www.diariocritico.com
Los 10 mejores discos de Elvis Presley
Ampliar

Los 10 mejores discos de Elvis Presley

sábado 19 de agosto de 2017, 09:58h
Este miércoles se cumplieron 40 años de la muerte de Elvis Presley, el máximo responsable de la propagación mundial del virus del rock and roll y, posiblemente, el mejor intérprete de canciones de la historia. Para recordar como es debido su figura vamos a repasar 10 de sus álbumes más emblemáticos, siguiendo su camino desde sus inicios en Memphis, Tennessee, hasta Las Vegas.
The Sun Sessions

No hay otro lugar por el que comenzar esta historia que por el 706 de Union Avenue en Memphis, Tennessee, fue allí donde Elvis, junto a Scotty Moore y Bill Black, con Sam Phillips en la cabina, hizo que la música negra se fundiera con la blanca, el blues con el country y diera comienzo la era del rock and roll. El primer momento en el que surgió la magia fue el 5 de julio de 1954 cuando Elvis se puso a tontear con un blues 'That's all right (mama)' y Bill Black y Scotty decidieron seguirle, para cuando terminaron Sam Phillips se estaba frotando las manos viendo el futuro de la música ante sus ojos, aunque Black no lo tuviera tan claro, "si publicas eso nos van a sacar a patadas de la ciudad". Aquella magia se repitió varias veces más y aquel trío conocido como los Blue Moon Boys grabarían varios singles que siguen siendo la piedra Rosetta del rock, como 'Blue moon of Kentucky', 'Good Rockin' Tonight', 'Baby Let's Play House' o 'Mystery Train', su energía era increíble y muchos pasan por alto que solo había una voz, una guitarra acústica, una eléctrica y un bajo (y posteriormente una batería). Juntos hicieron historia y comenzaron a propagar la fiebre del rock por partes, primero fue Memphis, luego el Sur de EEUU, posteriormente todo el país y, finalmente, el mundo. Para entonces al trío original ya se le había sumado el batería DJ Fontana y había aparecido el 'Coronel' Tom Parker como mánager de Elvis para hacer de él la estrella más grande del planeta.



Elvis Presley (1956)

Para cuando se grabó este disco, Elvis ya había dejado Sun y había fichado por RCA por una cifra astronómica para la fecha, eso sí, todavía no era conocido más allá del Sur de EEUU y la mayoría de los ejecutivos pensaban que, al igual que la música que tocaba, su figura habría pasado de moda en unos meses. El disco se compuso de temas que se grabaron en sus primeras sesiones para la compañía en enero y febrero de 1956, de allí saldría también 'Heartbreak hotel' la canción que le lanzaría al estrellato junto a sus explosivas apariciones televisivas. Para completar el disco, uno que no esperaban vender ya que los adolescentes solo compraban singles, metieron cinco canciones que había grabado en Sun pero que no habían visto la luz. La icónica portada (la misma que serviría de inspiración a los Clash para su 'London calling') ya avisa de lo que contiene, pura energía descontrolada y sin adulterar, desde la icónica versión del 'Blue Suede shoes' de su ex compañero en Sun Carl Perkins, hasta los escalofríos ante sus aullidos a la luna azul en 'Blue Moon'. Este es un Elvis en estado puro y todavía sin adulterar, capaz de convertir un estilo de música en un modo de vida que iban a adoptar la mayoría de jóvenes en el mundo occidental.



Elvis (1956)

La perfecta continuación de su primer álbum llegaría con este 'Elvis' grabado en septiembre de 1956 en plena fiebre del rock, con Elvis ya coronado como su monarca absoluto. Esa confianza se nota en su voz, demostrando que es capaz de hacerse dueño de cualquier material ajeno, siempre que crea en él. Y en estos momentos Elvis creía y mucho en lo que tenía que cantar, ya fueran versiones de Little Richard, mucho mejores que el 'Tutti frutti' que hacía en el primer disco, o números country como 'When My Blue Moon Turns to Gold Again' que transforma en gloria rockabilly. Para colmo sus dotes de baladista siguen perfeccionándose como se puede comprobar con 'Love me', aunque también se pierde algo de la crudeza de Sun y el primer disco. Al igual que con el primero, lo mejor es hacerse con la versión ampliada en la que también aparecen los imprescindibles singles de la época como 'Hound Dog', 'Don't Be Cruel' o 'Anyway You Want Me'.



Elvis Christmas Album (1957)

Esto puede parecer un socorrido recurso comercial pero el Elvis de esta época era capaz de convertir en oro cualquier cosa que tocara. 'Elvis Christmas Album' es un disco importante en su discografía, no solo por la rareza de ser un disco temático sino también por comenzar a abrirse a otras influencias, como la fundamental del gospel como se puede comprobar en 'Peace in the Valley' o 'I believe', o directamente pop o Tin Pan Alley, 'White christmas' o 'Silent night'. Aunque lo que lo sitúa entre los mejores de su discogría sons sus canciones más blues y rockeras como 'Santa Claus Is Back in Town', 'Santa Bring My Baby Back to Me' o la imprescindible 'Blue Christmas'.



King Creole (1958)

La banda sonora de la última película que hizo antes de irse por casi dos años a la mili es la más destacada de su carrera. Antes de que su carrera en Hollywood se convirtiera en la jaula de oro en la que encerró su carrera durante muchos años, Elvis fue capaz de hacer cosas tan interesantes como esta en la que coquetea con la música de Nueva Orleans y los vientos, sin perder su energía rock como se puede comprobar en las composiciones de Leiber-Stoller (posiblemente los que mejor material le aportaron) como la titular o 'Trouble', sin olvidar la tremenda 'Hard Headed Woman' en la que se puede volver a disfrutar de la guitarras de Scotty Moore.



Elvis is back! (1960)

La historia oficial dice que Elvis se perdió en el ejército y que cuando volvió, directo al programa de Frank Sinatra, algo se había muerto. Puede que a la larga fuera así, con Elvis haciendo películas cada vez peores y grabando material desechable durante una buena parte de los 60 pero, a veces se nos olvidan los maravillosos singles que sacó y, sobre todo, 'Elvis is back!' el disco que sacó a su vuelta y que está (casi) a la altura de los dos primeros. En estas sesiones Elvis vuelve a tocar la acústica como en sus primeros tiempos y demuestra que todavía puede ser salvaje, como en 'Dirty, Dirty Feeling', y, sobre todo, muy sexy y sucio con dos de sus mejores blues, 'Like a baby' y 'Reconsider baby'. También hay grandes canciones pop como 'Make me know it', 'Girl Next Door Went a' Walking' o la maravillosa 'Girl of My Best Friend', además de otra demostración de su pasión por el gospel con 'The thrill fo your love'. Un verdadero clásico en cuyas sesiones se grabaron tres de sus canciones más conocidas, aunque fueron publicadas como singles, 'Stuck on you', 'Are you lonesome tonight' y 'It’s now or never'.



NBC - TV Special ('68 comeback) (1968)

El Rey se había pasado la mayor parte de la década, actuando en mediocres películas y grabando las correspondientes bandas sonoras. El mejor intérprete de rock vivía retirado de los escenarios y de las grabaciones originales. Su epifanía llegó cuando un día salió a la calle a pasear y nadie le reconoció. En 1968 todo cambió con la grabación de un especial de Navidad para televisión en el que Elvis hizo su gran regreso. Llevaba años sin actuar en directo y estaba nervioso, sabía que se lo jugaba todo a una carta. Mientras ensayaba para el especial, el director del mismo le vio relajado junto a sus amigos haciendo una jam en la que tocaba viejos éxitos, así que le pidió que fuera una de las partes del mismo. Al Coronel Tom Parker no le hacía mucha gracia la idea pero Elvis accedió y decidió darle un toque más especial cuando a pocos días de la grabación decidió llamar a Scotty Moore y D.J. Fontana (Bill Black había fallecido) para recuperar su espíritu original. El programa fue un éxito y mostró distintas facetas de Elvis, desde su actuación eléctrica hasta los números coreografiados, pasando por una de sus más míticas interpretaciones (y estamos hablando del rey de los intérpretes) con 'If I can dream', pero la parte que sirvió de verdadera demostración de su hechizo fue la improvisada 'jam' en la que va intercalando anécdotas mientras se deja la garganta en piezas como 'Lawdy miss clawdy', 'One night' o 'Blue Christmas'. En diciembre de 1968 salió al mercado un disco en el que aparecía un resumen de lo mejor del programa pero, si pueden, háganse con el DVD completo para presenciar una de las resurrecciones más increíbles de la música.



From Elvis in Memphis (1969)

Presley se hizo el juramento de no volver a cantar una canción en la que no creyese tras el éxito de su especial de regreso y, aprovechando el momento, volvió a Memphis para grabar este disco junto al productor Chips Moman, en el estudio American Sound Studio. Allí le acompañaría la increíble banda de músicos de sesión conocida como 'The Memphis Boys', un grupo que iba a aportar mucho soul a las grabaciones. El disco es una vuelta a las raíces de Presley, con mucho country, gospel y rock primigenio, material en el que se desenvuelve como pez en el agua. Desde el momento en el que anuncia que tuvo que abandonar la ciudad por un tiempo pero que ya ha vuelto, en 'Wearin' That Loved On Look', hasta llegar a la mítica 'In the ghetto' que lo cierra, 'From Elvis in Memphis' es un recordatorio de que Elvis había vuelto para reclamar la corona como mejor intérprete del rock. Las sesiones del disco fueron tan productivas que dieron para mucho más material como el disco 'Back in Memphis' o una de sus mejores canciones, la inmortal 'Suspicious Minds', así que lo mejor es hacerse con la antología 'Suspicious Minds: The Memphis 1969 Anthology Elvis in Memphis' y disfrutar al completo de uno de los picos de su carrera.



That's the way it is (1970)

El éxito de su regreso y de canciones como 'In the ghetto' o 'Suspicious minds' había vuelto a colocar a Elvis en lo más alto, así que decidió aprovechar el tirón y volver a los escenarios en uno de los sitios menos recomendables del mundo, Las Vegas. Para ello encargó al mítico guitarrista James Burton que reuniera una gran banda y se dispuso a volver por sus fueros. Sus primeras actuaciones en la capital del pecado vinieron acompañadas por un documental sobre las mismas y un disco titulados 'That's the way it is'. Lo curioso del caso es que el disco original estaba compuesto por 8 canciones en estudio y 4 en directo. Las primeras datan de la primera sesión con Burton en Nashville en junio de 1970, sesiones de las que también salieron el notable 'Elvis country' o 'The wonder of you', aunque lo mejor venía con la actuación en directo en Las Vegas en agosto de 1970, cuatro canciones que demostraban que Elvis todavía mantenía viva la llama de su regreso y que seguía siendo el increíble intérprete que siempre había sido. Entre ellas destacan 'Just Can't Help Believing' y, sobre todo, 'You've Lost That Loving Feeling' en una versión superior a la canónica original y que demuestra por qué Phil Spector (que produjo esa primera versión, además de a los Beatles, Lennon, Tina Turner, los Ramones o Leonard Cohen) siempre le consideró el más grande.



The top ten hits

Es imposible no terminar este repaso a la discograía de Elvis sin un disco en el que se encuentren todos sus éxitos, desde 'Heartbreak hotel' hasta 'Burning love', sin olvidar 'Too Much', 'Jailhouse Rock', 'One Night', 'Little sister', 'Can't Help Falling in Love', 'Return to Sender' o '(You're The) Devil in Disguise'. 38 canciones históricas de una de las carreras más importantes de la historia del rock.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.