www.diariocritico.com
Las 10 mejores películas infantiles

Las 10 mejores películas infantiles

viernes 26 de marzo de 2021, 17:45h

Seguimos con el repaso que vamos haciendo a algunas de las películas más importantes de la historia por géneros, y llega el momento de hablar de las películas infantiles, esas películas hechas para los más pequeños pero que, cuando están bien hechas, los adultos pueden disfrutar por igual (o incluso más) dándole una lectura totalmente distinta. Como ya había hablado de mis películas animadas favoritas, he decidido centrarme en las películas infantiles no animadas, siguiendo un orden cronológico que nos lleva del fantástico mundo de Oz al colegio Hogwarts de magia.

El Mago de Oz (1939)

¿Qué niño no ha deseado que el aburrido y gris mundo de los adultos se convirtiera en un maravilloso mundo de fantasía a todo color? Claro que ¿qué niño no ha sentido pavor al no poder regresar de ese sitio? 'El Mago de Oz' juega perfectamente con las fantasías y las inseguridades de los niños, aunque su mundo de evasión vale para cualquier adulto encerrado en un mundo triste y aburrido. Es excéntrica e inquietante, a la vez que kitsch y alocada, dejar Kansas por Oz es un viaje que cualquier niño debería experimentar, al menos, una vez en la vida. No lo duden y dejen que sigan el camino de baldosas amarillas.

El globo rojo (1956)

Un mediometraje, apenas 36 minutos, sin apenas diálogo, dirigida por Albert Lamorisse, con su hijo Pascal, de 4 años, como protagonista, puede que sea la película infantil más bonita y tierna de todos los tiempos. Rodada como si fuera una película neorrealista de De Sica pero llena de fantasía e imaginación. Un niño encuentra un globo, o un globo encuentra un niño, y se hacen inseparables recorriendo las calles de París entre poesía fílmica y un mensaje utópico de solidaridad y generosidad. En su maravilloso final se puede ver la idea de la que parte otra gran película para toda la familia, el 'Up' de Pixar.

Mary Poppins (1964)

'Mary Poppins' es irresistible y cuenta con varios números musicales geniales, pensados para grabarse en la cabeza de los más pequeños para siempre. Es cierto que Poppins, y un poco Julie Andrews, es también un poco cursi y almibarada (aunque no llega a niveles 'Sonrisas y lágrimas') pero la podemos perdonar todo por enseñarnos a decir "Supercalifragilísticoespialidoso". Dick Van Dyke nunca estuvo mejor que en esta película y la forma en la que se combinan los dibujos animados con los protagonistas es maravillosa abriendo el camino para '¿Quién engañó a Roger Rabbitt?'.

La bruja novata (1971)

La señorita Fletcher, digo Angela Lansbury, es una bruja sin tiempo para perder con unos niños londinenses, evacuados por los bombardeos nazis. Eso sí, cuando los malvados por antonomasia asomen la cabeza en el pueblecito costero en el que viven su magia será fundamental para vencerlos. Esta película es como la prima del pueblo de 'Mary Poppins', pero quien la viera de pequeño no podrá olvidar nunca los maravillosos viajes que se pueden hacer sin bajarse de la cama...

Un mundo de fantasía (Willy Wonka y a fábrica de chocolate) (1971)

Olvídense de la irregular versión que hizo Tim Burton en 2005, Gene Wilder es el verdadero Willy Wonka y esta adaptación de la popular obra de Roald Dahl sabe sacar partido del humor excéntrico y anárquico de su autor, no en vano es Dahl el propio guionista de la película. Una película en la que fantasía, magia y sensiblería se mezclan con una buena dósis (totalmente recubierta de azúcar, eso sí) de sarcasmo.

E.T., el extraterrestre (1982)

'E.T.' es la película que mejor define a su autor, Steven Spielberg, es emotiva, infantil, imaginativa y tiene varias escenas que solo podría haber rodado alguien con celuloide corriendo por sus venas, como ese icónico momento en el que una bicicleta sobrevuela la silueta de la luna. Para entender lo grande que es esta película haríamos bien en recordar lo que dijo el director de la película que le arrebató el Oscar como Mejor Película, un sorprendido Richard Attenborough, que competía con 'Gandhi', que dijo: "Estaba seguro de que 'E.T.' iba a ganar. Es inventiva, poderosa y maravillosa. Yo hago películas mucho más mundanas". Puede que, como le pasa al director, muchos tengamos síndorme de Peter Pan pero volver a ver 'E.T. el extraterrestre' es como volver a ser niño (el sentimentalismo también se pega).

La historia interminable (1984)

Una superproducción europea para llevar a la gran pantalla la novela de Michael Ende, Wolfgang Petersen, que venía de rodar 'Das Boot (El submarino)', se pone detrás de la cámara y entrega una película con un maravilloso (aunque algo acartonado a ojos de hoy) diseño de producción para dar vida a una película oscura (la muerte de Ártax, el caballo de Atreyu, puede que sea uno de los momentos más traumáticos de toda esta lista), pero apasionante. Además ¿qué niño no ha querido acabar siendo el héroe del libro que está leyendo y terminar montado a lomos de un dragón?...

Dentro del laberinto (1986)

El director, Jim Henson, es el creador de 'Barrio Sésamo', los Teleñecos y los Fragel, el guionista, Terry Jones, es uno de los Monty Python, el productor, George Lucas, es el creador de 'La Guerra de las Galaxias', el animador, Frank Oz, es el responsable de 'Cristal Oscuro' y el tipo detrás del Monstruo de las Galletas o Yoda, y, por último, el malo es ¡David Bowie! No podía salir nada mal con tanto talento detrás y, oh sorpresa, no lo hizo. 'Dentro del laberinto' es un viaje mágico y encantador en el que a los niños no se les trata como imbéciles y las cosas no son lo que parecen. También es esa película sobre ese aterrador momento en el que un niño deja atrás su niñez.

La princesa prometida (1987)

Puede que con las películas de superhéroes los niños ya no quieran ser espadachines, pero basta que vean una única vez esta película o se lean el maravilloso libro de William Goldman, para que cualquiera sueñe con ser el pirata Roberts o Iñigo Montoya. Rob Reiner ya había demostrado sus dotes para la comedia con la genial 'This Is Spinal Tap' y Goldman le pone en bandeja un guión maravilloso, al que se une un reparto que parece que hubiera nacido para interpretar esta película, desde su carismática pareja protagonista, Cary Elwes y Robin Wright, pasando por André el Gigante o Mandy "Tú mataste a mi padre" Patinkin, hasta llegar a ese abuelo y a ese nieto que son, respectivamente, el que cuenta la historia y el que la oye, que no son otros que Peter 'Colombo' Falk y Fred Savage, poco antes de convertirse en Kevin Arnold en 'Aquellos maravillosos años'. Una película que enseña, como dice el abuelo, que aunque la vida está muy lejos de ser justa, siempre se agradece un cuento en el que los buenos acaben triunfando y los malos reciban su merecido (y si entre medias hay unas cuantas carcajadas y unas cuantas escenas memorables, mucho mejor).

Harry Potter y la piedra filosofal (2001)

Una película totalmente fiel al espíritu del maravilloso libro de J.K. Rowling, Steve Kloves hace un buen trabajo en el guión, aunque el mayor logro está en un reparto que fue un verdadero acierto, desde los profesores, Alan Rickman, Richard Harris o Maggie Smith, hasta ese trío protagonista que formaron Daniel Radcliffe, Rupert Grint y Emma Watson, unos actores a los que les costará dejar atrás el peso que acarrean Harry, Ron y Hermione. Eso sí, aunque esta primera entrega puede que no sea la más destacada de la serie, un puesto reservado para 'El prisionero de Azkabán' de Cuarón, sí que es la más recomendada para los más pequeños y una perfecta introducción para ese mundo de magia y fantasía que tan bien supo representar esta saga.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios