www.diariocritico.com
'La venganza de Jane': Jane tiene una pistola... pero le sirve de bien poco
Ampliar

'La venganza de Jane': Jane tiene una pistola... pero le sirve de bien poco

viernes 06 de mayo de 2016, 13:55h
El título original de esta problemática película es 'Jane got a gun' (Jane tiene una pistola). Supuestamente iba a ser un 'western' feminista con el que Natalie Portman, protagonista y productora, iba a hacer su particular 'Johnny Guitar' pero al final la película se queda en tierra de nadie. No funciona como historia de amor, su triángulo amoroso está pillado por los pelos, ni como 'western' crepuscular. Tampoco se le ve el feminismo por ningún lado, con una protagonista que se pasa toda la película (hasta el final) al servicio de los dos hombres de su vida. Jane tiene una pistola... pero le sirve de bien poco, sería un título más acertado.
El argumento de la película se ha visto repetidas veces en un 'Western', una banda de temibles forajidos va a llegar a algún lugar y arrasar con él. En el caso que nos ocupa la banda de los Bishop quiere saldar cuentas pendientes con Bill Hammond y su mujer. Tras dejar seriamente herido a Bill, Jane, su mujer, buscará la ayuda de un antiguo amante para que la ayude a defender su hogar. Antes dejará a su hija al cuidado de una vecina y se pondrá a las órdenes de su despechado ex amante. A lo largo de unos cuantos 'flash-backs' nada bien realizados nos iremos enterando de la relación que tenía Jane con su antiguo amante y de cómo terminó en brazos de Bill.

El resultado es un intento de cruzar un 'western' clásico, léase 'Solo ante el peligro' con un romance de época (Guerra Civil norteamericana) tipo 'Cold mountain' que se queda en tierra de nadie. Tampoco queda clara su apuesta por el tono crepuscular de las películas de Peckinpah o Eastwood, con un argumento y unos personajes más propios del 'western' clásico de John Ford y Howard Hawks. Viendo la película parecen evidentes los múltiples problemas por los que ha pasado la producción, que ha durado unos tres años, ha cambiado a gran parte de su reparto y su director, que en principio estaba pensado que fuera Lynne Ramsay, la que le iba a dar el punto de vista femenino pero que, finalmente, se retiró y fue sustituida por Gavin O'Connor. El director de 'Warrior' fracasa estrepitosamente y no logra encontrarle el punto a su película. Está llena de escenas cliché del género, como figuras cabalgando sobre magníficos atardeceres y disparos a botellas para probar la puntería, pero no ha logrado entender la grandeza ni el misterio del género. Es una película que quiere ser un 'western' más que un 'western' por sí mismo.

Del tan cacareado asunto del feminismo la película solo se puede entender como feminista si, como tal, entendemos una película protagonizada por una mujer. Jane no funciona ni como pistolera, ni como madre. Siempre busca la ayuda de un hombre para resolver sus problemas y, como madre, deja mucho que desear, solo hay que ver el bochornoso final.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios