más españoles en el extranjero tiene es Argentina. A una distancia considerable le sigue Francia, y otros como Venezuela, Alemania, Cuba, Brasil, Estados Unidos, México, Suiza y el Reino Unido.

Muchos de estos españoles que se marchan dejan atrás toda una vida en busca de una nueva oportunidad. Y eso implica también, en bastantes casos, dejar atrás a sus parejas.

Las nuevas formas de comunicación también han fomentado esta oleada de amor en la distancia, porque hay parejas que, directamente, se han gestado aún estando sus miembros a kilómetros de distancia, gracias a las webs de contacto. Sea cual sea el motivo de la separación física, hay que aprovechar cualquier oportunidad para mantener viva la llama del amor.

Por qué regalar en San Valentín

Reputados psicólogos como John Bradshaw han realizado estudios que indican que es poco probable biológicamente que el amor romántico sobreviva al paso del tiempo en una relación normal, pero en este caso habría que añadir el componente de la distancia. Superar el conocido Síndrome de Estrés Postromántico pasa, en este caso, por tratar de superar correctamente la transición desde un pasional romance a un respetuoso y cariñoso compañerismo.

Cada detalle cuenta, por eso en las relaciones de pareja se ha dado siempre importancia al ser detallista. No se puede ver solo desde un punto de vista materialista, ni como algo que sirve para camuflar los errores en una relación que, en realidad, no es sana. Pero los regalos y las sorpresas sirven como complemento, como forma de mostrar a la persona que se está pendiente de ella, que la otra se preocupa por su bienestar.

Los regalos a domicilio están más alcance que nunca, y hay empresas que, conocedoras de que esto del amor a distancia tiene plena vigencia, facilitan un servicio para enviar regalos internacionales. Por ejemplo, cestas de regalos para San Valentín.

Las cestas de San Valentín

La web del enlace anterior dedica un apartado en exclusiva a las cestas de San Valentín, el día de los enamorados por antonomasia. Enviar regalos de San Valentín a domicilio significa configurar una cesta a gusto de cada cual con chocolates, dulces, vinos, flores, peluches o copas, entre otros artículos.

El sitio ofrece información detallada de las tarifas y destinos, y sus servicios llegan a más de 200 países de todo el mundo. Para armar una cesta, hay que dirigirse al apartado correspondiente, hacer clic en el apartado “Construir una cesta de regalos de San Valentín” y comenzar con la operación.

Lo primero, es seleccionar el país de destino. Una vez dentro del “Basket Builder” (disponible en varios idiomas), se puede elegir entre una cesta pequeña, mediana o grande, que se va llenando con artículos clasificados en categorías: flores y plantas, productos gourmet, vinos y champanes, regalos románticos, cosméticos, tés y cafés, licores y dulces. El precio va apareciendo según se rellena la cesta.

Chocolates y ramos de flores, los clásicos

Entre los regalos románticos para hombres y mujeres, las cestas de chocolates y los ramos de flores son considerados un clásico que gusta y que nunca pasa de moda. Enseres económicos con los que es fácil acertar.

En 2013 la famosa aerolínea de bajo coste Ryanair publicó los resultados de una encuesta de la que se hacían eco varios medios de comunicación, como Expansión. De las 2.000 personas solteras encuestadas, un 76% quería una noche de pasión, mientras que un 14% se decantaba por un viaje de fin de semana. Tan solo el 5% dijo preferir alguna prenda de ropa. En todas las opciones, sin embargo, tienen cabida los chocolates y las flores.

Va siendo hora de ganar en romanticismo, si de lo que se trata es de tener un detalle con la pareja, de decirle “te quiero” de otra forma. Un 58% de los españoles no hace nada especial en un día tan señalado, según datos de la página de contactos Meetic, que elaboró una encuesta entre unos 1.000 usuarios de su web.

Todo lo contrario que en otros lugares del mundo, como Estados Unidos, donde San Valentín mueve 18,6 millones de dólares entre tarjetas, regalos y flores, según la consultora BIGinsight. En otros lugares del mundo, se trata de aprovechar las ofertas que lanzan tiendas, restaurantes u hoteles. Es hacer algo juntos, al fin y al cabo, y si no se puede, al menos agasajar a la otra persona una vez al año.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios