www.diariocritico.com
O.J. Simpson, una tragedia americana de total actualidad

O.J. Simpson, una tragedia americana de total actualidad

jueves 03 de noviembre de 2016, 12:51h
Ya está disponible en Netflix la primera temporada de 'American Crime Story', titulada 'El pueblo contra O.J. Simpson', una mini serie que arrasó en la pasada edición de los Premios Emmy y que ha vuelto a traer a la actualidad el juicio más mediático de la historia de EEUU, algo a lo que también ha contrinuido el magnífico documental 'O.J.: Made in America', disponible en Movistar Plus.

Si la serie se centra únicamente en el juicio, el documental es un largo recorrido (de más de 7 horas de duración) por toda la vida de Simpson, desde sus inicios como leyenda del fútbol americano hasta sus andanzas después de salir como no culpable en el caso de asesinato de su ex mujer Nicole Brown y de Ron Goldman. Con un exhaustivo repaso al juicio más famoso de la historia de los EE.UU., uno que comenzó juzgando a un maltratador reconocido como presunto asesino de su ex esposa y el hombre que la acompañaba para terminar juzgando al departamento de policía de Los Ángeles por todo un pasado de abusos racistas.

Por ahora solo he podido ver el primer capítulo de 'American Crime Story: El pueblo contra O.J. Simpson' pero la cosa pinta muy bien, grandes actuaciones, en especial Sarah Paulson dando vida a la fiscal Marcia Clark y un John Travolta recuperando la forma como el abogado defensor Robert Shapiro, por ahora el único desequilibrio es el peso que se le está dando a Robert Kardashian, abogado y amigo de Simpson, interpretado por David Schwimmer (el Ross de 'Friends'), cuya única razón debe ser el peso de su apellido, siendo el padre de uno de los clanes más populares en EEUU en estos momentos. Por lo demás, la serie tiene pulso y te atrapa desde el primer minuto.

El mejor documental del año

Lo que sí he podido ver es el documental 'O.J.: Made in America' y me parece lo mejor que he visto durante el año. Ezra Edelman, conocido por sus documentales deportivos como el de la rivalidad Magic-Bird, se saca de la manga una maravilla que dice mucho sobre un país que, como su puede ver en la actualidad con la candidatura de Trump o el movimiento Black Lives Matters, todavía no ha superado sus tremendos problemas raciales. Y aquí es donde la figura de O.J. se convierte en icónica. Un hombre negro que triunfó en los deportes y en los negocios, que se aclimató a la vida de los blancos privilegiados y despreció durante toda su vida las diferencias de color, hablando en contra de los deportistas negros que en las olimpiadas de México protestaron con el famoso guante negro y hablando del 'black power' o llegando a decir, "yo no soy negro, soy O.J." solo para terminar convertido en un icono de ese mismo movimiento pro derechos civiles del que siempre había renegado.

El documental cubre varios años y enlaza la vida y hazañas de Simpson, con los constantes casos de abuso policial sobre la comunidad negra en Los Ángeles, comenzando con los disturbios de Watts hasta llegar al sonado caso de Rodney King, un ciudadano afroamericano que recibió una brutal paliza por parte de varios agentes de policía de Los Ángeles, algo bastante habitual pero que esta vez fue grabado con una cámara. Cuando los agentes no recibieron ningún castigo la ciudad de Los Ángeles se vio envuelta en unos tremendos disturbios. Con estos mimbres se llega al famoso caso de O.J. Simpson. Para los que no se acuerden o no hayan oído hablar del caso, la cosa fue así, el 12 de junio de 1994 Nicole Brown, ex esposa de Simpson desde dos años antes, y su amigo Ron Goldman fueron encontrados salvajemente apuñalados en la residencia de la primera en la exclusiva zona de Brentwood en la ciudad de Los Ángeles. Las pruebas inculpatorias contra Simpson eran evidentes, había constancia de 9 avisos a la policía de Nicole Brown sobre abusos físicos de su marido, incluida una llamada de 1989 donde llega a afirmar que su marido va a acabar matándola, se encontraron pruebas de ADN y pisadas que situaban a Simpson en la escena del crimen, varios vecinos vieron su coche alejarse aquella noche a toda velocidad, tenía una herida profunda en su mano que no sabía como se había hecho y en su coche había sangre tanto de Nicole como de Ron. Para colmo, cuando la policía decidió arrestarle, varios días después a pesar de la abundancia de pruebas y dejándole que lo hiciera a una hora acordada, Simpson huyó, después de dejar una nota medio inculpatoria que se podía ver como una nota de suicidio. Su persecución por las calles de Los Ángeles es uno de esos momentos que todos los estadounidenses recuerdan. Después de todo esto se podrá decir "blanco y en botella..." pero resulta que esta vez el hecho de que fuera negro y no blanco iba a tener mucho que ver.

El 'Dream Team' de la abogacía

Simpson contrató a los mejores abogados de la ciudad, gente como Robert Shapiro, conocido como el abogado de las estrellas, o Johnnie Cochran, un conocido abogado negro que había sido parte del Movimiento de Derechos Civiles, que convirtieron el juicio en una pantomima sobre la raza y que lograron que el jurado, predominantemente de color (10 de 12), viera una conspiración por parte del departamento de policía de Los Ángeles para acusar injustamente y con pruebas falsas a un hombre negro. No ayudó que el principal agente implicado, Mark Fuhrman, tuviera unas grabaciones y textos en los que empleaba con bastante frecuencia la palabra 'nigger'. Lo increíble de todo es como O.J. Simpson se terminará convirtiendo en un mártir de la raza, cuando siempre la había dejado de lado. Tampoco se olvida en el documental que no solo fue la raza lo que le salvó, sino el hecho de que fuera rico y famoso y pudiera permitirse lo que se denominó el 'Dream Team' de la abogacía, gente con muy pocos escrupulos por otro lado. Y hay es donde el documental de Edelman es un éxito, lograr reunir, 20 años después, a muchos de los protagonistas, incluidos Clark, Fuhrman o varios abogados de la defensa, incapaces de decir claramente si piensan si Simpson era culpable o no.

Y es que el resultado del juicio de Simpson y su posterior liberación volvió a abrir una brecha en el complicado problema racial del país, con la comunidad negra celebrando la liberación y la blanca sintiéndola como una afrenta personal. Puede parecer increíble pero la injustica de la sociedad se vio pagada con otra injusticia, algo que podría volver a suceder en estos mismos momentos con decenas de casos de personas de color siendo tiroteadas por la policía sin apenas consecuencias. Esperemos que no haga falta un nuevo circo mediático como aquel para que la sociedad estadounidense recapacite y contemple que casi 50 años después de la muerte de Martin Luther King los problemas raciales siguen siendo parte de su día a día. La cima de la montaña todavía no ha sido alcanzada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.