www.diariocritico.com
Smoking Room
Ampliar
Smoking Room

‘Smooking room’: Duelo al sol bajo las luces de neón

viernes 13 de octubre de 2017, 17:00h

Secun de la Rosa, Miki Esparbé, Manuel Morón, Pepe Ocio, Manolo Solo y Edu Soto dan vida a seis empleados de una multinacional norteamericana en Madrid en el nuevo montaje estrenado en el Pavón Teatro Kamikaze, ‘Smoking room’, ahora llevado a las tablas partiendo del guión de la película del mismo título, de Julio Walovitz y Roger Gual. Este último, Roger, dirige el montaje con la precisión y la eficacia de quien sabe muy bien lo que quiere comunicar y está en la certeza de que ha elegido los mejores actores para ello.

Si la película le supuso a Gual y Walovitz el premio Goya 2003 a la Mejor Dirección Novel, el montaje teatral no le va a la zaga en calidad e interés. La historia, que discurre en medio de un espacio minimalista, funcional, que divide el escenario en tres ambientes (una mesa central, y otras dos a ambos lados), separados por dos biombos, que los mismos actores se encargan de mover a lo largo de la función para ocultar la mesa central y convertir el espacio en la puerta de la calle, o en los lavabos, en donde se desarrollan también algunas escenas.

La trama de "Smoking Room" comienza cuando uno de los trabajadores de la multinacional se plantea recoger firmas para que la empresa instale un cuarto para fumar (Smoking room). En un principio, parece que la iniciativa va a ser secundada por buena parte de los compañeros, pero poco a poco se va viendo cuál de las dos partes en conflicto latente -empresa y trabajadores- es la más fuerte en la contienda : “nadie conoce a nadie aquí…”. Y, paralelamente, quedan también al descubierto, el sinfín de paranoias y mediocridades que adornan a todos los personajes. Sus prototipos están sacados de la vida real y al espectador le resulta fácil identificarse muy pronto con ellos.

Es difícil destacar el trabajo de cualquiera de los seis actores que componen el montaje porque todos ellos bordan sus papeles respectivos en este drama con tintes de comedia cotidiana en donde -estoy seguro de ello- cada espectador cambia el nombre y apellidos de los personajes que pueblan el escenario por el de los directivos y compañeros de su propia empresa (el sindicalista, el osado, el pusilánime, el voluntarioso, el competitivo, el traidor…). No se pueden decir más cosas en menos tiempo (90 minutos) y de una forma más divertida y profunda a la vez.

El drama de la situación laboral que pintaban Roger Gual y Julio Walovitz en 2002, no solo no ha cambiado, sino que, incluso, se ha marcado aún de modo mucho más radical en estos últimos quince años de precariedad y de miedo al despido, dada la facilidad que han propiciado las sucesivas reformas laborales implantadas en nuestro país. Su resultado, el individualismo, la insolidaridad y el miedo, que tan bien quedan retratados en ‘Smoking room’, y que hacen del montaje paso obligado para trabajadores, empleados, sindicalistas, directivos y empresarios de pequeñas, medianas y grandes empresas, además -¡por supuesto!-, de los amantes del buen teatro, que garantizo que no van a quedar defraudados aquí, sino todo lo contrario.

En escena, nítidamente fotografiados,, la libertad individual frente a la presión de la masa, la falacia de las libertades para sugerir mejoras, el alcance de las prohibiciones expresas y las limitaciones implícitas (todas aquellas que no resulten bien vistas por la empresa, es decir, casi todas…), el recorte total de los derechos y la ampliación, sin contrapartida alguna, de las obligaciones. Este es el desolador paisaje que refleja Gual en este montaje, a mi juicio imprescindible, una de las interesantísimas propuestas que presenta esta temporada la cartelera madrileña.

‘Smoking room’

Texto: Julio Walovitz y Roger Gual

Adaptación y dirección: Roger Gual

Intérpretes: Secun de la Rosa, Miki Esparbé, Manuel Morón, Pepe Ocio, Manolo Solo y Edu Soto

Escenografía: Almudena Bautista

Diseño de iluminación: David Picazo

Espacio sonoro: Pau Vallvé

Vestuario: Santiago Tello

Diseño gráfico: María la Cartelera

Vestuario y fotografías: Carlos de Berenguer

Costrucción de escenografía: David Cubells

Ayudante de dirección: María San Miguel

Prensa y comunicación: Josi Cortés

Dirección de producción: Nadia Corral

Distribución: Fran Ávila

El Pavón Teatro Kamikaze, Madrid

Hasta el 19 de noviembre de 2017

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios