www.diariocritico.com

teatro de La Abadía

La Sala José Luis Alonso del madrileño Teatro de La Abadía acoge por segunda vez, y en menos de un año (del 11 al 28 de enero), 'He nacido para verte sonreír', del argentino Santiago Loza en un bellísimo montaje dirigido por Pablo Messiez. Lo protagonizan por Isabel Ordaz y Fernando Delgado-Hierro, que se incorpora al reparto sustituyendo a Nacho Sánchez.
  • 1

La compañía Nao d'Amores, con Ana Zamora al frente -su directora-, lleva ya 17 años rescatando textos y autores olvidados, o casi, que, sin embargo, han tenido una importancia capital en nuestra cultura, por unas u otras causas. Sus montajes son siempre un aldabonazo a la conciencia dormida de los españoles que, por una especie de conjuro secular autodestructivo, miran siempre hacia otro lado cuando se trata de ponderar su propia cultura. El último en llegarnos, 'Europa, que a sí misma se atormenta', del humanista segoviano Andrés Laguna lo estrenó en 2017 y nos llega ahora al Teatro de La Abadía, poco después del paso por La Comedia de su incontestable Comedia Aquilana, de Torres Naharro (https://www.diariocritico.com/teatro/comedia-aquilana-critica)

Teatro esencial, de una belleza sublime, que emana paz, que envuelve de armonía al atónito espectador, y con una aparente y pasmosa sencillez, pero de una profundidad mística y una emoción panreligiosa que estremece. Todo esto y mucho más es 'El árbol', el espectáculo de Odin Teatret en montaje dirigido por el italiano Eugenio Barba, que construye una crónica de nuestro tiempo de horror y de guerras constantes y cada vez más horribles con el que la compañía cierra su Trilogía de los inocentes, después de La vida crónica y Las grandes ciudades bajo la luna, también representadas en el Teatro de la Abadía de Madrid.

Tres cuartos de siglo después de morir el escritor y pacifista austriaco Stefan Zweig (1881-1942), se presenta ahora en el Teatro de La Abadía una de sus más celebradas novelas breves, ‘24 horas en la vida de una mujer’ (1927), convertida en un estremecedor musical de cámara intimista. El montaje está dirigido por Ignacio García y protagonizado por Silvia Marsó, quién después de acudir en París al montaje original de Christine Khandjian y Stéphane Ly-Coug, con música original del compositor ruso Sergei Dreznin, decidió lanzarse a producir el espectáculo en España. El resultado, desde luego, no ha podido ser mejor.