www.diariocritico.com
Obra de teatro Franito
Ampliar
Obra de teatro Franito

‘Franito’: flamenco y humor blanco

jueves 12 de septiembre de 2019, 10:53h

Son dos términos que, a priori, no podría decirse de ellos que encajan muy bien. Parecen, incluso, hasta antagónicos. Hablo de flamenco y humor, dos aspectos del arte que nunca habíamos visto juntos sobre el escenario. Si el primero es un arte profundo, serio y trascendente, en el humor suele darse cabida a los aspectos grotescos de la política, la vulgaridad de la vida cotidiana, o a los chascarrillos universales del sexo. Pues bien, nada de eso hay en ‘Franito’, un sorprendente espectáculo del francés Patrice Thibaud, que funde limpiamente lo mejor del alma del flamenco, a través de Fran Espinosa (cantaor y bailaor de primera), con la extraordinaria comicidad del artista francés. Puede verse en los Teatros del Canal de Madrid (Sala Verde) hasta el próximo 22 de septiembre y en él tendrán asegurada la diversión padres, hijos y abuelos.

‘Franito’ es el cuarto espectáculo que el cómico galo presenta en Madrid, después de Fair Play (con el deporte como tema de fondo), Jungles (sobre la familia) y Cocorico (enfrentando a dos personajes con caracteres muy distintos), aún en repertorio después de 11 años, y tras más de 700 representaciones. En ‘Franito, Thibaud pinta algunos cuadros sobre la vida cotidiana de una madre española –encarnada por el cómico francés- y su hijo (Fran Espinosa), un niño prodigio como bailaor de flamenco, incapaz de dejar quietecitos sus pies en cualquier faceta de la vida cotidiana (incluídas las de barrer, fregar, cocinar o hacerle a su madre cualquier recado…). A esas originales relaciones entre madre e hijo les pone música de guitarra Cédric Diot, siempre en segundo plano, tocado con un sombrero cordobés y gafas de sol, pero con una presencia constante a lo largo de todo el montaje, como sus dos compañeros de escena.

Entrañables y divertidísimas, entre otras, las escenas en las que la madre admira el baile de su hijo mientras cose afanosa; o bañándolo a la vieja usanza, en un gran barreño; tocando la guitarra a través de la escoba, o marcándose unas bulerías mano a mano con Franito, siempre ataviado con esos calcetines turquesas y sus zapatos de baile de charol rojo. El resultado es una fusión espléndida del baile flamenco, el clac-clac de los pasos de Franito, las palmas, los palilleos de los dedos y las notas de la guitarra, con los gritos, los gestos y las onomatopeyas del burlesque.

Efectivamente, la mímica, el trabajo físico, corporal, de Patrice Thibaud se funde con la poesía, el cante y el baile de Fran Espinosa, construyendo entre ambos un espectáculo lleno de ritmo y de contrastes que, en contra de lo que pudiera parecer en un primer momento, no cae nunca en la parodia del flamenco, sino todo lo contrario. Y, además, todos y cada uno de los aspectos del montaje están cuidadísimos hasta en los más mínimos detalles: la iluminación de Alain Paradis, el vestuario de Nathalie Coutaud, la música original de Cédric Diot, y el sencillo atrezzo que marca el paisaje de la historia que se cuenta (un marco de puerta que da acceso a las distintas estancias de la casa, unas sillas, una mesita…).


‘Franito’

Concepción: Patrice Thibaud

Dirección escénica: Patrice Thibaud y Jean-Marc Bihour

Interpretación: Patrice Thibaud y Fran Espinosa

Baile y cante: Fran Espinosa

Guitarra: Cédric Diot

Diseño de iluminación: Alain Paradis

Coreografía: Fran Espinosa

Vestuario: Nathalie Coutaud

Música original: Cédric Diot

Producción: Dominique Grimonprez

Distribución: Fatiha Schlicht

Producción: Théâtre de Nîmes

Teatros del Canal, Madrid

Hasta el 22 de septiembre de 2019

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.