www.diariocritico.com
Obra de teatro Intemperie
Ampliar
Obra de teatro Intemperie

'Intemperie', viejos y dolorosos recuerdos de infancia

Hacía tiempo que no veíamos nada de Cristina Redondo sobre un escenario y ahora, de repente, sube al Ambigú del Pavón Kamikaze ‘Intemperie’, dirigida por Laura Ortega e interpretada por Andrea Trepat y Juan Trueba. Dos únicos actores sobre el escenario para dar vida a dos hermanos que rozan la treintena y que no habían vuelto a saber nada de ellos en los últimos trece años. El encuentro rescata de la memoria de la infancia recuerdos cotidianos y, poco a poco, dibujan el escabroso mapa de relaciones del núcleo familiar compuesto, además de los dos hermanos, por los padres y por el tío Lucas.

El encuentro se produce en casa de Nita, que abandonó precipitadamente el hogar familiar, cuando solo tenía 17 años, para perderse definitivamente, sin dar señales de vida a los numerosos intentos de Johnny, su hermano, por saber dónde y cómo diablos se encuentra. Todo en vano. Sin embargo, de pronto, es la chica misma quien propicia este inesperado encuentro familiar que tanto extraña a Johnny.

Todo sucede sobre un tatami azul, (la escenografía corre a cargo de Mónica Boromello) con un plington que los mismos personajes mueven de un lado a otro en las distintas escenas y que una veces sirve de barrera infranqueable entre sus vidas y otras como elemento evocador de su infancia vinculado a su padre, aficionado al boxeo, hombre elemental, casi un cero a la izquierda, frente a la omnipresencia del tío Lucas quien, por el contrario, ejerce una influencia decisiva en las vidas de los dos hermanos.

En la reunión juegan un papel clave la luz (intensa y clara, cuando los recuerdos son buenos, y turbia, en el caso de esos otros, olvidados, escondidos….) de Daniel Alcaraz Bonmati, y el espacio sonoro de Miguel Ángel Burgos, que incluye música que los hermanos conservan enlatada aún en viejas cintas de casete, y en donde suenan canciones de Mina, algún twist, y evocadores boleros, como el que canta María Dolores Pradera y que remueve dolorosamente el alma de Nita, descompuesta al escuchar ya sus primeros compases. Algo turbio, sucio, perverso, se esconde debajo de la apariencia de familia feliz que pretende dar al grupo una madre cuyas mayores preocupaciones no van más allá de que sus hijos se alimenten adecuadamente y crezcan fuertes y sanos…

Pero las cosas no son como son, sino como se les recuerda, y los dos hermanos detestan su infancia, por razones distintas, pero coincidentes en ese rechazo, porque aquellos cuidados maternos y esa desidia paterna no son suficientes -¡nunca lo son!- para poder sobrevivir en la ‘Intemperie’ de la vida, en donde no hay muros suficientes para proteger a nadie de los zarpazos de los peores depredadores, nuestros semejantes.

Las huellas que dejan esos zarpazos se convierten en rencor, y es ese rencor el que anida en el corazón de Nita, quien ha tramado una venganza implacable contra todo y contra todos quienes forman parte de su negro pasado y cuyo único modo de vencerlo es el “ojo por ojo”.


‘Intemperie’

Texto: Cristina Redondo

Dirección: Laura Ortega

Intérpretes: Andrea Trepat y Juan Trueba

Producción: Trueba&Trueba

El Pavón Teatro Kamikaze,Madrid

Hasta el 22 de febrero de 2017
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.