www.diariocritico.com
'Thor: Ragnarok': el dios del Trueno suelta chascarrillos
(Foto: Marvel)

'Thor: Ragnarok': el dios del Trueno suelta chascarrillos

Parece claro que, a pesar de que en su momento la crítica las puso por las nubes, todos estamos de acuerdo, los que las vimos y los que las hicieron (según el mandato de otros) que las dos primeras películas de Thor eran un tostón bastante interesante. Así que desde Marvel han decidido convertirla en el único producto decente que han sacado últimamente, 'Guardianes de la Galaxia'. Así que pasen y vean, 'Thor: Ragnarok', el Dios del Trueno suelta chascarrillos' o como tu superhéroe favorito intenta copiar los chistes de otros.

Así que vayamos por partes, ¿cómo podemos hacer una copia más o menos descarada de 'Guardianes'? Pues convirtiendo a Thor en Peter Quill y hacerle un supergrupo calcado, poniendo básicamente a los mismos personajes, Tessa Thompson hace de Zoe Saldaña, Hulk se queda como el pringado de Drax y como no tenemos un árbol que gruña y una rata avispada, metemos un hombre roca y un insecto con cuchillas. El colmo de la originalidad, la diversión absoluta.

Ya que hemos copiado el argumento, tampoco nos vamos a poner espléndidos visualmente. A pesar de contar con un presupuesto monumental, no hay en toda la película un solo plano original, todo parece sacado de otros sitios, un poco de 'La Guerra de las Galaxias', otro de 'El Señor de los anillos', una pizca de 'Guardianes de la Galaxia', un look sacado directamente de 'La Cenicienta' de Disney (o de esa nueva versión que fue 'Maléfica'). Pero nos lo quieren hacer pasar con esas píldoras de humor que tanto gustan a los fans, lo malo es que después de repetirlas tantas veces cansan. Así es normal que el mejor momento llegue parodiando el único gran chiste de la primera película de 'Los Vengadores', ese en el que aparecían Hulk y Loki.

El tono claramente paródico no pega para nada con gran parte del argumento, las escenas en las que aparece Idris Elba parecen sacadas de una película distinta de las de Thor, tampoco cuadran las apariciones graves de Hopkins/Odín con el tono cómico que intentan crear entre sus hijos. Pero, como no se toman en serio y piensan que todo es una broma, nos tiene que parecer estupendo, si hasta sale Jeff Goldblum poniendo caras divertidísimas… Y funciona, la mayoría de críticas la están poniendo muy bien.

Básicamente admitiendo que la película es el equivalente fílmico de la comida basura un crítico comenta que "tanto las bromas como las peleas (...) son excelentes, así que tanto si vas a las películas de superhéroes por el llamativo escapismo como por la acción emocionante, conseguirás que tus refrescos gigantes hayan valido la pena". Y no me entiendan mal soy de los primeros que, de vez en cuando, no se puede resistir y se va a comer algo al burguer pero lo que desde luego no hago es ir por ahí diciendo que he comido en el Bulli. Además, si quieren que disfrutemos de verdad nuestros refrescos gigantes, por lo menos deberían dejarnos utilizar el mando de la consola, porque si no parece que estamos viendo la demo de un juego de acción en las escenas de peleas y un episodio de 'No te rías que es peor' con las bromas.

También parece haber unanimidad en que es la mejor película de esta saga (la de Thor, no la de las otras 27 a las que pertenece), pero es que claro, comparada con las otras películas de Thor, esas en las que sí se tomaban medio en serio, este Ragnarok parece incluso buena. Y lo sería si no fuera porque no es más que una imitación de los puntos fuertes de otras películas sin un gramo de vida propia.

'Thor: Ragnarok': el dios del Trueno suelta chascarrillos
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.