www.diariocritico.com

El gran músico actúa en el escenario de la Fundación el viernes día 31

Javier Ruibal se aflamenca para hacer el paseíllo en la legendaria Casa Patas (vídeo con una canción en directo)

Javier Ruibal se aflamenca para hacer el paseíllo en la legendaria Casa Patas (vídeo con una canción en directo)

lunes 20 de enero de 2020, 17:15h
Es lo que tiene poseer un sello y vitola propios que nunca se aleja del flamenco como denominador común. Es lo que tiene ese Premio Nacional de la Música que lleva varias décadas cabalgando en su talento, su creatividad y su independencia. Es lo que tiene el gran Javier Ruibal, quien, una vez más, va a hacer el paseíllo en la legendaria Casa Patas -algo así como Las Ventas del cante-, donde ya sabe lo que es cortar las orejas y el rabo virtuales. La cita, imprescindible, es el viernes 31 de este mes de enero.

El propio Javier Ruibal además de ser un magnífico intérprete -con un directo inmejorable en el formato que sea- y compositor, es a la vez un excelente guitarrista, instrumento que domina a la perfección. Y con el que hará el paseíllo en el ruedo musical de la sala García Lorca de la Fundación Casa Patas. Así lo comenta a Diariocrítico con su indudable, y gaditano, sentido del humor, al cuestionarle sobre lo que significa voler a 'atorear' en este templo.

"Pues siempre se siente uno un debutante cuando vas sin picadores.Aunque conozcas la plaza y esté el respetable de tu parte, hay que citar de frente y sin mirar al tendido.El viejo oficiante sabe que los ayudados por alto y el desplante desairando al morlaco, son recursos ordinarios de quien se ha olvidado que no se viene a esto a presumir sino a regalar".

Un subalterno de lujo para hacer inolvidable la actuación

Por supuesto que Ruibal tirará de su repertorio, ese que "los aficionados ya conocen, así como el modo de componer la faena", pero que aún así, cual remata, "siempre esperan el lance mágico que haga inolvidable el festejo". Además, contará junto a su inseparable guitarra con un subalterno de lujo, habitual en su cuadrilla, el fabuloso Diego Villegas con su armónica, saxo, flauta, clarinete y lo que le echen.

"Procuraremos, mi cómplice y yo, que no nos echen los toros al corral y aplaudan a las mulillas.No en balde, sin arte, no hay fiesta sino una bulla ruidosa, un quiero y no puedo, una sosería impropia del escalafón que nos hemos ganado en tantas ferias y en tantos años", afirma Ruibal al respecto. De modo que no es de extrañar que su estocada verbal de despedida sea rotunda respecto al futuro: "Pues seguir lidiando mientras haya salud y Dios reparta suerte". Y olé.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios