www.diariocritico.com

Teatros del Canal

El sonido intenso, brutal, inesperado, enérgico y ancestral del tambor africano rompe -destroza, incluso-, la armonía decimonónica del piano de cola que emite suaves acordes, evocadoras baladas de una tierra lejana repleta de aventuras aún por vivir, aún por escribir, aún por relatar (José Luis Franco y Ass Sabar en al piano y la percusión). Ese es, para mí, el momento clave de la nueva propuesta de Darío Facal, una adaptación teatral de 'El corazón de las tinieblas', la mítica novela de Joseph Conrad (1857-1924), ahora llevada al escenario de los Teatros del Canal de Madrid.

Intersecciones entre realidad y ficción, actor y personaje, pasado y presente son los múltiples puntos de vista que ofrece la brasileña Christiane Jatahy. En 'E se elas fossem para Moscou?' (¿Y si ellas fueran a Moscú?), basada libremente en Las tres hermanas de Chèjov, aquí reinventada, que constituye un hermosísimo espectáculo a caballo entre el teatro y el cine, en un diálogo fértil, inesperado, sorprendente y más que inteligente entre ambas artes en cuya mezcla se completa el puzle de la realidad, de la ficción, de los sueños, del placer, del dolor, de la alegría y la tristeza, en una verdadera fiesta para los cinco sentidos. Este podría ser el resumen de un espectáculo en portugués con subtítulos en español, de cuatro horas de duración (45 minutos de descanso incluidos), que se pudo vivir el pasado fin de semana en las Salas Verde y Roja de los Teatros del Canal de Madrid.

Si buscas un verdadero ejemplo de lo que es la libertad creadora en el teatro partiendo de un texto universalmente conocido, este es tu montaje: 'Esto no es la casa de Bernarda Alba'. La imaginación creadora de Carlota Ferrer y José Manuel Mora, partiendo de 'La casa de Bernarda Alba', de Federico García Lorca, han construido una propuesta teatral llena de imaginación, de libertad y de belleza plástica. Aquí el espíritu y la palabra de Lorca se entremezclan con la música, la danza y los audiovisuales para construir durante dos horas -que, sin embargo, dan la impresión de que apenas sean diez minutos-, una creación llena de metáforas más que sugerentes, de diálogos hermosísimos que cobran nuevos sentidos y de construcciones plásticas vivas que se agarran al corazón y al cerebro del espectador como el imán al hierro. El transgresor, atrayente, sugestivo y brillante montaje puede verse del 14 de diciembre al 7 de enero próximo en la Sala Verde de los Teatros del Canal de Madrid.

¿Has pensado alguna vez si tu integridad personal, tu honestidad profesional, tu lealtad y hasta tus principios éticos y morales podrían quebrarse alguna vez por cierta cantidad de dinero? En otras palabras, ¿crees que no se te puede comprar, que no hay forma de doblegarte, que estás vacunado contra la corrupción? No te respondas aún. Mejor, pásate por los Teatros del Canal antes del próximo 1 de abril para ver 'Mammón', un montaje teatral de Nao Albet y Marcel Borràs, tándem artístico desde 2007 y Premio El Ojo Crítico de RNE de Teatro en 2016. Los autores firman y dirigen este espectáculo que también protagonizan junto a Irene Escolar, Ricardo Gómez y Manel Sans.

El 3 de agosto de 2015, la Agrupación Señor Serrano fue galardonada con el León de Plata de la Bienal de Venecia por una propuesta escénica absolutamente innovadora, A house in Asia, que mezclaba ante el espectador vídeo-proyecciones, maquetas, manipulación de vídeos en tiempo real y redes sociales. “La realidad misma en forma de ficción, o la misma ficción que imita a la realidad difuminando cualquier tipo de barrera entre esta y aquella”, decíamos en nuestra crítica al respecto de la obra galardonada (http://www.diariocritico.com/teatro/a-house-in-asia-critica).

Envuelta en una niebla espesa que no cesará durante toda la función, la Sala Verde de los Teatros del Canal de Madrid recibe a un público diverso (adolescentes, jóvenes, gente madura) que no sé muy bien si sabe lo que va a presenciar en unos minutos. Una joven ligeramente vestida con un vaporoso vestido blanco, va y viene como una autómata de izquierda a derecha, y viceversa, del escenario golpeando con rabia las cortinas de los dos extremos cada vez que completa el itinerario. Al tiempo, a través de megafonía, una voz metálica de niña adolescente recita en bucle un cuento terrible que ya da una pista de lo que el espectador va a presenciar en breve…

Unos bancos corridos, instalados en una caja de madera de pino de apenas seis por ocho metros abierta solamente por arriba, acogen a 60 privilegiados espectadores por función en la Sala Negra de los madrileños Teatros del Canal desde el pasado día 23 hasta el 7 de enero próximo, para asistir a un nuevo, íntimo y delicadísimo acto litúrgico sobre la desesperanza, la tristeza, la angustia y la melancolía que atraviesa a los personajes del clásico Tío Vania, del autor ruso Antón Chéjov (1860-1904). Hablo del extraordinario montaje cuya adaptación y dirección corre a cargo de Alex Rigola, ‘Heartbreak Hotel’ con el subtítulo 'Vania (escenas de la vida)', que ha preparado antes sobre el papel la dramaturgista Lola Blasco.