www.diariocritico.com

Juego de Tronos

Son malos tiempos para Kit Harington, actor que interpreta a Jon Snow en la mítica serie Juego de Tronos. Y es que a pesar de ya ha terminado el rodaje de la ficción, Kit ha tenido que ingresar en una clínica para centrarse en resolver algunos "problemas personales". Page Six ha avanzado la noticia asegurando que Harington ingresó en la clínica de rehabilitación después del final de la serie para lidiar con el estrés y problemas con el alcohol.

El último capítulo de Juego de Tronos se acerca y aún son muchas las especulaciones sobre cómo cerrará la octava temporada de una serie que ha aglutinado una legión de millones de fans en todo el mundo.

((ATENCIÓN SPOILERS))

Evidentemente este va a ser uno de los episodios más divisivos de la historia de 'Juego de Tronos', uno en el que uno de sus dos personajes principales lleva a cabo el arco de transformación con el que han estado jugando sus creadores toda la temporada, Daenerys se convierte en la digna heredera de su padre, se convierte en la 'Reina Loca' y convierte Desembarco del Rey en pasto del fuego y las llamas, matando por el camino a miles de inocentes. ¿Ha estado bien llevado? Si quieren mi opinión personal, no, ha sido un fracaso absoluto.

((ATENCIÓN SPOILERS))

Tras el tremendo resbalón que supuso el anterior capítulo, básicamente la admisión de la serie de que era incapaz de encontrar un final adecuado para su parte fantástica, 'Juego de Tronos' volvía a los territorios de intriga política que tan bien se le habían dado en el pasado. Pero la cosa tampoco parece levantar el vuelo y la aceleración de esta temporada, a pesar de los capítulos largos, está haciendo que los arcos de algunos personajes se estén acelerando en demasía.

((ATENCIÓN SPOILERS))

'Juego de Tronos' siempre tuvo dos partes, una excepcional de intriga política y otra fantástica sobre dragones, muertos vivientes, Caminantes Blancos y resurrecciones varias. La primera siempre fue la más interesante y la que hizo que esta serie se convirtiera en el fenómeno que es. La segunda le sirvió para convertirse en la serie más espectacular de todos los tiempos y darle mayor visibilidad pero siempre fue la que le hizo cojear. Este capítulo ha sido el final de esa segunda parte y la cojera se ha notado en todo momento.

((ATENCIÓN SPOILERS))

Se acabó, la serie más popular de los últimos años ha llegado a su final con un último episodio que no ha podido rescatar una última temporada floja y apresurada, pero que encenderá los debates y dará para millones de conversaciones en los próximos días. Al final sus creadores han decidido recompensar a los Stark y convertirlos en los protagonistas absolutos del final.

La aclamada serie 'Juego de Tronos' roza su fin, y es que solo restan dos capítulos para su desenlace y aún son muchas las incógnitas que deben resolverse. Más allá de los interrogantes e hipótesis, se ha desatado la polémica entre los fans de la serie debido al viraje del personaje de Daenerys Targaryen, la 'madre de Dragones'.

(ALERTA SPOILERS)

Se celebrará en las dos universidades sevillanas del 15 al 18 de mayo, coincidiendo con el estreno de los últimos capítulos de la serie

((ATENCIÓN SPOILERS))

La semana pasada 'Juego de Tronos' comenzó su octava temporada atando lazos con su inicio, fue un buen episodio en el que pasaron pocas cosas. Este segundo episodio se ha desarrollado de una manera similar pero han pasado menos cosas y el resultado ha sido mucho mejor. Creo que ha sido uno de los mejores episodios en mucho tiempo, recordándonos que si vemos esta serie no lo hacemos solo por los dragones, las batallas y la épica, sino porque cuando alguien muere ese personaje nos importa. Eso es lo que ha hecho este episodio, recordarnos cuánto nos importan estos personajes. Cuando la semana que viene, más que presumiblamente, un puñado de ellos mueran, no serán simple carnaza a mayor gloria de la acción y el espectáculo, sino personas con sentimientos dejando de existir para siempre.