www.diariocritico.com

Mascarillas filtrantes también llamadas autofiltrantes: cómo reconocerlas

Mascarillas filtrantes también llamadas autofiltrantes: cómo reconocerlas
Ampliar
(Foto: Verónica Povedano / Pool Congreso de los diputados)

El Colegio de Enfermería de Madrid recuerda que no debemos bajar la guardia de la precaución ni de la prevención, ni mucho menos, esperar a que la situación de repuntes se agrave por no tomar las decisiones adecuadas a tiempo.

La actual situación en la que los ciudadanos estamos obligados a utilizar mascarillas aconseja conocer las diferentes opciones y los usos adecuados que debemos dar a cada una de ellas.

El Consejo General de Farmacéuticos en su informe técnico de Mayo sobre la utilización de Mascarillas define los diferentes tipos entre ellos las filtrantes

Mascarillas filtrantes también llamadas autofiltrantes

Contienen un filtro de micropartículas gracias al cual pueden proteger al usuario de la mascarilla frente a la inhalación de contaminantes ambientales –en partículas o aerosoles– tales como agentes patógenos, agentes químicos, antibióticos, citostáticos, etc. No protegen frente a gases o vapores, si bien existen máscaras con filtros específicos para esos casos.

Las mascarillas autofiltrantes se consideran Equipos de Protección Individual (EPI), regulados por el Reglamento (UE) 2016/425 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de marzo de 2016, relativo a los equipos de protección individual y se rigen bajo la normativa europea UNE-EN 149. Se clasifican en base a su rendimiento en:

  • FFP1

    (filtro de partículas tipo P1): tienen una eficacia de filtración mínima del 78% y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 22%. Suelen emplearse frente a partículas de material inerte, y no se recomiendan para uso médico.
  • FFP2

    (filtro de partículas tipo P2): tienen una eficacia de filtración mínima del 92% y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 8%. Se utilizan frente a aerosoles de baja o moderada toxicidad.
  • FFP3

    (filtro de partículas tipo P3): tienen una eficacia de filtración mínima del 98% y un porcentaje de fuga hacia el interior máximo del 2%. Se utilizan frente a aerosoles de alta toxicidad.

Las mascarillas autofiltrantes pueden tener o no una válvula de exhalación para reducir la humedad y el calor dentro de la mascarilla, proporcionando una mayor comodidad al usuario y ofreciendo la sensación de una menor resistencia respiratoria. Estas mascarillas con válvula no deberían utilizarse en ambientes estériles, ni tampoco en el caso de pacientes infectados con COVID-19, ya que podrían transmitir el virus a través de la válvula, salvo en el caso de que la válvula estuviera protegida a diseñada para evitar dicha transmisión hacia el exterior.

Estas mascarillas filtrantes FFP2 y FFP3 van a proteger por tanto al usuario frente a la infección COVID-19. Además, podrían evitar la transmisión desde el usuario hacia el exterior, en caso de que estuvieran diseñadas para ello.

Deben reservarse para profesionales sanitarios que atiendan a personas infectadas por SARS-CoV-2, y en especial, las FFP3 para aquellas situaciones en las que se generen aerosoles que favorezcan el contagio, como en caso de intubación traqueal, lavado broncoalveolar, o ventilación manual.

Diariocritico trabaja con Amazon afiliados.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios