www.diariocritico.com
Los 22 discos fundamentales de lo que llevamos de siglo XXI (del 11 al 1)
Ampliar

Los 22 discos fundamentales de lo que llevamos de siglo XXI (del 11 al 1)

jueves 20 de octubre de 2022, 12:11h

En Diariocrítico nos queremos adelantar a la fiebre de las listas de lo mejor del año de diciembre para hablar de los discos más importantes que llevamos de Siglo XXI. Una lista de 22, como en el año en el que estamos, a la que hemos añadido otros ocho discos imprescindibles al final y una selección de discos de este siglo del mismo artista, para intentar hacer la lista lo más variada posible. Así que, sin más, comenzamos un repaso que nos lleva del adiós de un mito, Bowie, al disco que influyó ese adiós... (Lea aquí del 22 al 11)

11. The White Stripes - Elephant (2003)

'Elephant' es la obra maestra absoluta de los White Stripes, la mejor colección de canciones de su carrera, con maravillas en casi todas las facetas que dominaban, desde el himno oficial del rock en este siglo, 'Seven Nation Army' (el único riff del siglo XXI que puede compararse en fama a sus primos del XX, 'Satisfaction', 'Whole Lotta Love' o 'Smoke On The Water') hasta el cierre con la divertida 'Well It's True That We Love One Another' (una broma de White sobre su relación con Meg, a la que presentaba como su hermana cuando en realidad era su ex esposa), el disco encerraba varias pruebas de la brillantez de White, 'I Want to Be the Boy to Warm Your Mother's Heart' le ve adelantar la fijación por el piano que aparecerá en 'Get behind me Satan', mientras que 'You've Got Her in Your Pocket' es otra muestra de su aprecio por el McCartney acústico, al que ha llamado el mejor compositor de la historia, también estaba representada su parte más pop con una gloriosa versión del 'I Just Don't Know What To Do With Myself' de Burt Bacharach y luego estaba 'Ball And Biscuit', el mejor ejemplo de esa especie de punk blues por el que fueron conocidos, con varios de los solos de guitarra más viciosos y salvajes del siglo XXI.

Otros discos fundamentales del mismo artista: White Blood Cells (2001)

10. Sufjan Stevens - Illinois (2005)

El quinto disco de estudio de Sufjan Stevens se centra en canciones sobre personas, lugares y eventos que tienen relación con el estado de Illinois y es conocido también como 'Sufjan Stevens Invites You to: Come on Feel the Illinoise', pero, más allá de su original concepto, es uno de los discos más bellos que se han hecho en el siglo XXI, algo así como Steve Reich produciendo a Nick Drake o Vince Guarladi tocando en el 'Odessey & Oracle' de los Zombies, una barbaridad en la que el pop barroco o de cámara se mezcla con el folk para una obra mayúscula con varias de las mejores canciones de la carrera de Stevens, con títulos como '"Come On! Feel the Illinoise!" (Part I: The World's Columbian Exposition – Part II: Carl Sandburg Visits Me in a Dream)', 'John Wayne Gacy, Jr.' (quizás la canción más bonita que se haya hecho nunca sobre un asesino en serie), 'Go! Chicago! Go! Yeah!', 'Casimir Pulaski Day', 'The Man of Metropolis Steals Our Hearts' o 'The Predatory Wasp of the Palisades Is Out to Get Us!'.

Otros discos fundamentales del mismo artista: Carrie & Lowell (2015)

9. Amy Winehouse - Back To Black (2006)

Un disco perfecto de principio a fin, musicalmente no puede ser más retro, con un ojo puesto en los grupos de chicas de principios de los 60 y el Muro de Sonido de Spector, y el otro en la Motown, con pequeños toques jamaicanos, pero Winehouse lo cuadra con unas letras devastadoras y a flor de piel, en las que se expone más que un cantautor con guitarra acústica, logrando un choque brutal entre la música y lo que cuenta, y es que uno no se imagina a las Ronettes o a Marvin Gaye y Tammy Terrell cantando cosas como "No dejó tiempo para lamentarse, mantuvo su polla húmeda con su misma apuesta segura de siempre...". Un disco de ruptura brutal al que los Dap-Kings y los productores, Mark Ronson y Salaam Remi, dulcifican su dolor con un sonido que es delicioso algodón de azúcar. Los cinco sencillos, 'Rehab', 'You Know I’m No Good', 'Back to Black', 'Tears Dry on Their Own' y 'Love Is a Losing Game' están entre lo mejor de lo que llevamos del Siglo XXI, pero, lo increíble, es que el resto del material no se queda lejos.

8. Wilco - Yankee Hotel Foxtrot (2002)

Jeff Tweedy reinventa a Wilco con un disco en el que la banda comenzó siendo una cosa y terminó (figurada y literalmente) siendo otra distinta. Un disco al que se le podía llamar de profético que puso letra y música a ese shock existencial que supuso el ataque del 11 de septiembre de 2001. Una semana después de aquello apareció este disco existencialista en el que se hablaba de edificios altos que se tambalean y banderas estadounidenses quemadas con el que Tweedy miraba en lo más profundo del estado de una nación a la que le costaba reconocerse a sí misma, algo similar a lo que le pasaba a una banda que se libró para siempre de las etiquetas de country alternativo o de la alargada sombra de Uncle Tupelo. Y luego tampoco estaba mal que las canciones que fueron pasando por ese constante permutar que fue su grabación fueran del calibre de 'Jesus Etc', 'I'm The Man Who Loves You', 'I Am Trying to Break Your Heart', 'Ashes of American Flags', 'Heavy Metal Drummer', 'Poor Places' o 'War On War'.

Otros discos fundamentales del mismo artista: A Ghost Is Born (2004)

7. Fiona Apple – Fetch The Bolt Cutters (2020)

Fiona Apple no es la compositora más prolífica del mundo, en estos 22 años ha sacado solo tres discos pero cualquiera de ellos podría haber aparecido aquí, me ha dolido especialmente dejar fuera el extraordinario 'Extraordinary Machine', pero creo que el más representativo y audaz es el último, 'Fetch The Bolt Cutters'. Un disco nada fácil, y menos para estos tiempos de listas de reproducción. Aquí no hay alegres o tristes melodías, sino una artista haciéndonos ver el mundo en el que vivimos. Es un disco áspero pero si te sumerjes en él, escuchándolo con unos buenos cascos y leyendo las letras a la vez, todo empieza a hacer clic y comienzas a ver que cada armonía, cada cambió de melodía, cada palabra entonada, todo suena inspirado y con un propósito. Como ese momento que antes de cantar una de las frases más devastadoras del disco (y está lleno de ellas) Apple comienza a entonar ese 'Good Morning' exactamente igual que en 'Cantando Bajo La Lluvia', y luego le mete las armonías más increíbles de todo el disco, evocando un sentimiento de felicidad absoluta antes de golpearte fuerte en el estómado ("You raped me in the same bed that your daughter was born"). Como dice en 'Under The Table', “Don’t you, don’t you, don’t you, don’t you shush me!” Apple ha decidido que estar harta de que la silencien, así que ha destrozado las mordazas y dejado claro que piensa decir lo que piensa por muchos golpes debajo de la mesa que le den.

Otros discos fundamentales del mismo artista: Extraordinary Machine (2005), The Idler Wheel... (2012)

6. Kanye West – My Beautiful Darkness Twisted Fantasy (2010)

Kanye West se convirtió en la figura más importante del hip hop de su época sin ser un MC especialmente dotado, pero es que lo que no tiene de 'flow' o de voz, lo compensa con su habilidad como productor, del que este disco es la prueba más evidente, algo así como su propio Muro de Sonido, un disco de rap barroco, con orquestas y coros, una compleja colección de canciones de más de 70 minutos de duración en la que este Phil Spector del hip hop se permitió todo tipo de lujos, tales como contar con 42 personas involucradas en una sola canción, 'All of the Lights', gastarse más de tres millones de dólares en su realización, conseguir las colaboraciones de Justin Vernon, Rihanna, Drake, Elton John, Alicia Keys, Nicki Minaj o incluir instrumentos con tan poco 'flow' como la trompa o el violonchelo. Además, ¿qué otro rapero recurriría a King Crimson para suministrarse de samples? Kanye West como persona ha demostrado hace tiempo que no es un ejemplo de nada, además de tener graves problemas mentales, pero el Kanye West músico es brillante, aunque cada vez parece más claro que ha dejado atrás su periodo de esplendor. Eso sí, si le tenemos que juzgar solo por este disco, tendremos que levantar nuestra copa al cielo y hacer un brindis por todos los gilipollas e imbéciles del mundo.

Otros discos fundamentales del mismo artista: College Dropout (2004), Late Registration (2005), Yeezus (2013)

5. Arcade Fire - Funeral (2004)

El disco y la banda de rock independiente más importante del siglo XXI. No sé cómo terminarán las acusaciones contra Win Butler, pero creo que, si se cumple lo peor, habrá que saber diferenciar obra y artista y no mandar a la hoguera al trabajo más influyente en su género, lleno de esos himnos sin atisbo de humor y de ironía pero sí de épica e intensidad con los que eran capaces de incendiar cualquier escenario. Estamos hablando de cosas como 'Neighbourhood 3 (Power Out)', 'Wake Up', 'Neighbourhood 1 (Tunnels)' o 'Rebellion (Lies)', palabras mayores dentro de la música de nuestro tiempo.

Otros discos fundamentales del mismo artista: Neon Bible (2007), The Suburbs (2010)

4. The Strokes - Is This It (2001)

Los Strokes no inventaron nada, ni salvaron el rock & roll, ni nada semejante, pero libra por libra su debut es uno de los mejores de la historia, gracias a unas canciones gigantescas con el potencial de ser, todas y cada una de ellas, un sencillo o un éxito por cuenta propia. Y es que cuando finalmente se retiren o decidan encapsular lo mejor de su carrera en un disco recopilatorio, los de Julian Casablancas tendrán que dejar hueco para las 11 canciones que lo componen, puro sonido Nueva York, enraizado en Lou Reed y la Velvet, con algo del juego de guitarras de Television y melodías tan certeras como las de Blondie, sin olvidar guiños/robos a los Heartbreakers de Tom Petty y todo lo 'cool' que pueda ser estar en una banda de rock.

Otros discos fundamentales del mismo artista: Room On Fire (2003)

3. Frank Ocean - Blonde (2016)

'Blonde' fue el disco más esperado de los últimos años. Su creador, Frank Ocean había revolucionado la escena r&b con su debut, 'Channel Orange', publicado en 2012 y todo el mundo se estaba volviendo loco por los continuos retrasos de la que debía ser su continuación. Cuando el disco apareció el 20 de agosto, un día después del disco visual 'Endless', pudimos comprobar que la (infinita) espera había merecido la pena. 'Blonde' es uno de esos discos en los que te puedes perder durante días, descubriendo cosas nuevas con cada escucha, un disco que va creciendo y que cuando crees que ya lo has exprimido completamente te vuelve a sorprender con un cambio fuera de lo normal, una interpolación de los Beatles, unos coros angelicales a cargo de Beyoncé o unas figuras de guitarra en las que no habías caído, todo ello con la personal voz de Ocean y su interesante manera de construir canciones, olvidándose del tradicional estrofa/estribillo/puente para desafiarte con nuevas partes. Ocean nos regaló una obra en la que desafiaba las etiquetas, ¿r'n'b? ¿indie rock? ¿rap? (por cierto, increíble el momento Andre 3000 de Outkast) No, como con todos los artistas que marcan su época solo se podía calificar como algo propio, Frank Ocean. Destacar canciones en un disco tan compacto y hecho para escucharse como un todo es muy difícil, y es que este disco está llena de ellas, desde el inicio con las múltiples voces de 'Nikes', a la mágica guitarra sobre la que se construye 'Ivy', la clase de 'Pink + White', el blues Siglo XXI de 'Self control', la cambiante 'Nights', los efluvios gospel de 'Godspeed' o los guiños a 'Here, There And Everywhere' y Elliott Smith en 'White Ferrari' y 'Seigfried', 'Blond(e)' fue una caja de sorpresas en la que siempre se encontraba algo nuevo con lo que emocionarse.

Otros discos fundamentales del mismo artista: Channel Orange (2012)

2. Radiohead - In Rainbows (2007)

'In Rainbows' fue el disco que me devolvió la esperanza en Radiohead y el que me hizo revaluar toda su obra posterior a 'Ok Computer'. Ahora entiendo que sin 'Kid A' no podría haber habido 'In Rainbows' pero fue este el que me convenció de la grandeza del grupo. Dicho de otra forma, 'Kid A' es un disco más importante pero 'In Rainbows' es un disco mejor. En su momento se habló más de su revolucionaria forma de pago, se puso a disposición su descarga digital con un "paga lo que quieras", que de su contenido pero este disco fue una de las cimas de una carrera que ya tenía tres obras maestras detrás ('The Bends', 'Ok Computer' y 'Kid A'). Aquí no había relleno, ni ideas sin terminar, eran 10 canciones increíbles, posiblemente las más accesibles desde 'The Bends'. El disco se iniciaba '15 Step', en el que se combinaba de forma magistral la percusión electrónica de los tiempos de 'Kid A' con unas notas de guitarra que podría haber firmado el Johnny Marr de los Smiths, hasta el final con la devastadora balada de piano 'Videotape'. El disco fluía de manera increíble, sin tener un concepto tan claro como 'Kid A' o 'Ok Computer', pero conjugando mejor que ninguno de sus discos todas las facetas de su prodigiosa carrera.

Otros discos fundamentales del mismo artista: Kid A (2000), Amnesiac (2001), A Moon Shaped Pool (2016), The Smile - A Light For Attracting Attention (2022)

1. Kendrick Lamar - To Pimp A Butterfly (2015)

'To Pimp a Butterfly' era un disco tan ambicioso que hacía parecer pequeña a su anterior obra maestra, 'Good Kid, M.A.A.d City' (otro disco que de no ser por nuestra elección de un solo disco por artista también aparecería aquí). Pero sobre todo fue el disco con el que Lamar amplió la paleta, esto ya no era una película sobre Compton, sino una enciclopedia sobre la historia, la música y la lucha de los negros norteamericanos. Tocando todos los palos de la música negra de los últimos 100 años, del jazz al funk, del soul al hip hop. De Miles Davis, a Parliament, hasta llegar al inevitable Tupac Shakur, la figura que cierra el disco, con una entrevista en la que Lamar pregunta a su fallecido ídolo. Como el disco, Shakur no tiene todas las respuestas pero, desde luego, Kendrick hace las preguntas adecuadas, como en ese momento en el que llama hipócritas a los miembros de las bandas de los guetos que se quejan por el racismo pero se matan entre ellos mismos. A pesar de su enorme éxito comercial, 'To Pimp a Butterfly' era un disco difícil con múltiples recompensas, en definitiva un disco que no te daba lo que quieres pero sí lo que necesitabas. Posiblemente el disco definitorio de lo que llevamos de siglo XXI.

Otros discos fundamentales del mismo artista: Good Kid M.A.A.D. City (2012), Damn (2017), Mr. Morale & The Big Steppers (2022)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios