www.diariocritico.com
Morenito lancea a la verónica al toro al que cortó una oreja
Morenito lancea a la verónica al toro al que cortó una oreja

San Isidro: oreja para el toreo preciosista de Morenito en mala corrida del Ventorrillo

> Sin opciones para Eugenio de Mora y Román

viernes 12 de mayo de 2017, 09:55h

La primera oreja de la Feria llegó pronto, al segundo festejo, y como premio a una faena preciosista de uno de los coletudos con mayor carga artística, pero que no acaba de estallar: Morenito de Aranda. Que tuvo la suerte de que le correspondiera no el mejor, sino el toro menos malo de un descastadísimo encierro de El Ventorrilo. Ante el que se estrellaron sus compañeros de terna, Eugenio de Mora y Román.

La codicia de ese quinto bicho, un negro salpicado aplaudido de salida por la belleza y galanura de su estampa, eso es trapío, la aprovechó el de Aranda con unas inmarcesibles verónicas de recibo aprovechando el buen tranco de ‘Cetrero’, que así se llamaba el animal. Cumplió en varas, aunque sin ser muy picado, como toda la corrida, y siguió con movilidad y codicia.

Morenito lo vio claro y le dio distancia para embrocarlo en la muleta en cortas series de redondos, porque su enemigo a partir del tercero se desentendía del trapo, con algunos enganchones y excelentes pases de pecho barriendo el lomo del animal. Siempre en el platillo, Morenito sacó un par de series de mayor enjundia y preciosismo con mayor temple para aguantar ese punto de violencia de 'Cetrero'.

Lo intentó por la izquierda pero el burel empezó a rajarse y por ese pitón no tomó ni uno estimable, por lo que el matador, siempre con mucha verdad, cruzado y encunado, le extrajo otro par de series en redondo rematadas con varias sabrosas trincherillas. No hubo la explosión que se barruntaba pero tras un pinchazo agarró una buena estocada y paseó un trofeo. Su capacidad artística la había dejado patente también respondiendo por verónicas vistosas al quite no menos vistoso que había hecho Román en su turno en el segundo de la tarde. Con la flámula, el animal sólo le dejó algún destello falto de emoción.

Dentro del desastre de este hierro otrora interesante, pese a ser Domecq, el de Aranda se había salvado con su lote. Porque el resto de los bichos eran la antítesis del toro de lidia: toros basura sin un mililitro de casta en su sangre. Frente a ellos, dos sembradores sin cosecha tan necesitados de un aldabonazo en la cátedra para recoger contratos, el veterano Eugenio de Mora y el joven Román, se estrellaron sin remisión.

El toledano, porque dos no riñen si uno no quiere, ya que ninguno de su lote, que mansearon y se negaron a embestir, le dio opciones. El valenciano porque bastante hizo con intentarlo en todas las distancias y las querencias frente a dos animales noblotes pero que iban siempre con la carota alta y defendiéndose. Incluso el que cerró festejo le volteó para quitárselo de enmedio y ni siquiera le buscó en el suelo.

Finalmente La desilusión ensombreció las faces de ambos coletudos y no por jindama, sino por decepción al ver cómo, sin ninguna culpa, se les iba una oportunidad como ésta, la única que podría darles contratos. Así es la Fiesta. O así la han llevado a ser sus mandamases.

FICHA

Toros de EL VENTORRILLO, de buena presencia pero mansos y muy descastados salvo el codicioso 5º, aunque nobles; justos de fuerzas. EUGENIO DE MORA: silencio tras dos avisos; silencio. MORENITO DE ARANDA: ovación tras aviso; oreja. ROMÁN: silencio tras aviso; silencio. Plaza de Las Ventas, 12 de mayo. 2ª de Feria. Dos tercios de enttrada.

CRÓNICA DEL FESTEJO ANTERIOR

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios