www.diariocritico.com
Crimen y Telón de Ron Lalá
Ampliar
Crimen y Telón de Ron Lalá (Foto: David Ruiz)

‘Crimen y telón’: ¿Quién mató al teatro? El gran misterio desvelado por Ron Lalá

miércoles 27 de diciembre de 2017, 16:39h

Por si alguien tenía alguna duda, sépase desde el principio que los chicos de Ron Lalá no saben lo que es el miedo. En su nuevo espectáculo, ‘Crimen y telón’, que puede verse hasta el 28 de enero en el Teatro Fernán Gómez de Madrid, esos seis magníficos del teatro, se enfrentan ahora a una misión casi imposible de resolver: averiguar quién es el responsable del mayor magnicidio de la historia cultural que en el mundo ha sido, la muerte del teatro. Y por si tamaña empresa no fuera suficiente en sí misma, Ron Lalá resuelve el enigma sobre un escenario y en el tiempo record de poco más de hora y media. Eso sí, ni un segundo de respiración para el público (convertido aquí en testigo y sospechoso del magnicidio, al mismo tiempo), que vive la aventura entre suspense, risas, canciones, endecasílabos, sonetos, ripios y octosílabos envueltos en flashback y “blackflash”; ¿hay quién dé más?

Los seis magníficos a los que aludimos -¡los ronlaleros bien lo saben!- no son otros que los estupendos Juan Cañas, Íñigo Echevarría, Miguel Magdalena, Daniel Rovalher y Álvaro Tato sobre el escenario, y Yayo Cáceres dirigiendo el montaje. Juntos levantan un espectáculo literario y musical lleno de tintes de parodia, de comedia negra, con música en directo interpretada por los mismos actores, y con el más genuino, inteligente y provocador humor que identifica al grupo.

Si estábamos acostumbrados a ver a Ron Lalá en esas actualizaciones geniales de los clásicos de nuestra literatura, que tantas alegrías les han dado (Siglo de Oro, siglo de ahora (Folía), En un lugar del Quijote, o Cervantina, esta aventura teatral lleva ahora al espectador desde el antiguo teatro de Grecia hasta el teatro francés clásico y el Siglo de Oro inglés y español. Y todo ello, además, mezclado en diversas escenas que remiten constantemente a la situación precaria que vive nuestra cultura, en general, y nuestro teatro en particular, en estos comienzos del siglo XXI.

2037

La historia discurre en 2037. Hace ya 20 años que el teatro y las demás artes han sido prohibidas sobre la Tierra. La globalización, que había sido iniciada hace unas décadas, ha llevado ahora al mundo a ver cómo han desaparecido los países, las creencias y cómo los ciudadanos están en manos de la inteligencia artificial y preocupados únicamente en consumir, consumir y consumir. El detective Noir y el teniente Blanco (“Somos analógicos, teniente, las artes nos daban sentido”), andan persiguiendo al asesino del teatro y manejan indicios fehacientes de tenerlo ya muy cerca, de estar a punto de echarle el guante. Hay indicios de que, a pesar de la prohibición expresa por parte del poder, hay sujetos que insisten en no dejarle morir, y hay que descubrir quiénes son para acabar por darles su merecido…

Este arriesgado salto de Ron Lalá al futuro, utilizado para viajar al pasado (en realidad, al presente), sirve a la compañía que nació hace ahora 21 años, para abandonar esa zona de confort que le había proporcionado la incursión en los clásicos españoles y a hacer partícipe al público de todas esas dudas y preguntas que deben preocupar a una sociedad que, progresivamente, va abandonando la cultura como vía prioritaria hacia el conocimiento sobre sí misma y sobre lo que le rodea. En los últimos planes educativos, las humanidades (la literatura, la filosofía y las bellas artes), cada vez ocupan un lugar más secundario en el curriculum de los escolares y este hecho debe de ser objeto de reflexión y debate entre todos por las graves consecuencias que puede acarrear.

Esta vez a través de un thriller divertidísimo y aparentemente disparatado, Ron Lalá se adentra en un nuevo espacio -el género negro- que, sin embargo, parece dominar a la perfección, en un juego metateatral que implica al público de principio a fin en un montaje en el que la luz de Miguel Á. Camacho, el sonido de Eduardo Gandulfo y el vistosísimo vestuario de Tatiana de Sarabia empujan en la misma dirección, la de un futuro no muy lejano que, desgraciadamente, se parece demasiado al presente que vivimos hoy: la precariedad del teatro.

‘Crimen y telón’

Idea original y creación colectiva: Ron Lalá

Dirección: Yayo Cáceres

Intérpretes: Juan Cañas, Íñigo Echevarría, Miguel Magdalena, Daniel Rovalher y Álvaro Tato

Texto y dirección literaria: Álvaro Tato

Composición y arreglos: Yayo Cáceres, Juan Cañas y Miguel Magdalena

Dirección musical: Miguel Magdalena

Iluminación: Miguel Á. Camacho

Sonido: Eduardo Gandulfo

Vestuario: Tatiana de Sarabia

Fotografía y Audiovisual: David Ruiz

Teatro Fernán Gómez, Madrid

Hasta el 28 de enero de 2018

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.