www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'Quijotes y Sanchos': extraña profusión de damas y caballeros andantes en Chamberí
Ampliar
(Foto: Luz Soria)

Crítica de la obra de teatro 'Quijotes y Sanchos': extraña profusión de damas y caballeros andantes en Chamberí

viernes 25 de septiembre de 2020, 16:24h

Soy de los que sigue deleitándose con la lectura frecuente e intermitente de pasajes del Quijote de Cervantes desde hace la tira de años. Lo descubrí con verdadera y febril delectación con 13 o 14 y, lo que en un principio era una imposición académica dictada desde el instituto, se convirtió muy pronto en el que ha sido mi mayor manantial de gozo literario durante varios decenios. Fuente inagotable de estudios, lecturas, ensayos, recreaciones, adaptaciones al cine, a la televisión y al teatro, acabo de descubrir una de las más serias, osadas y respetuosas a un tiempo, en una propuesta dramática , ‘Quijotes y Sanchos’, levantada por la compañía Los números imaginarios, que han convertido el Quijote en una experiencia inmersiva, personal e intransferible, pensada para que 20 espectadores puedan vivirla de forma individual, íntima, casi iniciática, en un viaje de dos horas que comienza y termina en el patio del Teatro de La Abadía.

Gon Ramos, Luis Sorolla, Carlos Tuñón y un Anónimo Japonés son los “perpetradores” -léase dramaturgos-, que han puesto en pie esta nueva invención. Y no es raro que así haya sido porque recuerdo ahora que el sino del Quijote es, en palabras de Andrés Trapiello, “haber sido, desde su origen, un libro traducido. Cervantes cedió a un proscrito, a un autor arábigo, Cide Hamete, la gloria de escribirlo, y le pidió a otro que encontró en la alcaná de Toledo que lo tradujera a nuestro vulgar castellano”.

Pues bien, los tres miembros de Los números imaginarios, inspirados ahora en un supuesto -o cierto, eso da igual-, descubrimiento realizado en una librería de Tokio de una singular edición del Quijote que incluía anotaciones e, incluso, un casete con la voz de su adaptador, han hecho ahora otro tanto, pero en castellano.

Con su alocada, lúdica y surrealista propuesta, los dramaturgos invitan al espectador de nuestros días, y en plena segunda ola del Covid, a realizar una aventura personal por el madrileño barrio de Chamberí como si en él estuvieran contenidos los campos de la Mancha o la ciudad de Tokio. Y, en lugar de montar a Rocinante, la cabalgadura del nuevo Alonso Quijano del siglo XXI no es otra que un viejo walkman analógico que contiene una cinta casete (sí, sí, Cara A y cara B…), con ayuda del cual completan un trayecto a pie por cualquier lugar del barrio), que el peripatético y osado aventurero espectador debe hacer con el ánimo más fuerte, la disposición más sincera y la convicción más firme de que también este es un lugar de aventuras impensables, de batallas por ganar, de agravios que deshacer, de heridas que curar…

Con ayuda de numerosas voces de estupendos, juguetones y entregados actores de Los números imaginarios -la relación completa, por aquello de no reiterar los datos y, de paso, no hacer eterna esta reseña, va ahí abajo, en la ficha técnica del montaje-, cada oyente y espectador a la vez, decide libremente cuál va a ser su recorrido por el barrio. Antes habrá abierto una caja de madera que contiene elementos extraídos de la realidad de Cervantes en aquellos tiempos de principios del XVII combinados con los que van a servir de apoyo en la aventura actual: cenizas, tinta, papel prensado de la época, una pluma, el walkman y los cascos debidamente higienizados, y algún sorprendente y sabio manuscrito final como fuente de reflexión postexperiencia inmersiva.

¿Quién es hoy el Quijote?, ¿tiene sentido aventurarse a vivir experiencias tan aparentemente alocadas y estériles como las que protagonizaron Alonso Quijano y su fiel Sancho Panza?, ¿es posible que, incluso hoy, hayan por el mundo muchos más caballeros andantes de los que la lógica digital que nos tiene tiranizados nos dicta?, ¿has pensado siquiera por un momento que lo mismo puedes encontrarte tras el edificio de enfrente al gigante Caraculiambro, señor de la ínsula Malandrina, aquel a quien venció en singular batalla el jamás como se debe alabado caballero don Quijote de la Mancha? Si te aventuras a seguir la propuesta de ‘Quijotes y Sanchos’ te aseguro que vas a contestarte, aunque no quisieras, a preguntas como estas.

¡Viva la imaginación! Ofertas culturales de este jaez le dan a uno la absoluta certeza de que el teatro no lo va a matar ni el Covid ni la madre que lo parió. Y todo gracias al tesón, al trabajo y a la valentía de gentes como las componentes de la troupe de Los números imaginarios. Yo que tú no lo dudaría ni un momento: ¡a caminar por tierras chamberileras que tanto monta, monta tanto Campo de Criptana, Puerto Lápice, Herencia, Mota del Cuervo o El Toboso como Madrid, Tokio, Nueva York o Buenos Aires.

Una propuesta ideal, en fin, para que aquellos espectadores que aún alberguen alguna duda de que la cultura es segura puedan comenzar por estos ‘Quijotes y Sanchos’ que, en el fondo, somos todos.

‘Quijotes y Sanchos’

Dramaturgia: Gon Ramos, Luis Sorolla, Carlos Tuñón y un Anónimo Japonés.

Dirección: Carlos Tuñón

Las voces que acompañan en la aventura son las de Roberto Barahona, Jesús Barranco, Fran Cantos, Paloma García Consuegra, Pablo Gómez-Pando, Irene Domínguez, Lucía Esteso, Antiel Jiménez, Keiko Mano, Ryo Nakamoto, Alejandro Pau, Anna Pasca Miyazaki, Manuel Pico, Patricia Ruz, José Vicente Ramos, Nacho Sánchez e Irene Serrano

Producción: Nacho Aldeguer

Jefa Producción: Rosel Murillo

Ayudante de Dirección: Mayte Barrera

Diseño Sonido/Gráfico: JUMI

Técnico de Sonido: Titxu Vélez

Plástica/Regiduría: Rosel Murillo y Mayte Barrera

Audiovisual: Ales Alcalde

Fotografía: Luz Soria

Medios y Comunicación: Amanda H C (Proyecto Duas)

Prensa: Josi Cortés

Distribución Nacional: Bella Batalla

Distribución Internacional: Lorenzo Papagallo (Xperteatro)

Una experiencia inmersiva de [los números imaginarios] producida por Bella Batalla con el apoyo de Teatro de la Abadía

Teatro de La Abadía, Madrid

Del 24 de septiembre al 18 de octubre de 2020

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios