www.diariocritico.com
Los 10 mejores discos de 2018 (por ahora)
Ampliar

Los 10 mejores discos de 2018 (por ahora)

viernes 29 de junio de 2018, 12:25h
A punto de llegar al ecuador de 2018 repasamos algunos de las discos más interesantes que nos ha dado un año protagonizado por el feminismo, tanto a nivel social como musical, además de un cierto resurgimiento del indie rock de los 90. Desde la liberación sexual de Janelle Monae al esperado regreso de Arctic Monkeys, pasando por las paranoias de Father John Misty o las ensoñaciones de Beach House, estos son nuestros 10 discos favoritos de lo que llevamos de 2018.

Janelle Monae - Dirty Computer

Este disco se abre con Monae cantando las palabras que le dan título y en ese mismo momento entran unas armonías celestiales por parte del hombre que inventó las armonías celestiales, Brian Wilson. Si eso no es ganarte desde el primer segundo… Claro que Wilson no es el único gigante de la música que da su aprobación al enorme talento de Monae. Y es que una de las últimas cosas en las que estuvo trabajando Prince antes de morir fue en este disco de la que consideraba su sucesora, canciones tan grandes como 'Make Me Feel' o 'Screwed' no hacen sino confirmarlo. También aparece Stevie Wonder para repartir sabiduría. Pero más allá de las apariciones estelares, 'Dirty Computer' es la confirmación de Janelle Monae como una de las artistas más importantes de los últimos años, demostrando que puede rapear con la misma facilidad que cantar (o actuar) y que su batidora de estilos sigue siendo totalmente personal. El trío final de canciones, 'Don’t Judge Me', 'So Afraid' y 'Americans' (con otro guiño al Prince de 'Let’s Go Crazy') es absolutamente ganador.

Beach House - 7

Tras los magistrales 'Teen Dream' y 'Bloom', 'Depression Cherry' y 'Thank Your Lucky Stars' parecieron un pequeño traspiés, '7' sirve como una especie de reválida que se sitúa a la altura de aquella mágica dupla. Victoria Legrand y Alex Scally vuelven a sacar magia de su ensoñadora fórmula, buscando nuevos terrenos en el camino sin abandonar una cierta familiaridad, puede que '7' sea un poco más oscuro y denso que pasadas entregas pero sigue siendo perfecto para visitar ese extraño paraíso del que hablaban en el pasado.

Father John Misty - God's Favorite Customer

Josh Tillman se quita la careta de Father John Misty y continúa su fiebre creativa tras los excelentes 'I Love You Honeybear' y 'Pure Comedy'. Si a esos dos se les podría poner el título (sobre todo al primero) de los discos nupciales sobre su relación con su mujer este 'God's Favorite Customer' es la resaca tras la noche de bodas, el despertar en un hotel preguntándose por qué todas las personas creen estar viviendo la historia de amor más grande jamás contada. Supuestamente Tillman compuso el disco tras retirarse a un hotel a pasar su primera crisis conyugal durante un par de meses, la paranoia de Mr Tillman, a pesar de la ironía y el ingenio habituales nos pongan una sonrisa, parece bastante más grave de lo normal. A lo mejor deberíamos preocuparnos como Jason Isbell, eso sí, más allá de su salud mental, su energía creativa sigue imparable y con estas 10 nuevas canciones nos vuelva a recordar que es lo más parecido que vas a encontrar si mezclas la (mejor) música del Elton John de primeros de los 70 con las letras del Randy Newman de la misma época.

U.S. Girls - In A Poem Unlimited

En un año en el que el feminismo y el movimiento MeToo han sido la principal noticia, In A Poem Unlimited, podría ser su perfecta banda sonora. Escierto que Meg Remy lleva hablando de estos temas desde hace varios años pero, hasta ahora, no había conseguido encontrar unas canciones tan absoulatemente adictivas. Melodías irresistibles sobre bases bailables que tratan temas como la violencia machista o el uso de drones para matar gente. En los tiempos de Trump y Harvey Weinstein es normal que estemos 'Mad As Hell'. Eso sí, desde 'Rock The Casbah', no se veía liderar una protesta desde la pista de baile.

Kacey Musgraves - Golden Hour

Kacey Musgraves se había convertido en la nueva favorita de la música country pero cuando se dijo que su caurto disco se apartaría algo de la fórmula Nashville para buscar un sonido más pop, muchos se temieron un nuevo caso Taylor Swift. No ha sido el caso, Golden Hour mezcla a la perfección pedal steels y mandolinas con el vocoder en la gigantesca 'Oh What A World', una absoluta belleza. Incluso cuando en 'High Horse' se mete directamente en la discoteca, lo hace con una clase tremenda, además de repartir bastante leña a ese Trump que se cree John Wayne y no pasa de Ronald Reagan...

Ty Segall - Freedom's Goblin

El rock ha dejado de ser la música más popular y las guitarras están fuera de las listas de venta (a excepción de alguna vieja gloria) pero eso no significa que haya muerto (a pesar de que muchos sigan empeñados en afirmarlo). Miren si no a Ty Segall, sacando varios discos al año y demostrando que todavía se le puede sacar mucho partido al género. Mezclando todas las influencias posibles del género, desde el rock clásico al noise, del punk al glam, del indie al metal, Segall sigue pensando (como yo mismo que el rock no está muerto sino que sigue de parranda). Y lo más importante es que sigue teniendo las canciones para demostrarlo, desde el clasicismo Stone en 'Fanny Dog' a los guiños a Neil Young en 'And Goodnight', del potente riff de '5 ft tall' a su continuada su historia de amor con Marc Bolan y T. Rex (algo nada sorprendente para alguien que ha grabado un disco llamado Ty Rex) en 'My Lady's On Fire'.

Car Seat Headrest - Twin Fantasy

Will Toledo comenzó su carrera apegado a la ética del 'hazlo tú mismo' e intentando sacar la mayor cantidad posible de canciones en el menor tiempo posible. Para el momento en el que editó Twin Fantasy en 2011, tenía 19 años y había publicado 6 discos. Una verdadera barbaridad en la que había cosas buenas y cosas no tan buenas pero que dejaban ver un compositor con un tremendo futuro por delante. Esto se concretó con su fichaje por el mítico sello Matador, donde pubicó en 2016 Teens Of Denial que le convirtió en algo así como 'the next big thing' en el rock independiente. Pero para su continuación Toledo ha decidido mirar atrás y volver a grabar, ahora con una banda y mejores medios, las canciones de Twin Fantasy. El resultado es magnífico y mejora en mucho aquella medio maqueta del 2011 sacando el brillo necesario a canciones tan grandes como 'Sober To Death', 'Bodys', 'Cute Thing' o 'Beach Life-In-Death', que demuestran lo excelente letrista que es, sacando oro al tópico más recurrente de la historia del pop, una relación rota, y juntándolas con algunos estribillos irresistibles.

Kali Uchis – Isolation

Kali Uchis puede ser considerada algo así como la nueva Amy Winehouse, solo hay que escucharla derrochar clase en Flight 22, Feel Like A Fool o el cierre con Killer, canalizar el P-Funk de George Clinton en After The Storm, con la inestimable ayuda de Bootsy, o subir la temperatura con las tórridas Gotta Get Up o Your Teeth On My Neck. La colombiana es otra prueba más del excelente estado del soul y el R&B en el siglo XXI.

Parquet Courts - Wide Awake!

A Parquet Courts se les tenía como una especie de Pavement pasados por el punk así que con este 'Wide Awake!' la banda invitó a Danger Mouse a sacarles de su zona de confort. Algo que ha logrado sin perder la esencia de la banda, los arrbatos punk siguen siendo irresistibles como en Total Footbal y la inmediata 'Almost Had to Start a Fight/In and Out of Patience', pero pocos podrían haber imaginado a los hermanos Savage tocando funk de Nueva Orleans como en la canción titular. Las sorpresas no acaban ahí, 'Freebird II' puede ser la canción más emocionante de su carrera y 'Mard Grass Beads' podría pasar por su particular 'Range Life'.

Arctic Monkeys - Tranquility Base Hotel & Casino

Nada queda en Tranquility Base Hotel & Casino de la banda que firmó el excelente Whatever People Say That's What I'm Not 12 años atrás. Y eso está bien, porque hace 12 años Alex Turner era un post adolescente que solo quería ser uno de los Strokes y ahora es una estrella con más de 30 años a sus espaldas. Así que ha decidido ponerse el traje de decadente 'crooner' de Las Vegas y sacarse de la manga un disco que suena más a aventura solitaria que a esfuerzo grupal. Tranquility Base Hotel & Casino no es el mejor disco de los Arctic Monkeys pero tampoco es el peor (y eso ya es decir algo), además es el disco que querían hacer y no el que otros querían que hiciesen. Al igual que gana con las escuchas ganará con los años, colgándole el título del disco de culto, o maldito, de la banda.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.