www.diariocritico.com
'Sufrida Calo', una emocionante propuesta de Elena Lombao para acabar con el mal fario de los lunes teatrales

'Sufrida Calo', una emocionante propuesta de Elena Lombao para acabar con el mal fario de los lunes teatrales

miércoles 18 de enero de 2017, 14:37h

Sufrida Calo es el nombre artístico que se da a sí misma Susana Callaledo, una jovengallega nacida en Ponferrada (León) que vuelve del más allá, en una segunda oportunidad que la vehemente muchacha se gana en el cielo para acabar haciendo lo que siempre había querido, cantar rancheras, tal vez -como aproximadamente dice la letra de la canción que abre y cierra la función-, porque “si nací llorando, quiero morir cantando…”.

Y es que Sufrida, encarnada por una genial Elena Lombao, partiendo de un texto que ella misma ha escrito y dirigido junto a Borja Echeverría,tiene un agujero en el corazón, un inmenso vacío en su interior, porque desde niña ha tenido que aguantar las chanzas, las burlas y el sarcasmo cruel de otros niños, que basaban en la cojera de la gallega de adopción el leitmotivde su pretendida superioridad. Esa circunstancia no tiene más que dos salidas en quien sufre las burlas: o se hunde, o se hace mucho más fuerte, y este último es el caso de Susana, de Sufrida, que canta por no llorar, que es probablemente lo que más le apetece, pero también lo que buscan denodadamente sus acosadores, y “al enemigo, ni agua”, así es que aún menos el placer de verla llorar por los rincones.

Así, Sufrida, más que una mujer fuerte, se ha convertido en un ser muy duro y, aunque extremadamente brillante, es también muy frágil, como los diamantes. Esa es la más notable característica de su personalidad, el pro y el contra al mismo tiempo, y con él tiene que lidiar los embates de la vida que, como para todo ser humano, no hace falta salir a su encuentro porque, las más de las veces, llegan ellos solitos.

El título del montaje es un claro, sentido y delicado homenaje a Frida Khalo, la pintora y poetisa mejicana, de quien precisamente este 2017 se cumplen ciento diez años de su nacimiento. ‘Sufrida Calo’ puede verse “casi todos los lunes”, como se dice en el programa que la propia artista entrega en mano al final del espectáculo a todos y cada uno de los espectadores, en los Teatros Luchana, partiendo de la brillantísima interpretación de Elena Lombao, una polifacética actriz y cantante madrileña, que se pone en la piel de varios personajes durante más de una hora, graciosísima, dulce, implacable, locuela, romántica, inconsciente y dicharachera, frágil y próxima a la vez, en esta propuesta metateatral que hará reír y emocionarse en la misma proporción a espectadores grandes y chicos, ya que esta es una de esas funciones llenas de inteligencia que admiten múltiples lecturas, en función de la sensibilidad y la capacidad intelectual de quienes acuden a ella.

Con un tocado de flores en la cabeza y un entrecejo pintado que, aún así, no puede ensombrecer la belleza natural de Elena, la actriz que da vida a Sufrida Calo, lleva al espectador de la mano por su infancia, con esa madre juez y protectora, sus primeros amores, sus constantes frustraciones, sus miedos, sus debilidades y sus grandezas. Y todo ello aderezado con interpretaciones de varias canciones populares mejicanas, rancheras, que Elena canta y toca a la guitarra como los propios, provocadores y pilluelos ángeles del cielo.

‘Sufrida Calo’

Texto y dirección: Borja Echeverría y Elena Lombao

Diseño de luz: Marino Zabaleta

Vestuario: Tatiana de Sarabia

Diseño gráfico: Riki Blanco

Producción: Las Grotesques

Teatros Luchana,Madrid

Todos los lunes de enero de 2017

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios