www.diariocritico.com
Las 10 mejores películas musicales de la historia
Ampliar

Las 10 mejores películas musicales de la historia

jueves 12 de enero de 2017, 13:34h
Esta semana se estrena 'La ciudad de las estrellas (La la land)' una película que, por enésima vez, viene para recuperar el musical. Aprovechando el momento vamos a repasar diez de las películas más icónicas del género, sin olvidarnos de sus grandes nombres Donen, Kelly, Minnelli, Astaire o Fosse, pero dando cabida a experimentos como 'Nashville' o renovadoras como las incursiones pop de los Beatles en el género. (Al final se incluyen otros 20 títulos a destacar)

1. Cantando bajo la lluvia



La felicidad hecha cine. 'Cantando bajo la lluvia' no es solo el mejor musical de todos los tiempos sino una de las diez mejores películas de la historia. Mucha gente tiende a reducir esta película al icónico baile de Gene Kelly mientras llueve pero cada minuto de los 102 que la componen es igual de divertido, emocionante y acogedor. Desde el 'Make ´em laugh' de Donald O'Connor al 'Buenos días' más maravilloso que se ha dado nunca, sin olvidar el momento 'Moses' o la increíble escena de baile entre Kelly y Cyd Charisse. Y eso es solo nombrando sus momentos musicales porque en esta película funciona todo, desde los momentos cómicos, Jean Hagen está estupenda como Lina Lamont, hasta los más románticos entre Kelly y la recientemente desaparecida Debbie Reynolds. Los médicos deberían recetarla como el bálsamo perfecto contra la depresión.

2. Melodías de Broadway 1955



Fred Astaire intepreta a Tony Hunter, una estrella de los musicales envejecida que tuvo su momento de gloria durante los años 30, y Cyd Charisse a Gabrielle Gerard, una bailarina de ballet a la que quieren convertir en estrella. O lo que es lo mismo, Fred Astaire se interpreta a sí mismo y Charisse también, como consecuencia no es que estén bien en sus papeles, es que son sus papeles. Si Minnelli hubiera convencido a Orson Welles para que interpretara a Jeffrey Cordova tendríamos el círculo completo. 'Melodías de Broadway 1955' es un musical maravilloso, con números inolvidables (del baile más elegante jamás filmado, 'Dancing in the dark', a uno de los más divertidos, 'Triplets', sin olvidar dos de los más icónicos, 'That's entertainment' y 'Girl Hunt Ballet', en el que se basaría Michael Jackson para el vídeo de 'Smooth criminal') pero también uno de los más reales, dándole a Astaire la película que el mundo necesitaba. Años antes Preston Sturges había rodado la esencial 'Los viajes de Sullivan' en la que defendía el valor de la comedia y el escapismo para la gente que peor lo estaba pasando. 'Melodías de Broadway 1955' es, en cierto modo, un homenaje a todo este tipo de cine, a las películas de Astaire y Ginger Rogers durante la Gran Depresión que servían para aliviar las penas durante un breve, y feliz, momento. A la importancia del espectáculo como teatro de sueños donde vencer, por un breve y mágico instante, a las miserias.

3. Las zapatillas rojas



De todos los grandes directores de cine clásico, la pareja formada por los británicos Michael Powell y Emeric Pressburger es una de las más injustamente olvidadas. 'Las zapatillas rojas' es su obra cumbre y una de las mejores películas de la historia. Se trata de una película practicamente perfecta en la que se cuenta una historia dentro de una historia, en concreto se mete en las bambalinas de una compañía de danza y de su obra más importante, una adaptación del cuento de Hans Christian Andersen, 'Las zapatillas rojas'. Toda la historia y los personajes están cuidados al detale, pero el foco se pone en el trío protagonista, la baiarina pelirroja Moira Shearer, que interpreta a Vicky Page, Marius Goring, como el joven compositor Julian Craster y Anton Walbrook, bordando el papel de Boris Lermontov, el director de la compañía, una especie de demiurgo maquiavélico basado parcialmente en el coreógrafo ruso Sergei Diaghilev, a la vez que el papel de Shearer y su relación con Lemontov está inspirada en el legendario Nijinsky. Se podría decir que 'Las zapatillas rojas' es la película que saldría si el personaje de Jeffrey Cordova de 'Melodías de Broadway 1955' lograra llevar correctamente sus ambiciosos sueños artísticos a la pantalla. O dicho de otra forma si los musicales de la MGM son puro 'entrtenimiento' el de Powell y Pressburger es Arte, con A mayúscula.

4. Cabaret



Cuando el género parecía totalmente en desuso y agotado, su coreógrafo más renombrado se puso tras la cámara y le devolvió el esplendor perdido, logrando con ello colocar su nombre a la altura de los dos directores más importantes del mismo, Stanley Donen y Vincente Minnelli. Bob Fosse convierte en una estrella a alguien que era genéticamente perfecta para triunfar en este campo, una Liza Minnelli cuyos padres, Vincente y Judy Garland, pueden optar al título de mejor director del género y estrella definitiva del mismo. Joel Grey nos da la bienvenida al Berlín de principios de los años 30 y nos muestra el irrefrenable ascenso del nazismo. Increíble la escena en la que un miembro de las juventudes hitlerianas, encarnado por el prototipo de perfección de la raza aria, canta el 'Tomorrow belongs to me' siendo poco a poco acompañado por la enfervorecida masa, terminando con la frase del personaje de Michael York: "¿Todavía piensas que los podéis controlar...?"

5. El Mago de Oz



Si al cine musical siempre se le ha considerado escapista, entonces 'El Mago de Oz' es escapismo dentro del escapismo. Una niña vive en la rural y gris Kansas y sueña con salir de allí y llegar "más allá del arco iris". Un tornado hará sus sueños realidad y la llevará junto a su perrito al mágico mundo de Oz. Hollywood entrega el cuento de niños definitivo y demuestra su amor por lo excéntrico, lo brillante y lo diferente. Siguiendo el camino de baldosas amarillas se siguen descubriendo muchas cosas maravillosas.

6. Nashville



Robert Altman es un género en sí mismo, si cuando hizo un 'western' hizo uno tan absolutamente personal como 'Los vividores', no fue una sorpresa que su mirada al musical fuera tan original. Y es que 'Nashville' es una película musical, no en vano hay casi una hora de canciones, pero no es un musical al uso. Aquí los actores no cantan sus diálogos sino canciones, no hay bailes coreografiados sino una radiografía en mosaico de la escena musical country de su meca, Nashville, además de ser eso que se llama "un reflejo de su época". Varios personajes recuerdan a algunas de las estrellas de la música country como Loretta Lynn, Lynn Anderson o Kris Kristofferson pero 'Nashville' va mucho más allá de la música y se convierte en una alegoría de América a través de sus múltiples personajes. De la América que decide las elecciones, de la que se encuentra en el amplio espacio que separa Nueva York de Los Ángeles.

7. Un americano en París



'Un americano en París' tiene todos los tópicos posibles sobre la ciudad de la luz y el amor (ven, me estoy contagiando) que nos ha ido dando Hollywood a lo largo de los años. ¿Importa algo? Ni lo más mínimo. Un Gene Kelly pletórico frente a la cámara y un Minnelli totalmente inspirado detrás de ella, hacen que amemos al reflejo más que a la realidad. Sus maravillosos números de baile, en parte inspirados por 'Las zapatilas rojas', y la música de George Gershwin la elevan por encima de su romántico y visto guión. Una película que contagia vitalidad.

8. Empieza el espectáculo (All that jazz)



'All that jazz' es el particular '8 1/2' de Bob Fosse, una película totalmente autobiográfica en la que Roy Scheider da vida al 'alter ego' del director, Joe Gideon, y en el que van deambulando varios personajes modelados sobre las personas de la vida de Fosse, desde su ex mujer a su actual amante, un papel al que daba vida Ann Reinking que se interpretaba a sí misma en la pantalla, no sin antes (en una prueba más del fuerte caracter de Fosse) tener que pasar por una audición. Stanley Kubirck la llamó "la mejor película que había visto" tras su estreno en 1979, lo que seguro puso una sonrisa en la boca de alguien con tanto ego como Joe Gideon/Bob Fosse.

9. Qué noche la de aquel día (A hard day's night)



Una película cuya importancia histórica es abrumadora. Richard Lester y los Beatles inventan el vídeo musical y meten el lenguaje de la Nueva Ola y el pop en el cine comercial. Llamarla soplo de aire fresco se queda corto, y es que solo con el momento 'Can't buy me love' lograron insuflar nueva vida al lenguaje audiovisual. Pero es que, además, los de Liverpool demostraron ser unos tipos bastante divertidos, siendo considerados una influencia por los propios Monty Python, siendo una especie de hermanos Marx de la era pop. Lo mejor de las películas de los Beatles es que fueron como documentales, durante sus cortos años de trayectoria sus películas actuaron como reflejo de lo que pasaba en la banda. 'A Hard Day's Night' es la que documenta perfectamente la explosión de la 'beatlemania'. Las carreras huyendo de las fans, la ajetreada vida de un grupo pop, de concierto en concierto, de actuación a entrevista y vuelta a empezar. Todo ello sazonado por una visión individualizada de cada uno de ellos. Richard Lester, director, y Alan Owen, guionista, quedaron prendados del carisma de los 'fab four' y pasaron un buen tiempo con ellos estudiando su forma de hablar o su particular humor. Al final se puede ver 'A hard day´s night' como una alocada comedia 'free cinema' o como un documental en primera persona del ascenso al estrellato de los Beatles. Hollywood tomaría nota y en un par de años ofrecerían su propia versión de la película, la serie de los Monkees. Claro que (esto es Hollywood) los Monkees fueron un grupo inventado y creado ex profeso para la serie.

10. Hedwig and the angry inch



La historia de un transexual alemán del Este, con sueños de convertirse en una estrella de rock, al que al realizarle la operación de cambio de sexo le dejan, en lo que debería ser su vagina, "una pulgada cabreada" es una de las películas que mejor transmite el espíritu del rock´n´roll, ya sea en la escena del baile del joven Hedwig o en cada una de sus actuaciones en directo. John Cameron Mitchell hace una alegoría sobre lo que somos, lo que buscamos y cómo nos aceptamos a nosotros mismos, mientras consigue transmitir toda la rabia y energía propias del género.

Otras 20 imprescindibles:

Siempre hace buen tiempo
Granujas a todo ritmo
Los paraguas de Cherburgo
The Rocky Horror Picture Show
West side story
Sombrero de copa
Las señoritas de Rochefort
Pesadilla antes de Navidad
Las girls
Moulin Rouge!
Grease
Cita en San Luis
Yellow Submarine
Bailar en la oscuridad
Un día en Nueva York
Hair
Mary Poppins
New York, New York
Ellos y ellas
El libro de la selva

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios