www.diariocritico.com
Gámbito de Dama
Ampliar
Gámbito de Dama (Foto: Netflix)

'Gambito de dama' da un impulso al juego del ajedrez

miércoles 09 de diciembre de 2020, 11:06h

Gambito de Dama es una de las aperturas más estudiadas del ajedrez. Por su fama entre los jugadores del tablero, Walter Tevis la eligió como título de su novela que, más tarde, sería adaptada en una serie de 7 episodios para Netflix. En los 28 días tras el estreno, la serie tuvo 62 millones de espectadores, lo que la consolidó como la más vista de la plataforma de streaming hasta la fecha.

Muchas son las cualidades que han llevado a la serie hasta el pódium de las preferidas de Netflix pero, sin duda, hay que destacar la fantástica interpretación de Ana Taylor-Joy que da vida a la protagonista, Beth Harmon; un diseño de vestuario que recoge la esencia de los estilismos de los 50 y 60, inspirados en Prada y Courrèges, y que evolucionan con personalidad propia durante todo el metraje; la dirección de Scott Frank que cuida todo detalle de la ambientación y la fotografía de la miniserie y una historia fascinante, llena de luces y sombras, donde acompañamos a una niña hasta la edad adulta en un difícil camino hasta encontrarse consigo misma. Pero si en algo debemos estar agradecidos a Gambito de Dama es que ha vuelto a poner de moda al juego del ajedrez y, lo que es más interesante de todo, se ha popularizado entre el público femenino.

Desde el estreno de Gambito de Dama, las asociaciones de ajedrez han visto como ahora cuentan con más de 20 millones de jugadores nuevos, experimentando un incremento inesperado en las jóvenes. Además, se ha disparado tanto la venta de tableros y fichas, como el número de suscritos a plataformas para jugar de forma online contra otros jugadores o contra el ordenador. Estos lugares de juego por internet están realizando una gran labor en aquellos que quieren empezar a practicar y ha abierto la puerta a que grandes jugadores decidan participar en ellas para jugar contra los aficionados inscritos en la web.

Gámbito de Dama la serie de NettflixPor otro lado, estas webs de ajedrez online han facilitado la participación de mujeres en juegos que siempre se han considerado para un público masculino. Tras el ordenador, las aficionadas pueden practicar y jugar al ajedrez con total anonimato, de la misma forma que pueden acerarse a juegos como el poker o la ruleta en las plataformas de juegos de casino, lugares que en nuestro imaginario colectivo siempre han tenido una mayoría de hombres.

Productos audiovisuales, como Gambito de Dama, donde una chica joven llega a convertirse en la mejor jugadora rodeada siempre de contrincantes masculinos, sirven para crear referencias en un público joven y femenino que necesita encontrar nuevas heroínas en las que reflejarse. Pero también es un buen ejemplo para los chicos jóvenes que pueden aprender del respeto, camaradería y fraternidad que encuentra la protagonista en todos los torneos. Una amistad sincera entre iguales donde cualquier comentario despectivo sobre el sexo de la jugadora es inexistente.

En la vida real, hay campeonatos femeninos y mixtos. Los primeros se hicieron para animar a las mujeres a la práctica del juego y que no se sintieran intimidadas en campeonatos donde tuvieran que competir contra hombres. Muchas de las razones de esta posible intimidación se basaban en el hecho de que, durante siglos, se ha considerado que el cerebro de la mujer estaba menos preparado para las actividades espaciales y de estrategia. Verse a una misma con menos posibilidades por un posible “cerebro biológico” echaba para atrás cualquier intento de participar en un campeonato mixto. Recientes investigaciones científicas han mostrado que el cerebro es plástico desde el nacimiento y que no hay ninguna limitación para el aprendizaje dependiendo de si es un niño o una niña. De hecho, se ha demostrado que es difícil identificar si un cerebro pertenece a un hombre o a una mujer por sus diferencias.

Fuera de la serie, la húngara Judit Polgar logró estar entre los diez mejores jugadores del mundo. A los 15 años, obtuvo el título de Gran Maestro y se convirtió en la persona más joven en lograrlo, superando el récord de Bobby Fischer. Once años después, en 2002, consiguió vencer a Garri Kaspárov, lo que obligó al ruso a retractarse de sus declaraciones sobre que ninguna mujer podría sostener una batalla prolongada de ajedrez.

Polgar venía de una familia de tres hermanas y todas ellas llegaron a alcanzar el título de Gran Maestra gracias, en parte, a la educación que recibieron de su padres que decidieron educarlas en casa y demostrar que un niño entrenado desde pequeño puede alcanzar grandes objetivos en la materia que se proponga. Las tres hermanas consiguieron grandes logros pero solo Polgar logró destacar entre los mejores.

Seguro que la serie Gambito de Dama ayudará a que aparezcan más referentes y animará a otras y a otros a practicar este deporte donde el sexo no es relevante y solo importa el respeto y la admiración por el contrincante.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios