www.diariocritico.com
'Twin Peaks' 3x15: ¿Quién es Judy?
Ampliar

'Twin Peaks' 3x15: ¿Quién es Judy?

martes 22 de agosto de 2017, 11:15h
Segundo episodio consecutivo en el que la trama sigue avanzando a un ritmo endiablado y en el que siguen pasando muchas cosas, desde el regreso de un personaje fundamental, la despedida de otro o el feliz desenlace de su romance más largo.

((ATENCIÓN SPOILERS))

Quedan pocos episodios por delante y Lynch y Frost están logrando unir casi todos los cabos, siempre desde una óptica evidentemente 'lynchiana'. El episodio 16 ha estado lleno de grandes momentos y de bruscos cambios de tono y emoción, de la luminosidad a la oscuridad, del culebrón bien entendido al cine experimental. Comenzaremos por el mismo lugar que sus creadores, Nadine andando iluminada llevando a cuestas su pala del doctor Jacoby. Llega hasta la gasolinera donde trabaja Ed y le libera de sus obligaciones hacia ella para que pueda ir a buscar a Norma y hacer bueno el amor de toda una vida. Lynch decide coreografiar la escena con el 'I've been loving you too long' de Otis Redding, haciendo creer a Ed y a la audiencia que Norma se va a quedar con su nuevo pretendiente. No es así, Norma se libera de este y de sus franquicias y se dispone a pasar lo que la queda de vida con el hombre al que siempre ha amado. Es la felicidad pura como un bonito cielo azul pero esto es Lynch y sabemos que detrás de la pureza siempre se esconde el mal corruptor.

Un fundido a negro, unas interferencias eléctricas y ese plano tan suyo de carreteras perdidas en la oscuridad. El Cooper malvado hace su aparición y llega a la gasolinera/tienda de alimentos que aparecía en el explosivo capítulo octavo y donde parece que se reúnen los misteriosos hombres sombra. Allí se reúne con Phillip Jeffries, ahora convertido en una especie de caldera o tetera gigante, y vuelve a salir a la palestra el nombre de Judy como en 'Fuego, camina conmigo'. Pero ¿quién es Judy? Según Jeffries, Cooper ya la ha conocido con lo que las opciones son variadas, ¿es Judy Laura Palmer? Evidentemente Laura todavía tiene un papel muy importante que jugar, además el tremendo cambio de tono de la escena me ha hecho recordar los dos momentos en los que en esta temporada Laura y su madre se han arrancado la cara para dejarnos ver su interior. El de la hija era plácido y luminoso, la madre solo albergaba oscuridad (y algo capaz de arrancarte medio cuello de un bocado). Pero Laura no es la única probabilidad, Judy podría ser una referencia al Mayor Briggs, de nombre Garland, como la famosa actriz de 'El mago de Oz', o incluso podría ser Naido, la extraña mujer sin ojos a la que tienen encerrada en la comisaría de Twin Peaks para protegerla (posiblemente del propio Cooper malvado).

Una comisaría a la que volvemos después de que James y su amigo inglés con fuerza sobrenatural en su guante (reconozco que escrito suena a broma de David Lynch) tengan una pelea en el Roadhouse. La nómina de freaks sigue aumentando y al capullo de Chad, la extraña mujer y esa especie de zombie borracho que repite todo (¿podría ser el famoso Billy?) se les une el dúo dinámico. Puede que los números que Jeffries le da al Cooper malvado sean las coordenadas de este lugar, aunque también podrían ser un número de teléfono. Lo que queda claro es que después de anotarlos suena un teléfono y el Cooper malvado es transportado fuera de esa dimensión, apareciendo al lado de Richard Horne apuntándole con un arma. Después de desarmarle y patearle la cara, se suben juntos a un coche. La teoría de que son padre e hijo parece que se confirma.

Por su parte, su madre, Audrey Horne, sigue enfrascada en la misma conversación con Charley que lleva teniendo desde que apareció hace dos capítulos. Todo ello está cogiendo un aire de 'El ángel exterminador' de Buñuel, como si no pudieran abandonar esa habitación. Desde luego hay algo raro, ya sea que Audrey sigue en coma desde hace 25 años o que están en otra de las posibles dimensiones, lo que parece claro es que cuando atraviese ese umbral, algo habrá cambiado. Lo mismo que parece haber sucedido con el Cooper original encerrado en el cuerpo de Dougie Jones. Después de que Janey le deje tomando un rico pastel, Dougie comienza a juguetear con el mando hasta que se enciende la tele y aparece 'El crepúsculo de los dioses' en el momento en el que Cecil B. DeMille llama a un personaje llamado Gordon Cole. Al oír el nombre algo hace clic dentro de Dougie y se dirige al enchufe de la electricidad, del que había salido de la Logia Negra, armado con un tenedor. Si hay algo que la gente ha estado deseando desde el principio de la serie es el retorno del bueno de Dale Cooper pero Lynch y Frost han estado jugando sin piedad con esas expectativas. Puede que la semana que viene, las oraciones de los fans se hagan realidad o puede que Lynch tenga una última carcajada y Cooper haya vuelto a la posición original, la Logia Negra, dejando atrás el cadáver electrocutado de Dougie...

Hora de despedirse

Mientras tanto ya están en Las Vegas los dos compinches del Cooper malvado a los que ha ordenado matarle. Primero se encargan de Duncan Todd, el hombre que ha sido incapaz de hacerlo durante todo este tiempo. Su conversación en la furgoneta tras hacerlo, además del hecho de que estén interpretados por Tim Roth y Jennifer Jason Leigh, me hace pensar que Lynch está rindiendo un homenaje al cine de Tarantino. Muchas más propias han sido las dos despedidas sentidas del episodio.

La primera ha sido la de Steven, el drogadicto marido de Becky, que se encuentra junto a su amante Gersten Hayward (la hermana pequeña de Donna) en el bosque cercano al campamento de furgonetas donde vive y que puede que haya disparado a la propia Becky. Gersten trata de que no lo haga pero este parece ido y cuando se encuentran con un vecino ella sale hacia el otro lado del tronco en el que se encuentran y se escucha un disparo. Una escena difícil y muy bien interpretada, Pero, sin duda, el momento más emotivo del episodio (y eso que ha habido unos cuantos) ha sido la despedida de Margaret, la mujer del leño. Su muerte es más intensa si sabemos que Catherine Coulson, la actriz que lo interpretaba, murió poco después de roda estas escenas ya enferma de cáncer. Es una muestra más del saber hacer de Lynch, capaz de subir el volumen mucho más allá de lo permitido en unas escenas (ese guiño a ZZ Top) o suavizarlo cuando conviene. La última llamada entre Margaret y Hawk está bellamente orquestada. Como colofón Lynch ha añadido otra escena en la que Hawk comunica al resto de compañeros de la policía la marcha de Margaret. Es un bonito homenaje para quitarse el sombrero ante un personaje mítico.

El nivel de la serie sigue siendo altísimo y Lynch está consiguiendo que vea con asombro todos y cada uno de los fotogramas que filma, desde el inicio hasta ese perturbador cierre, al final de los títulos de crédito, en la que aparece de la nada la mujer (¿o es un hombre?) que abre la puerta al Cooper malvado a la habitación de Jeffries. Son estos detalles los que siguen haciendo toda una experiencia ver esta serie que es como ninguna otra que se haya hecho jamás.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

4 comentarios