www.diariocritico.com

Nueva lluvia de títulos para nuestra alegría y envidias ajenas

2011, otro 'annus mirabilis' para el deporte español, y van...

2011, otro 'annus mirabilis' para el deporte español, y van...

lunes 26 de diciembre de 2011, 13:11h
No diga Deporte español, diga triunfos. Un símil que se repite y se repite y se repite y... desde hace años. Y 2011 no podía ser distinto, pues ha vuelto a ser un nuevo 'annus mirabilis' para nuestro país en tal aspecto. Y, en esta época en la que tanto vende la imagen, con el añadido de que los éxitos, además de en especialidades minoritarias -con el mismo mérito para sus campeones- se continúan produciendo en las de mayor peso mediático  y olé. Eso sí también con gran sufrimiento... y gran alegría. En ambos casos, afortunadamente. Sí, porque el deporte español conquistando títulos. Sí porque la envidia en diversos sectores sociales y periodísticos de las otrora superpotencias a las que hemos superado aumenta en proporción directa a los triunfos hispanos.
Podríamos aplicar a la perfección una de las magistrales citas del Quijote. Exacto: "ladran, luego cabalgamos". No sólo ello, es que Yanick Noah y Bernard Hinault, por sacar a colación a dos de los que más se han manifestado sembrando sospechas sobre nuestros éxitos, con relativo respaldo en Francia -como en menor medida en otros- van a seguir sufriendo porque todo indica que 2012, encima con Eurocopa de Selecciones y Juegos Olímpicos, va a ser similar, dada la solidez de nuestros campeones a nivel individual y conjunto. Dada la juventud de nuestros grandes/grandes, dado  el relevo que empieza a barruntarse, en su caso, en otros casos.

Ahí está el deporte rey, donde el Barça de Guardiola sigue sumando los títulos planetarios de mayor relieve, Liga de Campeones y Mundial, y, lo que a la larga tendrá idéntica importancia, los de Guardiola se han convertido ya en un equipo mítico. Sin olvidar que dos de sus jugadores españoles, el albacetense Andrés Iniesta y el catalán Xavi Hernández, quedaron segundo y tercero, su compañero el inalcanzable argentino 'Supermessi', en el Balón de Oro.

Aunque hay que admitir que en 2011 La Roja no ganó nada... porque no hubo cita europea ni mundial, claro. No obstante, se impuso en todos los partidos de la fase de clasificación para la Eurocopa de este verano, batiendo récords de victorias oficiales seguidas. Y la continuidad está asegurada, porque los chavales de las dos siguientes categorías, sub'21 y sub'19, se apuntaron los respectivos títulos de Europa. Un galardón que también se llevaron las chicas sub'17.

De 'los chicos de oro'...

Ahí está el baloncesto, donde 'falló' en sus Lakers Pau Gasol, tras dos anillos consecutivos, pero donde como equipo, La Roja liderada por él y por Juan Carlos Navarro se apuntó el entorchado europeo con una superioridad apabullante, haciendo honor a el apodo que ya arrastran desde hace una década de 'los chicos de oro'. Y, al igual que en el balompié, hubo varias magníficas noticias más: los campeonatos continentales masculinos sub'20 y sub' 18, y el femenino sub'20, sin despreciar el subcampeonato mundial también de las chicas en categoría sub19. Y en clubes, la 'Champions' se vino también para España por medio del Perfumerías Avenida.

Si pasamos a la Fórmula 1, es verdad que el 'annus' no fue 'mirabilis' como no lo fueron los cuatro anteriores, pero tampoco 'horribilis', quia. Porque se esperaba más del 'dúo dinámico' Ferrari-Alonso, pero, el español con un cacharro, en lugar de un bólido, hizo una campaña digna, sumó una victoria y varios podios ante los intratables Red Bull y ante el aún más intratable campeón Sebastian Vettel. Con otra más que digna actuación de Jaime Alguersuari, que paradójicamente no le ha servido para renovar por esa filial de Red Bull que es Toro Rosso.

No dejamos el motor, pues esa especie de mundial de rallys que es el Dakar tuvo doble protagonismo -o sea, victoria final- español, con Marc Coma, que se apuntó su tercer triunfo final -Carlos Sainz fue tercero en coches- en motos y con la revelación de Laia Sanz, que lo hizo entre las féminas. Y, ya puestos, sin olvidar que en los circuitos, la armada española ganó muchas carreras, se llevó con Nico Terol el mundial de 125 y sumó dos subcampeonatos en las otras categorías con Marc Márquez (250) y Jorge Lorenzo (GP).

... a 'las chicas de bronce'

Si pasamos al ciclismo, tampoco fue mala, sino todo lo contrario, la campaña 2011, pese a que Alberto Contador -todavía balo la amenaza de su caso por el clembuterol- no sumó su cuarto Tour como se esperaba, pero sí su segundo Giro -el cansancio acumulado le pasó factura en la ronda gala- y España también se llevó la otra ronda grande (Tour, Giro y Vuelta), con ésta última por medio de Juan José Cobo. 

Otro de los deportes con mayor tirón, el tenis, vio como la otra armada se llevaba su quinto mundial por equipos, o sea su Copa Davis, merced a 'SuperNadal' y David Ferrer, un galardón al que el manacorí añadió su sexto título planetario en tierra batida -junto a otros muchos de menor rango- el Roland Garros, en París, para mayor inri y sufrimiento de parte de los aficionados galos. Y aunque el español perdió el primer puesto de la ATP y las finales de Wimbledon y EEUU, llegó a ellas, lo que tiene también un mérito tremendo.

En balonmano, las 'chicas de bronce' se colgaron la primera medalla de relieve ganado por las féminas españolas, cada día más arriba y con mayores opciones de futuro para acercarse a los muchos logros de los chicos: nada menos que en el Mundial, una competición hasta hace poco inalcanzable. Y en clubes, la mejor Liga del mundo, la española, lo demostró conquistando, por medio del Barça, un nuevo entorchado en la 'Champions' o Liga de Campeones. 

Toda esta relación, de la que tanto podemos presumir y que tanta envidia despierta más allá de nuestras fronteras, se incrementa con otros éxitos continentales o planetarios en natación sincronizada -ha vuelto la inigualable Gemma Mengual, pero ya no está sola- , hockey sobre patines, motocross, golf, vela y muchos más que justifican nuestro titular. Y, lo que es más importante, salvo catástrofe inesperada y poco previsible, los 'annus horribilis' seguirán en su tumba y los 'mirabilis' continuarán dándonos alegrías planetarias, tantas como sufrimientos y envidias en otros países: "ladran, luego cabalgamos". Y olé.
  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
1 comentarios