www.diariocritico.com

Twin Peaks

El doble final de 'Twin Peaks' ha sido tan asombroso como todo este retorno en general. No creo que a estas alturas nadie pensara que David Lynch iba a cerrar todos los cabos de una manera más o menos tradicional pero, aun así, ha conseguido, una vez más, sorprender a su audiencia y cerrar de manera brillante las 18 horas de televisión más asombrosas y locas que el que esto escribe ha visto jamás en televisión.

Segundo episodio consecutivo en el que la trama sigue avanzando a un ritmo endiablado y en el que siguen pasando muchas cosas, desde el regreso de un personaje fundamental, la despedida de otro o el feliz desenlace de su romance más largo.

((ATENCIÓN SPOILERS))

David Lynch sigue jugando con las expectativas del retorno de 'Twin Peaks', mezclando sus ingredientes a su manera, haciendo guiños a la original pero consiguiendo algo totalmente distinto, a pesar de ser una receta 100% Lynch con sello de autoría garantizado.

((ATENCIÓN SPOILERS))

Cada vez parece más claro que David Lynch y Mark Frost no llamaron a esta continuación 'Twin Peaks, el retorno' por los motivos más evidentes sino por la propia trama que estaban creando, un retorno al lugar mítico original pero también el lento despertar de su personaje más recordado.

((ATENCIÓN SPOILERS))

La semana pasada me preguntaba cómo iba a ser posible seguir a un capítulo tan extraordinario como el octavo. La respuesta ya está aquí, sencillamente, no se puede. En el episodio 9, el ecuador de este retorno, Lynch y Frost deciden hacer un resumen de lo que llevamos hasta ahora y vuelven a la normalidad (dentro de los parámetros 'Twin Peaks')

((ATENCIÓN SPOILERS))

El retorno de 'Twin Peaks' sigue siendo la serie más original y libre que se ha visto en muchos años, construyéndose a su propio, e irritante, ritmo, siendo una muestra de libertad creativa totalmente bienvenida aunque este episodio ha sido de los más normales, dentro del peculiar mundo de Lynch.

((ATENCIÓN SPILERS))

Todo lo que rodea a este regreso de 'Twin Peaks' sigue siendo desconcertante en el mejor sentido, si estrenaron cuatro episodios de forma simultánea, hemos tenido que esperar dos semanas hasta que nos han puesto el siguiente, si esos 4 primeros episodios parecían apartarse todo lo posible de Twin Peaks, la serie original y el pueblo, este quinto ha supuesto un regreso tanto en espíritu como en forma al aroma primigenio. David Lynch y Mark Frost siguen sorprendiendo y la serie sigue con su prolongado inicio, todavía presentándonos nuevos personajes y avanzando lentamente en sus muchas tramas ante la espesa capa de escenarios, personajes e historias que la puebla. Un laberinto en el que cuando empezamos a vislumbrar una posible salida se enreda todavía más sobre sí mismo.

((ATENCIÓN SPOILERS))

Que David Lynch es uno de los cineastas más fascinados por el mundo de los sueños nadie lo pone en duda, desde 'Eraserhead' hasta 'Inland Empire' su filmografía está llena de referencias oníricas pero puede que el mundo de 'Twin Peaks' sea su sueño definitivo, el mundo en el que las fronteras entre consciente y subconsciente quedan más difusas.

((ATENCIÓN SPOILERS))

David Lynch sigue disfrutando de cada minuto de este retorno a 'Twin Peaks', tanto es así que ha convertido a su personaje, Gordon Cole, en uno de sus claros protagonistas con el que sigue mandando mensajes a la parte de la audiencia que se sigue desesperando por la lentitud con la que pasan las cosas, sin pararse a disfrutar de los cientos de pequeños placeres que ofrece la vida y la propia serie.

((ATENCIÓN SPOILERS))

Entramos en la parte final de la serie con un capitulo en el que siguen ocurriendo muchas cosas pero en el que parece que los creadores nos han dejado claro cuál es la clave de todo, el nombre más relacionado con la misma desde el principio, Laura Palmer.

((ATENCIÓN SPOILERS))

En mi última crítica de este maravilloso regreso al universo de 'Twin Peaks' hablaba de una serie "libre e imprevisible" pero después de ver lo que nos tenía preparados David Lynch para este octavo episodio creo que me quedé muy corto, de repente una serie de televisión está haciendo cosas de las salas de arte y ensayo de los años 60 y 70, buceando en el inconsciente de su creador de una manera que nunca antes se había visto en la pequeña pantalla. Una explosión de creatividad y surrealismo que poco tiene que ver con todo demás que se está emitiendo, ni con nada emitido hasta ahora.

((ATENCIÓN SPOILERS))

Supongo que ya lo puedo decir bien alto, los nuevos capítulos de 'Twin Peaks' me están encantando, sigo sin tener claras muchas cosas, hay veces que creo que Lynch se está riendo de todos nosotros, otras en las que todo lo que sucede bordea el ridículo y, sin embargo, sigo fascinado con cada imagen, cada nueva aparición, cada nuevo golpe de timón, como un gato al que le hubieran tirado cientos de hilos imposibles de seguir todos a la vez. Cada vez tengp más claro que me encanta jugar con cada uno de ellos, a pesar de que no creo que conduzcan a ningún sitio en particular.

((ATENCIÓN SPOILERS))