www.diariocritico.com
The Dandy Warhols en Madrid: solían ser estrellas del rock
Ampliar

The Dandy Warhols en Madrid: solían ser estrellas del rock

sábado 11 de febrero de 2017, 00:34h
Los Dandy Warhols tuvieron su momento de gloria a finales de los 90 y comienzos de los años 2000, fueron, por un momento, más 'cool' que Kim Deal y 'hipsters' antes de que el término ni siquiera existiese. Poco a poco su fama fue decayendo, principalmente por dos motivos, el documental 'Dig!' que les ponía como el reverso tenebroso (en este caso comercial) de The Brian Jonestown Massacre y el hecho de que la Biblia 'hipster', Pitchfork, decidiera que no valían nada (un 'hipster' siempre reniega de otro). El caso es que más allá de eso sus discos se fueron haciendo menos buenos hasta llegar a 'Distortland', lo más potable que habían grabado en bastante tiempo. Había ganas de verles en directo y ver si eran capaces de reverdecer viejos laureles pero el resultado ha sido de decepción, con un sonido muy bajo, poca entrega y un concierto corto para una banda con 10 discos a sus espaldas.
El concierto ha empezado flojo, con conexión nula entre banda y público, el sonido era tan bajo que se oían las conversaciones de las personas de al lado. Tampoco ayudaba que Courtney Taylor-Taylor, el cantante, tuviera dos micros, uno en el que susurraba cosas que no se oían y otro con el que, por lo menos, hacía que fueramos capaces de intuir la melodía. Ni siquiera grandes canciones como 'Get off' han conseguido levantar al público.

El primero momento de conexión se ha vivido cuando Taylor-Taylor se ha quedado solo y se ha cantado una interesante versión de 'Every day should be a holiday', una de las canciones de su segundo disco, 'The Dandy Warhols come down'. Lo malo es que el momento se ha roto cuando tras un problema con la guitarra al final de la canción han tardado una eternidad en continuar. De todas formas a partir de ahí el concierto ha ido subiendo en intensidad, lo que no era difícil tras un comienzo tan frío. 'You are killing me', el single de su último disco ha sido bien recibida y ha dado paso al momento más esperado por todos, la llegada de los éxitos de la banda. Primero ha sonado la ochentera 'We used to be friends', aunque en una versión en la que ya se nota poco la mano de Nick Rhodes de Duran Duran. Y es que si algo tienen claro los Warhols de 2017 es que lo suyo es el sonido de su segundo disco, adiós al clasicismo de '13 tales from urban bohemia' y, sobre todo, a los coqueteos 'synthpop' de 'Welcome to the monkey house'. Luego ha llegado el momento que todos esperaban con su canción más recordada, 'Bohemian like you', un pedazo de tema a pesar de estar sobreexplotada. A continuación ha sonado 'Godless' la maravilla que abría su mejor disco hasta la fecha, '13 tales from urban bohemia', en la que, a falta de vientos, el respetable ha puesto los coros.

Como última canción han vuelto a 'The Dandy Warhols come down' con 'Boys better' y Zia McCabe ha vuelto a demostrar que es la que mejor (y única) conecta con el público. Fin. No ha habido bises ni la oportunidad de escuchar la que posiblemente sea su mejor canción y la que les sirvió de lanzadera a la fama, 'Not If You Were the Last Junkie on Earth'. Tampoco tengo nada en contra de que un grupo decida no tocar siempre sus mejores canciones pero para que funcione deberían tener algún recambio a la altura o compensarlo dándolo todo. No ha habido ninguna de las dos cosas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios