www.diariocritico.com
'Chicas y chicos': ganas de vivir
Ampliar

'Chicas y chicos': ganas de vivir

miércoles 27 de noviembre de 2019, 16:19h

Dramaturga, directora, gestora y pedagoga teatral, Lucía Miranda (Valladolid, 1982), está muy acostumbrada a enfrentarse y a manejar –en el sentido más noble del término-, a cinco, diez o quince actores dentro y fuera de la escena. Lo que no había hecho aún como directora es un monólogo, lo cual implica necesariamente un tête à tête -cara a cara-, con una sola actriz, en este caso la estupenda y más que experimentada Antonia Paso. La aventura ya se ha materializado, y con notable éxito, en el Pavón Teatro Kamikaze a través del montaje de ‘Chicas y chicos’, a partir del texto de Dennis Kelly, que plantea temas sobre la violencia machista, ese desgraciado asunto que, lamentablemente, no deja de ocupar espacios en los medios semana tras semana.

La protagonista, encarnada con la misma naturalidad que garra por Antonia Paso, es una mujer que descubre muy joven las mieles de la libertad sexual, que conoce a su futuro marido en la cola de embarque de un vuelo en un aeropuerto italiano, que muy pronto se convierte en profesional y económicamente independiente, y que está muy acostumbrada a viajar sola, lidiar asuntos espinosos y a no arredrarse en reuniones muchas veces mayoritariamente masculinas. Y, por si todo eso fuera poco, tiene también dos hijos pequeños (Dani y Elena), a quienes tiene que educar lo mejor que puede y, las más de las veces, sin la necesaria ayuda de su pareja. Un retrato de mujer de nuestro tiempo en el que seguro que pueden identificarse muchas de ellas.

Aunque haya una sola actriz en escena, por allí circulan muchos otros personajes (su marido, Carlos; sus hijos; dos chicas modelos; una recepcionista; su jefa, una ejecutiva de una productora de cine, entre otros…), lo que obliga a la actriz a estar ejecutando cambios de registro permanentes, por los que transita con verdadera facilidad. El planteamiento de la directora de escena la obliga, además, a situarse, física y prácticamente, por todos los ángulos del Ambigú del Pavón Kamikaze, que es donde se representa la función. Lo mismo está en medio de los espectadores que va de un extremo a otro del espacio escénico, gritando, jugando o persiguiendo a sus dos pequeños. Los 90 minutos de monólogo, desde luego, son bien exprimidos por autor, directora y actriz.

Durante todo el periplo vital que transita el personaje al que da vida Antonia Paso -aunque no se determina con exactitud, puede ir de los veinte a los cuarenta y tantos años-, el espectador vive con la mujer sus vaivenes emocionales, sus luchas, sus pequeños o grandes fracasos, su ilusión y sus ganas de vivir.

Y todo eso sucede en una sencilla escenografía, pero llena de significado, de Anna Tussell; en un espacio sonoro creado para la ocasión por Irene Maquieira (la canción de Abba, que escucha a lo largo de toda su vida, sonidos del día a día, niños, tránsito de coches, etc.), y el siempre acertado y sutil diseño de iluminación ideado por Pedro Yagüe. Todo el trabajo del equipo artístico contribuye, y mucho, a que el desarrollo emocional por el que discurre el personaje haga mucho más potentes todos esos momentos que, unas veces, le exigen un ritmo endiablado, y otros momentos de intimidad, de confesión que la actriz comparte cara a cara con el público, en un ejercicio que va permanentemente de lo teatral a lo metateatral.

El montaje, desde luego, merece la pena, tanto por evaluar el reto al que se ha enfrentado Lucía Miranda, como por el magnífico trabajo de Antonia Paso que, desde el primer momento, conecta con el público y lo embarca en esa aventura vital.

‘Chicas y chicos’

Texto:

Dennis Kelly

Dirección:

Lucía Miranda

Intérprete:

Antonia Paso

Escenografía:

Anna Tusell

Ayudante de escenografía:

Marta Guedón

Sonido:

Irene Maquieira

Iluminación:

Pedro Yagüe

Vestuario:

Anna Tusell/Adolfo Domínguez

Traducción:

Javier Ortiz

Distribución:

Crémilo

Diseño cartel:

Paula Bonet

Fotografía:

Alejandra Duarte

Prensa:

María Díaz

Una producción de:

El Sol de York

Teatro Kamikaze, Madrid

Hasta el 15 de diciembre de 2019

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.