www.diariocritico.com

> Crítica de la película

'Café Society': Un Woody Allen agradable y romántico, pero sin la magia de las grandes ocasiones
Ampliar

'Café Society': Un Woody Allen agradable y romántico, pero sin la magia de las grandes ocasiones

jueves 25 de agosto de 2016, 11:52h
Woody Allen ha dirigido casi 50 películas y el que esto escribe las ha visto todas. Se pueden dividir entre las obras maestras (unas cuatro o cinco), las buenas (la mayoría entre 1975 y 1995), las regulares (como la presente) y las malas (muchas de ellas en el siglo XXI). La última vez que una película de Allen recuperó la magia de su mejor periodo fue con 'Midnight in Paris', un viaje al Paris de los años 20, el lugar donde se encontraban buena parte de sus ídolos, Cole Porter, Scott Fitzgerald o Picasso. Con 'Café Society' quiere lograr algo parecido, llevando al espectador al Hollywood y al Nueva York de los años 30 para contar una fatalista historia de amor muy en la línea del escritor de 'El gran Gatsby' pero, a pesar de tener las mismas ideas de siempre, los mismos chistes y las mismas obsesiones falta algo fundamental: la magia.
No me malinterpreten, 'Café Society' no entra dentro de las peores películas de Woody Allen, su fotografía (a cargo del gran Vittorio Storaro) o un bonito final la salvan de esa categoría, pero tampoco podemos decir que sea de las buenas ya que, durante mucho tiempo, la película no consigue meternos por completo en la historia, siendo demasiado evidente que se está viendo una película de Woody Allen, con situaciones y personajes ya vistos antes, por ejemplo, en 'Días de radio', con su fascinación por los famosos y el 'glamour' en contraste con las vidas "bormales". En un momento de la película el personaje de Jesse Eissenberg (haciendo el papel que la mayoría de veces interpreta el propio Allen) le dice esto a su hermano neoyorquino sobre Hollywood: "Estoy medio aburrido, medio fascinado". Algo que se puede extrapolar a la misma película, por momentos todo te parece visto y repetitivo pero, a veces se cuela, una imagen, una frase, una mirada (Kristen Stewart, sí la de 'Crepúsculo' está especialmente fascinante) que te recuerda al mejor cine de Allen.

La película trata sobre Bobby Dorfman (Jesse Eisenberg), el sobrino de un poderoso agente y productor de Hollywood (Steve Carrell) que llega a la ciudad de las estrellas para ganarse la vida y termina enamorándose de la secretaria (Kristen Stewart) de su tío, sin enterarse de que, además, es también su amante. La película destila nostalgia por una época y una forma de vida, de vestir, de oír música. Muchas veces se nota demasiado esta carga de nostalgia, como si los propios gustos de Allen se impusieran a su historia, algo que se nota mucho en la intrusiva voz en off que pone el propio director. Tampoco la benefician los homenajes a otras películas clásicas como 'Casablanca' (una constante en el cine de Allen) o 'El apartamento', con esa secretaria enamorada del jefe indeciso sobre si abandonar a su mujer o no. Cuando esto pasa la película se resiente, porque no juega en la misma liga que las citadas. Su historia de amor es bonita y melancólica pero no llega a desatar las emociones de aquellas obras maestras.

En definitiva, 'Café society' es una película agradable y romántica, pero sin la magia de las grandes ocasiones. Un Woody Allen menor pero tampoco desastroso.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios