www.diariocritico.com
'Twin Peaks' 3x14: de soñadores y sueños

'Twin Peaks' 3x14: de soñadores y sueños

martes 15 de agosto de 2017, 00:30h
Que David Lynch es uno de los cineastas más fascinados por el mundo de los sueños nadie lo pone en duda, desde 'Eraserhead' hasta 'Inland Empire' su filmografía está llena de referencias oníricas pero puede que el mundo de 'Twin Peaks' sea su sueño definitivo, el mundo en el que las fronteras entre consciente y subconsciente quedan más difusas.

((ATENCIÓN SPOILERS))

Si bien ha habido momentos en los que parecía que no pasaba nada en 'Twin Peaks' (cuando eso era lo que pasaba), este decimoquinto capítulo ha sido una explosión de información y de nuevos acontecimientos, desde el retorno del Gigante, ahora conocido como el Bombero, hasta la terrorífica nueva aparición de Sarah Palmer. Mucho ha pasado, aunque casi todo nos lo han contado a través de historias. Y es que este capítulo se ha construido a través de historias y sueños, de quién las cuenta y quién las escucha.

El capítulo ha comenzado con un juego de historias, primero Albert le ha contado una a Tammy en la que este no estaba presente, pero así nos hemos enterado de cuál fue el inicio de los casos Rosa azul, unos hechos ocurridos en 1975 en los que una mujer llamada Lois Duffy fue acusada de asesinar a su doble (a ella misma según Albert, ya que no tenía hermana gemela). Los hechos fueron presenciados por Gordon Cole y Phillip Jeffreys que antes de ver desaparecer el cuerpo la escucharon decir "soy como la rosa azul". Cuando termina la historia pregunta a Tammy que cuál es la pregunta que saca de todo ello, que no es otra que "¿qué es la rosa azul?" y la respuesta a ello es algo no natural, creado artificialmente. Luego aparece Cole para comentarles que ha tenido otro de sus sueños con Monica Bellucci y pasa a contarlo, al final ella le dice "la antigua frase", "somos como el soñador que sueña y pasa a vivir dentro del sueño". Como los sueños la información que nos llega en 'Twin Peaks' es entrecortada, cuando los vivimos (mejor dicho, los soñamos) nos parecen reales y lógicos, pero cuando tratamos de recordarlos las piezas no terminan de encajar y todo se vuelve confuso. La obra de Lynch es como los sueños, todos tienen un propósito y se les puede interpretar de múltiples maneras pero es difícil encontrarles la lógica.

Por si fuera poco, luego aparece Diane y nos enteramos de que es la hermanastra de Janey E y, por tanto, la cuñada de Dougie, el doble de Cooper creado por el doble malvado de Cooper ¿Acaso tiene lógica o Diane se lo está inventando para llevarles a Las Vegas? El subconsciente es un arma poderosa y Lynch sabe cómo utilizarla, el momento en el que el sheriff Truman, Hawk, Bobby y Andy se dirigen finalmente al lugar que les marcó el Mayor Briggs ha estado a la altura de las expectativas. De primeras más historias, las que le contaba Briggs a Bobby cuando este era un niño en ese mismo lugar, luego la aparición del vórtice y la mujer sin ojos que aparecía junto a Cooper en el espacio en el segundo capítulo. Luego Andy entra en lo que parece ser la Logia Blanca y el Gigante, ahora conocido como el Bombero le hace un resumen de lo visto en el explosivo episodio octavo. Cuando sale de allí, nadie parece recordar lo que ha sucedido excepto el atolondrado Andy que se ha convertido en el resolutivo Andy y coge a la chica en brazos y les dice al resto lo que hacer, protegerla, salir de allí y no contar a nadie lo que ha sucedido. Nuevamente contar historias o no hacerlo.

Sueño o pesadilla

Ya en la comisaría dejan a la chica en una celda, allí también está Chad al que han detenido seguramente por su relación con Chad y alguien que parece una especie de zombie, el sueño se va tornando pesadilla. Aunque antes tenemos otra historia, James está junto a su compañero de trabajo Freddie Sykes, un joven inglés con un guante verde que parece darle una fuerza sobrehumana. James le pide a Freddie que le cuente su historia y este accede a pesar de que sabe que su historia es prácticamente increíble. Freddie fue abducido por un vórtice en Londres y el Bombero le dijo que se pusiera ese guante para conseguir esa fuerza y que saliera rumbo de Twin Peaks, James escucha la historia y se adentra en una espectral habitación del Hotel Great Northern, a partir de aquí el sueño se convierte en pesadilla.

Nos reencontramos con Sarah Palmer. Ha salido a un bar pero cuando es interrumpida por un acosador en potencia, ya sabemos que no puede terminar bien. Algo pasa con Sarah desde los últimos episodios y la oscuridad se cierne a su alrededor, aun así cuando se quita la cara y deja ver las cosas terribles que pasan en su interior volvemos a tener esa sensación de desconcierto que tanto gusta a Lynch, cuando tras volver a colocarse el rostro le arranca un trozo de cuello a su oponente no sabemos que pensar ¿es realidad o sueño? Y lo que es más importante ¿de quién es este sueño? Como despertados de golpe de la pesadilla el dueño del local le hace saber a la madre de Laura Palmer que la policía se enterara de todo a lo que esta responde con su mejor cara de me importa un bledo, “menudo misterio”.

PD: Para terminar hemos vuelto al Roadhouse donde se ha producido una interesante charla entre dos personajes que no habían aparecido hasta ahora. Una de ellas es la hija de Tina, la última persona que vio a Billy, el amante de Audrey Horne. Cuando está contándole la historia a la otra no se acuerda bien de las cosas, ni siquiera de si su tío estaba allí o no, algo que hace pensar si no estará recordando un sueño o una realidad, en Twin Peaks la frontera que los separa cada vez es más pequeña.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.