www.diariocritico.com

Series de televisión

Ya está aquí, "el invierno ha llegado" en pleno verano y 'Juego de Tronos' ha regresado para demostrar que es la serie más monumental jamás emitida en la pantalla pequeña. El primer capítulo ha servido, como a sus Reinas, para volver a colocar a todas las piezas en el tablero antes de comenzar la partida, pero también ha dejado varias indicaciones de hacia dónde se dirige esta.

((ATENCIÓN SPOILERS))

La semana que viene se estrena 'Juego de Tronos' la serie más esperada del año con su mini séptima temporada. Pero para aquellos que las Tierras de Poniente no aplaquen toda su sed 'seriéfila' aquí van otras propuestas veraniegas para complementar a las canciones de hielo y fuego.

Si tras el primer episodio del regreso de 'Twin Peaks' decía que David Lynch había vuelto haciendo lo que le daba la gana, tras haber visto los siguientes tres episodios, puedo confirmarlo totalmente. Lynch está entregando una pieza abstracta sin casi relación con la narración convencional, sin olvidarse de meter mucho humor y muchos guiños para los fans de la serie y, sobre todo, de aquella fascinante película que fue 'Fuego camina conmigo'

((ATENCIÓN SPOILERS))

“Nunca antes había habido una oferta de televisión tan amplia, flexible y de tanta calidad. Sin embargo, un exceso de oferta también dificulta mucho la elección de contenidos”. Por tanto, los espectadores deben elegir. ¿Cuáles son las claves? Según Buaala, la primera parrilla inteligente de contenidos audiovisuales, las recomendaciones de amigos y conocidos o la viralidad en redes sociales son dos de los principal criterios que siguen los espectadores a la hora de escoger contenidos audiovisuales.

En 1990 David Lynch y Mark Frost cambiaron la historia de la televisión para siempre. En ese momento lo más bonito que se decía de ella era 'caja tonta' y se la veía no como la hermana menor del cine, sino como un pariente lejano del que avergonzarse. Con 'Twin Peaks' estos dos hombres demostraron que la pantalla de televisión podía albergar las propuestas más interesantes y originales, utilizando una especie de parodia de los culebrones televisivos al uso, para mezclar muchas de las obsesiones del director de 'Terciopelo azul'. La cosa increíblemente triunfó, aunque por poco tiempo, y ha ido adquiriendo la categoría de culto con los años. Ahora vuelve en un momento en el que la televisión mira por encima del hombro a un cine atrofiado por tanto superhéroe, pero los que esperen una continuación al uso es que no han prestado mucha atención a la filmografía de Lynch desde la emisión de la serie original.

((ATENCIÓN SPOILERS))