www.diariocritico.com
'La gaviota', Chéjov, Rigola y la aún más insoportable levedad del ser poscovid

'La gaviota', Chéjov, Rigola y la aún más insoportable levedad del ser poscovid

viernes 11 de septiembre de 2020, 16:32h

Hubo de estrenarse en marzo pasado pero el Covid-19 no lo permitió y, tras este perturbador y extraño paréntesis vital y social de medio año, el Teatro de La Abadía rescata ‘La gaviota’, el clásico de Anton Chéjov en versión actualizada y libérrima de Àlex Rigola, que permanecerá en la Sala Juan de la Cruz hasta el 4 de octubre.

Seis personajes en escena hablan durante más de hora y media del teatro, de la vida, del amor, de sí mismos y de todos y cada uno de nosotros en un juego de vaivén, de ida y vuelta desde el texto del dramaturgo ruso hasta el aquí y el ahora de cuatro actores, un reconocido autor y un dramaturgo en ciernes que echa tierra sobre sus inseguridades a través del desprecio de todo lo que huela a antiguo.

Los cuatro actores, que en esta versión conservan sus nombres reales, son Mónica López (Irina Nikolaievna Arkádina en el texto original, actriz madura, caprichosa y consagrada); Irene Escolar, protagonista ingenua y dulce de la performance que prepara Nao; Nina), Roser Vilajosana, aspirante a intérprete y secretamente enamorada de Nao; ), y Xavi Sáez, actor cincuentón y superenamoradizo; Pau Miró es el Trigorin de Chéjov, el autor admirado por todos y amante de Irina, y Nao Albet encarna a Constantin Tréplev, hijo de Irina y joven e iconoclasta performer aspirante a escritor. Todos ellos ríen y sufren, se divierten y se agobian, se lanzan críticas y alabanzas, se aman, se desprecian y se envidian…, como todos y cada uno de los espectadores que van a pasar por La Abadía hasta principios de octubre próximo.

La personal versión de Rigola mantiene la trama, los conflictos principales y la estructura de la obra del dramaturgo ruso del XIX, aunque sus personajes son absolutamente actuales, visten, hablan, sienten, piensan y viven en el siglo XXI.

La fórmula de Rigola para traer a nuestros días los conflictos planteados por algunos dramaturgos clásicos la ha utilizado ya en varios de sus últimos montajes: las dos obras de Chéjov, Ivanov (2016) y Vania (2017), así como en Un enemigo del pueblo, de Ibsen (2018)-.

Partiendo de esas piezas clásicas, el dramaturgo y director catalán une a actores y personajes hasta el punto de que sus vidas se confunden conscientemente con las de los personajes de los textos originales o, dicho de otro modo y con palabras de Rigola, “rompen las fronteras del arte y la vida en este espacio ágora que para mí debe ser el teatro”.

El existencialismo que sobrevuela en la pieza ha sido atrapado en el espacio escénico concebido por Max Glaenzel (una mesa a cada lado del escenario, unas butacas y una pantalla son los únicos elementos) y la luz precisa de August Viladomat.

‘La gaviota’

Dirección y adaptación: Àlex Rigola

Ayudante de dirección: Alba Pujol

Reparto: Nao Albet, Pau Miró, Xavi Sáez (Los días 11 y 27 sept: Pep Cruz), Mónica López, Irene Escolar (Los días 20 y 22 sept: Melisa Fernández), y Roser Vilajosana

Espacio escénico: Max Glaenzel

Diseño de iluminación: August Viladomat

Producción ejecutiva: Irene Vicente

Jefe técnico: Igor Pinto

Comunicación: Anna Aurich (Còsmica)

Una producción de Heartbreak Hotel, Titus Andrònic S.L., Temporada Alta 2020 y Grec 2020, en colaboración con La Abadía

Teatro de La Abadía, Madrid

Hasta el 4 de octubre de 2020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios