www.diariocritico.com
Crítica del final de 'Better Call Saul': una serie histórica
Ampliar

Crítica del final de 'Better Call Saul': una serie histórica

miércoles 17 de agosto de 2022, 11:28h

¡Me cuesta tanto escribir esta crítica...! Esta serie, 'Better Call Saul', cierra, no solo mi serie favorita de los últimos tiempos, sino el más complejo y fascinante universo que nos ha dado la televisión del siglo XXI.

Walter White rompió a malo, Jimmy McGuill tuvo su redención final y acabó con Saul Goodman, eso sí, para el mundo siempre será Saul y siempre habrá algo de Saul en él, porque una serie tan absolutamente maravillosa como ésta no iba a reducir a su personaje principal a esa dualidad bueno/malo, sino que nos dice que entre el 0 y el 100 hay otras 99 posibilidades diferentes.

(Este artículo contiene SPOILERS)

Vince Gilligan y Peter Gould hacen evidente que la diferencia entre malos y buenos no está tan clara como nos gustaría pensar, es más puede que los malos tengan cualidades más atractivas y fascinantes, llámense Jimmy McGuill o Walter White, y los buenos pueden ser bastante plastas e insoportables, llámense Charles McGuill o Hank Schroeder, pero lo que les diferencia son sus acciones y cómo lidian con ellas, es fácil saber lo que es lo correcto, aunque no tan fácil hacerlo.

El último capítulo de esta maravilla de serie ha cerrado con tanta precisión la trama global que, la cada vez más extensa minoría que defendemos que esta secuela ha superado a la serie matriz, estamos hinchando el pecho y gritando a los 4 vientos, 'Better Call Saul' es 'El Padrino II' de las series. Un verdadero ejemplo a seguir a la hora de cerrar una serie, y eso que tanto Gould como Gilligan han reconocido que mucho ha cambiado el rumbo desde que empezaron a contarnos la transformación de Jimmy McGuill a Saul Goodman. No hay que olvidar que en los primeros episodios Mike Ehrmantraut era la coestrella y Kim Wexler un personaje secundario.

Pero los creadores fueron viendo la fuerza de su propia creación y la enorme química entre Bob Odenkirk y Rhea Seehorn y supieron exprimirla al máximo. Es verdad que los premios dan exactamente igual, pero no deja de ser igual de injusto que ninguno de ellos haya ganado un Emmy por 2 personajes históricos. Aquí les hemos visto despedirse por todo lo alto con un capítulo al que podría considerarse perfecto.

Como si tuvieran una máquina del tiempo, Gould y Gilligan nos han dado la oportunidad de despedirnos de muchos de los personajes más importantes de este universo, Mike, Walter White, Charles McGuill, incluso la vuelta de Marie Schrader y, por supuesto, Kim, ante la que Jimmy McGuill ejecuta su redención final y se demuestra a sí mismo que sí que es capaz de cambiar, de tener un acto verdaderamente no egoista, guiado únicamente por el amor. También nos damos cuenta de que bajo su fachada de hombre sin remordimientos, de alguien que lo hace todo por dinero, existe algo más, y ese algo más es su relación con Kim Wexler.

El encuentro final

Su encuentro final con ella compartiendo un cigarrillo, espejo de la primera vez que les vimos juntos hace más de 6 años (como si tuvieran su propia máquina del tiempo), entra, desde ya, en la historia de la televisión, junto al famoso fundido en negro de Tony Soprano, la despedida de Jimmy McNulty a los sones de 'The Body of an American' de los Pogues o, no podía faltar, Walter White viendo pasar su vida por sus moribundos ojos mientras suena el 'Baby Blue' de Badfinger. Jimmy vuelve al momento en el que hubiera querido quedarse, compartiendo cigarrillos (o "sueños, cama y macarrones" como diría Serrat) con Kim Wexler. Por supuesto, no es lo que recibe, sino su justa condena, pero, por lo menos, lo hace en paz.

Pongámoslo claro, lo que ha hecho esta serie ha sido ciertamente milagroso, han cogido a un personaje totalmente secundario de 'Breaking Bad', el bufón que servía para dar algunos de los respiros cómicos de ésta y lo han convertido en un personaje con un trasfondo shakesperiano. Durante las primeras temporadas nos preguntábamos cómo el adorable Jimmy se había convertido en el despreciable Saul. Al final, hemos visto que eran el reverso de la misma persona, solo que Jimmy todavía tenía claro que era lo correcto.

En el capítulo final decimos adiós a Saul pero sabiendo que su sombra siempre acompañará a Jimmy. Para el mundo siempre será Saul, como bien demuestran esos presidiarios que le gritan su lema, es más, volver a ser Saul, o Jimmy el resbaladizo, le vendrá bien en prisión, siempre hubo algo de Saul en Jimmy y al revés, pero aunque ambos siempre tuvieron claro que era hacer lo correcto, solo uno tuvo el valor de hacerlo. Jimmy/Saul pasará 86 años en la cárcel (descontando el tiempo por buen comportamiento) pero lo hará sin remordimientos. Se ha fumado el cigarro de la paz con Kim. Es el final de una serie histórica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
1 comentarios