www.diariocritico.com

> Crítica de la película

'Toni Erdmann': una película que no sólo hace reír sino también pensar
Ampliar

'Toni Erdmann': una película que no sólo hace reír sino también pensar

jueves 19 de enero de 2017, 12:59h
La directora alemana Maren Ade entrega una comedia de autor en la que las risas duelen y los momentos trágicos te sacan una sonrisa. A pesar de un argumento no demasiado original, sobre la distante relación entre un padre y una hija que parecen totalmente opuestos, cada momento de la película sorprende, logrando darle un punto de vista totalmente original.
La película comienza presentándonos a Winfried, un profesor de música de unos 60 años con un punto de bufón, al que le gustan las bromas y contrarrestar las dificultades de la vida con humor. Está divorciado y tiene una hija treintañera con la que está algo distanciado. Cuando tras una tragedia personal decida sorprenderla e irse a visitarla a Bucarest, el lugar en el que trabaja para una prestigiosa consultora, dará un vuelco a su vida. Ella es una mujer centrada exclusivamente en su trabajo, muy profesional, incapaz de relajarse ni siquiera con un masaje, tomando drogas o practicando sexo. Su vida solo funciona a nivel profesional y es como una autómata incapaz de desconectar. Cuando tras el fracaso de su visita, su padre decida inventarse a Toni Erdmann, un personaje totalmente estrafalario, su vida será puesta del revés. Así contado puede perder parte de la frescura, originalidad y mala leche de la que la dotan su guionista y directora, Maren Ade, y dos actores en absoluto estado de gracia, Peter Simonischek y Sandra Hüller.

Sus 162 minutos se hacen cortos y permiten dar profundidad y espacio a sus dos personajes principales, no siendo una película de blancos y negros, sino de grises. Ambos tienen sus defectos y sus cualidades y, a pesar de que aprenden cosas durante su metraje, es bastante probable que los sigan teniendo después de terminada la película. Y es que ninguno de los dos tiene la respuesta para esa complicada pregunta que le hace Winfried a su hija al poco de llegar a Bucarest "¿Eres feliz?". Solo sabemos que, a pesar de todo, lo van a seguir intentando.

Dentro de una película sin ningún bajón, lo que es todo un éxito si tenemos en cuenta que se acerca a las tres horas de duración, 'Toni Erdmann' tiene varias secuencias memorables, como el momento en el que Winfried/Toni logra recuperar la antigua relación que tenía con su hija, cuando interpretan juntos el 'Greatest Love of All' de Whitney Houston en la casa de una sorprendida familia rumana. No hay premios suficientes para Hüller para esos momentos. La actriz también es protagonista del otro gran momento de la película, protagonizando el desnudo más divertido, e incómodo, que yo recuerdo en una película. Risas que se convierten en lágrimas con una escena catárquica. Lo bueno es que Ade no busca la salida fácil o el sentimentalismo, no busca reconfortar al espectador sino mostrar una realidad. Cuando todo termina, ambos personajes podrán añadir uno de esos momentos para guardar de los que no te das cuenta cuando pasan pero tendrán que seguir lidiando con las dificultades y las desilusiones del día a día, uno lo hará con unos dientes postizos, la otra con sus llamadas imaginarias.

El único problema con esta película es que tendrá un 'remake' en Hollywood donde pondrán al típico actor gracioso haciendo de Winfried/Toni y se centrarán solo en hacernos reír, olvidando las aristas, la incomodidad y que lo más importante de esta película no es que haga reír sino que hace pensar.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.