www.diariocritico.com
     3 de diciembre de 2021

Joy Eslava

Los Dandy Warhols tuvieron su momento de gloria a finales de los 90 y comienzos de los años 2000, fueron, por un momento, más 'cool' que Kim Deal y 'hipsters' antes de que el término ni siquiera existiese. Poco a poco su fama fue decayendo, principalmente por dos motivos, el documental 'Dig!' que les ponía como el reverso tenebroso (en este caso comercial) de The Brian Jonestown Massacre y el hecho de que la Biblia 'hipster', Pitchfork, decidiera que no valían nada (un 'hipster' siempre reniega de otro). El caso es que más allá de eso sus discos se fueron haciendo menos buenos hasta llegar a 'Distortland', lo más potable que habían grabado en bastante tiempo. Había ganas de verles en directo y ver si eran capaces de reverdecer viejos laureles pero el resultado ha sido de decepción, con un sonido muy bajo, poca entrega y un concierto corto para una banda con 10 discos a sus espaldas.

Nick Lowe comenzó su carrera junto a Brinsley Schwarz a finales de los 60, en palabras del propio Lowe querían ser como los Beatles, posteriormente, se subió a bordo de la electrizante 'Nueva Ola' y se convirtió en el 'Jesús de lo cool'. Pero el Nick Lowe actual ha emprendido un viaje a la música anterior a la aparición de los de Liverpool, con fuertes raíces en el rockabilly y acompañado por la banda de rock instrumental Los Straitjackets nos hizo viajar a otro tiempo, en una nueva demostración de clase de este superlativo compositor e intérprete.

El rock and roll nació como banda sonora de la rebelión juvenil, como el instrumento definitivo del desparrame y las ganas de juerga, como liberación de los instintos y ganas de montar un altercado. Con el tiempo se fue profesionalizando y dio cabida a cientos de estilos diferentes, pero cada cierto tiempo una nueva generación aparecía y volvía a las raíces del rock and roll primigenio de los 50. Primero fueron los grupos de garaje americano, estuvo el punk, los Strokes... A todos estos movimientos siempre se les ha acusado de lo mismo, de básicos, de no saber tocar, de no tener técnica. Claro que para tocar la, re y mi mientras se berrea 'Louie, Louie' no hace falta técnica, ni pericia instrumental, sino actitud. A Hinds, por lo visto ayer en Joy Eslava, les sobra y la fiesta que montaron entre los asistentes a su concierto fue digna de 'Desmadre a la americana'.

Hinds, antes Deers, son un cuarteto madrileño de Malasaña que ha logrado lo que muy pocos grupos españoles han hecho, hacerse un nombre en la escena internacional, tocando en templos como el Camden Palace de Londres, donde han colgado el cartel de 'no hay entradas', girar por EEUU, Australia o Japón, tocar en el Festival de Glastonbury o telonear a Brian Wilson en Nueva York para el próximo concierto del 12 de junio en el que el líder de los Beach Boys celebrará los 50 años de su obra cumbre, 'Pet Sounds'. Ahora vuelven para tocar en Madrid el 26 de febrero en la Joy Eslava.

La Habitación Roja va a presentar su nuevo disco, 'Sagrado corazón', el próximo 31 de marzo en la sala Joy Eslava de Madrid. El disco estará disponible en CD, digital, LP, y caja “deluxe” de cinco vinilos, a partir del próximo 1 de abril.

Empecemos por el final, el concierto había durado poco más de una hora, en la Joy Eslava ya habían puesto la música, en concreto el 'I'll go crazy' de James Brown, y la gente no tenía muy claro lo que había visto, entonces las luces se apagan vuelve Tricky al escenario y se tocan el 'Do you love me now' de las Breeders, como durante todo el concierto la voz de Adrian Thaws es apenas un murmullo y el que lleva la voz cantante es el guitarra. Agradecimientos y fin.

Annie Clark se subió al escenario de La Joy Eslava madrileña sabiendo que ese mismo día el 'New Musical Express' había elegido a su última obra disco del año. Todo lo que hizo desde ese momento hasta su inmersión final entre el público corroboró a la publicación inglesa. Y es que 2014 es el año de St. Vincent.

Australian Blonde vuelven tras un parón de diez años. Tras juntarse para el 25 aniversario de Subterfuge, los de Fran Fernández han decidido volver a meterse a un estudio para grabar ?you kill me', un mini LP que presentan este 21 de noviembre en la Joy Eslava de Madrid.

Los albaceteños regresan después de una década

31-O. Una fecha histórica para recordar. Porque marca el regreso, en un lugar mítico como la Joy Eslava y con enorme expectación, casi una década después de su adiós de otro de los grandes/grandes del rock español: los no menos míticos Mercromina. El rock, el alternativo y el del mejor directo amén de todo tipo de etiquetas en particular, y la música en general está de enhorabuena con la vuelta de los albaceteños. Lo dicho/escrito: 31-0, una fecha histórica para recordar.  

Crónica del concierto

"Te acuerdas de como follábamos toda la noche, yo tampoco porque siempre me desmayaba. Necesito cantidades industriales de alcohol para tratar con el dolor" Esa fue una de las primeras cosas que soltó John Grant en la primera canción de la noche, 'You don´t have to', un aviso para una velada en la que el ex Czars abrió su corazón mientras derrochaba simpatía en el escenario.

Muchas novedades en esta presentación del 4 de octubre

Un grupazo maravilloso en disco y mejor en directo, pongamos que se habla/escribe de Freedonia, ha tenido la deferencia de invitar a cuatro de nuestros lectores a su concierto en Joy Eslava, este viernes a partir de las nueve de la noche. La forma de conseguirlo era fácil. Se trataba de enviar un correo a [email protected] respondiendo a esta pregunta: ¿De qué nacionalidad es la nueva cantante del grupo, Maika Sitte? Sepa quiénes son los vencedores al final de esta noticia.

Crónica del concierto en Joy Eslava

Lo bueno de escuchar las canciones al descubierto, en su más primitivo esqueleto, es que es como la prueba del algodón, las que pasan la prueba, como las de Nick Lowe, demuestran que detrás de ellas hay un gran compositor. Lo malo es que como dice el propio Lowe, es más divertido tocar con (y escuchar a) una banda pero la situación financiera de la música es tal, que artistas de la talla de Lowe tienen que sacar dinero de alguna parte para sustituir a la (nula) venta de discos. Claro que, por otra parte, permiten descubrir el lado más íntimo y lírico del artista. Fue lo que sucedió este miércoles por la noche en la Joy Eslava de Madrid.
  • 1