www.diariocritico.com
Un regalo de Navidad de Nick Lowe y Los Straitjackets
Ampliar

Un regalo de Navidad de Nick Lowe y Los Straitjackets

miércoles 14 de diciembre de 2016, 10:51h
Nick Lowe comenzó su carrera junto a Brinsley Schwarz a finales de los 60, en palabras del propio Lowe querían ser como los Beatles, posteriormente, se subió a bordo de la electrizante 'Nueva Ola' y se convirtió en el 'Jesús de lo cool'. Pero el Nick Lowe actual ha emprendido un viaje a la música anterior a la aparición de los de Liverpool, con fuertes raíces en el rockabilly y acompañado por la banda de rock instrumental Los Straitjackets nos hizo viajar a otro tiempo, en una nueva demostración de clase de este superlativo compositor e intérprete.
La última vez que había visto a Lowe, hace más de tres años en el mismo sitio, el autor de 'Labour of Lust' se había presentado solo con su guitarra, demostrando que su cancionero es capaz de pasar con nota la prueba del algodón, aquella que deja a la canción en su más desnudo esqueleto. Así comenzó la actuación de ayer, con Lowe interpretando a solas la magnífica 'People change' del notable 'At my age'. La siguiente, 'A Dollar Short of Happy', también fue acústica pero nos introdujo en el tema de la noche, la Navidad, y es que Lowe basa su repertorio en su disco navideño de hace tres años 'Quality Street: A Seasonal Selection for All the Family' y en su versión en directo, junto a Los Straitjackets, publicado el año pasado. La banda de rock instrumental, principalmente surf, apareció a la tercera con sus máscaras de lucha libre mexicana y sus trajes a juego y aquello comenzó a sonar de maravilla. A la clase de Lowe se le unían los licks de guitarra cincuenteros que se le ajustaban como un guante, piensen en cosas como el 'Sleep walk' de Santo & Johnny, y la cosa iba rodada, demostrando que, como Phil Spector, Lowe y los suyos nos tenían preparados un regalo muy especial de Navidad. Además de varias de las canciones de su disco conjunto, iban cayendo otras maravillas navideñas como 'Winter wonderland', conjugados con unos pocos clásicos del propio Lowe como 'Without love', una canción que podría pasar por un clásico perdido de Sun Records, o un 'You inspire me', de 'Dig My Mood', que nos transportó directamente a uno de esos bailes de graduación de finales de los 50 que tantas veces hemos visto en las películas. La Joy era el escenario perfecto para ello, con su bola de espejos reflejando la íntima iluminación. Por un momento pensé que la gente se iba a poner a bailar agarrados...

Luego Lowe se marchó y Los Straitjackets demostraron que son más que capaces de aguantar todos los focos. Hubo una versión de otro clásico navideño, 'Sleigh ride', aunque el momento más destacado fue cuando hicieron su versión del 'My heart will go on' de Celine Dion para 'Titanic', llevando la canción a las olas del Pacífico, más que a los Icebergs del Atlántico. Más de uno estuvo a punto de perder la cabeza cuando se dio cuenta de que la canción que tanto le estaba gustando era la misma que tanto habían odiado. Para anunciar la vuelta de Lowe se arrancaron con una versión instrumental de 'I love the sound of breaking glass' a la que terminó sumándose el cantante.

Con la siguiente canción Lowe nos anunciaba que era un hombre sensible. Era 'Sensitive man' de su disco de 2011 'The old magic', pero siguiendo con el viaje en el tiempo, si cerrabas los ojos podías escuchar ecos de Ricky Nelson y su 'Travelin´ man' y, casi tan importante, de James Burton a la guitarra. Pero el momento que sirvió para recordarnos que estábamos en un concierto de Nick Lowe fue cuando encadenó 'Half a boy and a half man', canción más que idónea para tocar con Los Straitjackets, la perfección hecha canción que es 'Cruel to be kind', y la emocionante 'Rome wasn't built in a day'. Para terminar la primera parte cayó otra canción con reminiscencias de los 50, 'I knew the bride when she used to rock and roll'

Tras un parón volvieron los Straitjackets con su versión del 'Sing, sing, sing' de Louis Prima, con la que su batería nos quiso demostrar que no tiene nada que envidiar a Gene Krupa, y luego volvió Lowe para echar el definitivo órdago a grande con 'When I write the book', en versión rockabilly, y '(What's so funny about) Peace, love and understanding' en una versión ralentizada que erizaba los pelos. Pero lo mejor lo volvió a dejar para el final, después de tocar la última canción navideña junto a Los Straitjackets, Lowe se volvió a quedar solo en el escenario con su guitarra acústica y susurró con se tremenda clase el 'Allison' de su compañero y amigo Elvis Costello. Se está convirtiendo en una saludable costumbre que Lowe cierre sus conciertos con este clásico que sirvió para dar título, 'My aim is true, al fundamental debut de Costello. Pero es que si aquel le 'robó' el '(What's so funny about) Peace, love and understanding', es totalmente apropiado que éste haya hecho suya 'Allison'.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios