www.diariocritico.com
'El Cid' se despide feliz de Santander y De Justo triunfa con el toreo de verdad

'El Cid' se despide feliz de Santander y De Justo triunfa con el toreo de verdad

(A.R.C)

Ayer era un día especial para Manuel Jesús “El Cid” que se despedía de una de sus plazas favoritas, la de Santander y una afición que le despidió con un “tifo” y una Puerta Grande. El de Salteras desorejó al quinto de La Quinta. Un astado que le dio muchas opciones por el pitón derecho cuajando bellas series. Por la zocata hubo menos calidad y rotundidad. Santander quería despedir a su ídolo por todo lo alto y tras una media estocada se le concedieron dos generosas orejas a modo homenaje. Con su primero no tuvo opciones y no pudo hacer nada.

El extremeño Emilio de Justo acompañó a “El Cid” a hombros al cortar un apéndice a cada uno de sus oponentes. La verdad con la que torea y una buena estocada le sirvieron para cortar una oreja al tercero de la tarde. Con el sexto toreó profundo de principio a final con un buen capote, lo único que se vio en la tarde. Ya en la muleta dejó bellos pases por ambas manos, muy ligados y entendiendo al toro. Cuando estaba con la izquierda fue prendido sin consecuencias y tras una buena estocada cortó otro premio al cierraplaza que le abrió la Puerta Grande

Curro Díaz se presentaba en Santander. Puso disposición y ganas con el primero sin poder hacer nada. Ya con el cuarto se vio la calidad y el estilo que le caracteriza que es estéticamente bellísimo. Fue un animal de La Quinta con calidad y que le permitió expresarse como a él le gusta, pero no terminó de explotar las virtudes del burel. Hubo trincherazos de nota alta. Tras una estocada entera saludó una ovación tras petición de oreja.

Plaza de Toros de Santander. Feria de Santiago. Cuarta de abono. Toros de La Quinta. El tercero, cuarto y quinto, toros importantes con posibilidades de triunfo; sin fuerza primero y segundo y sin recorrido, el sexto. Curro Díaz, ovación con saludos y ovación tras petición; El Cid, ovación con saludos y dos orejas; Emilio de Justo, oreja y oreja. Entrada: Cerca cuartos de plaza. El Cid se despidió de Santander y se vio obligado a saludar tras romperse el paseíllo. La Asociación Taurina de Cantabria desplegó un tifo en su homenaje que decía: "Gracias, maestro", impulsada por la Asociación Taurina de Cantabria.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios