www.diariocritico.com
'45 años': Colosal duelo interpretativo bajo la alargada sombra de Bergman
Ampliar

'45 años': Colosal duelo interpretativo bajo la alargada sombra de Bergman

> Crítica de la película

viernes 18 de diciembre de 2015, 09:46h
Andrew Haigh entrega con '45 años' una pequeña gran película, intimista y sencilla, en la que destaca sobremanera el colosal duelo interpretativo de dos actores veteranos, Charlotte Rampling y Tom Courteney, que entregan unas composiciones antológicas en una película que tiene como referente al Bergman de 'Sonata de otoño' y 'Secretos de un matrimonio'.
Precisamente así, 'Secretos de un matrimonio', o mejor aún, 'Fantasmas del pasado', se podría titular esta película sobre los cadávaeres en el armario de un matrimonio. En concreto el formado por Geoff y Kate, una pareja que, tras 45 años de matrimonio, prepara una fiesta de aniversario. Todo parece ir bien pero la llegada de una carta en la que se le comunica a Geoff la aparición del cuerpo congelado en un glaciar de un antiguo amor de juventud pondrá a prueba todas las certezas, y dudas, de una vida en común.

El director, pese a su juventud, da una lección de madurez y contención con una puesta en escena sencilla en la que, con una cámara invisible, cada plano nos muestra toda la información necesaria. Una pareja en el otoño de sus vidas, justo en el momento en el que los recuerdos son lo único a lo que agarrarse, se ve asaltada por un recuerdo que parecía olvidado. Sus respuestas emocionales serán muy distintas pero la alargada sombra del "¿qué habría pasado si?" nublará su tranquila existencia. Esto se consigue gracias a dos actores en estado de gracia que entregan sus actuaciones más destacadas hasta la fecha, a pesar de contar con una prolongada, y brillante, carrera a sus espaldas.

Parece injusto que Charlotte Rampling se esté llevando todo el reconocimiento, y no porque no haga un trabajo excepcional, sino porque Tom Courteney está totalmente a la altura, convirtiendo toda la película en un duelo interpretativo colosal. Pero si es la actriz quien se lleva más elogios es porque la película está contada desde su punto de vista, vamos conociendo los datos a la vez que ella, nos hacemos las mismas preguntas y nos enfrentamos a sus mismos temores.

La pregunta que realmente se hace Kate es ¿ha sido toda mi vida una farsa? ¿Nos hemos querido alguna vez o, simplemente, nos hemos acomodado el uno al otro? Lo mejor de todo es que el director no aclara la respuesta, nos deja con las mismas dudas que a Kate. Una muestra más de sutileza por parte de una película en las antípodas del gran estreno de la semana, 'Star Wars'. Pero que no se vea esto como un impedimento para ir a verla, son dos películas totalmente compatibles. Se puede ir al cine a pasártelo en grande y evadirte de la realidad, o a que te muestren ésta tal y como es. No en vano el propio Bergman prefería ver una de James Bond antes de irse a la cama...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.