www.diariocritico.com

Golpe de estado del portugués y resistencia de Florentino

La era Mourinho podría tener cerca su final: así ha puesto contra las cuerdas al Madrid

La era Mourinho podría tener cerca su final: así ha puesto contra las cuerdas al Madrid

viernes 23 de noviembre de 2012, 08:36h
Vuelven las sombras al club blanco después de una época sin muchos terremotos. Una vez que Mourinho consiguiera la salida de Jorge Valdano y asumir el pleno poder de la dirección deportiva del Real Madrid, todos dieron por hecho que Florentino Pérez le había dado todo el mando y que el portugués estaría tranquilo. Pero no: según desvela hoy 'El País', el técnico habría puesto en marcha un nuevo plan para dar un 'golpe de Estado' en la entidad de Chamartín.
¿Por dónde pasa ese golpe de Estado?: para empezar, pretende hacer una plantilla renovada al margen de lo que caiga bien o caiga mal en la directiva y la afición, algo que hasta ahora era intocable para Florentino, que siempre ha sido consciente de que el madridismo necesita y pide dos cosas: triunfos y títulos, pero también presumir de formas y ejercer de madridista.

Pero he aquí un plan revolucionario que pretende poner en marcha Mourinho y que Florentino habría ya frenado, según destaca este viernes el diario 'El País' en una destacada información en portada. Todo comenzó cuando el Madrid perdió en Alemania frente al Dortmund, sembrando dudas sobre la clasificación en la Champions, la debilidad de la plantilla y el hecho de que la Liga ya está casi imposible tras un mal arranque y un inicio genial del Barça.

Fue entonces cuando, al parecer, Mourinho ofreció un "todo o nada", lanzando un órdago para hacer y deshacer a su gusto en el ámbito deportivo. Si no accedía a sus exigencias, el portugués amenazaba con irse del club.


Las fricciones entre Mou y el club serían las siguientes:

> La venta de Kaká: él se vio dispuesto a la salida del brasileño, pero el club se negó a la venta alegando que era un símbolo para la entidad y que malvenderlo sería una señal de fracaso para el Madrid en el mercado internacional del fútbol.

> Problemas disciplinararios con Sergio Ramos e Iker Casillas: al portugués le daba igual que ambos fueran símbolos del club. Consideraba que tenía que castigarles y aunque con el defensa sevillano sí llevó a cabo su castigo público, no con el portero, capitán del equipo y de La Roja. Es intocable y eso molesta a Mou.

> Fichajes y salidas: Mou no se siente libre para comprar y vender, fuera de la habitual línea de libertad que tienen los técnicos en Inglaterra, por ejemplo. Así, para fichar a Luka Modric, único fichaje del año, se las vio y deseó. Además, sólo consiguió la cesión de Michael Essien ante la gratuidad de la operación. Por otra parte, quiere un guardameta de recambio para Casillas, porque hasta ahora sólo ha podido tener al ya fichado y casi jubilado Dudek y, después, a canteranos.

> Conflicto con Toril: es de sobra conocido el problema que tuvo Mou con el técnico del segundo equipo, el Castilla. El portugués sabe que en el madridismo la cantera y la gente que viene del club siempre será más querida que una nueva cara, como él, y realizó una pataleta pública contra Toril y sus polémicas palabras contra la cantera y su rendimiento cayeron mal en el club. Lo peor es que consiguió abrir una brecha, entre los que consideraban que decía algunas verdades, aunque incómodas, y los que creían que había realizado una grave falta de respeto. Él reclamó apoyos cuando fue criticado, algo que tampoco recibió del club. Como es sabido, Mou no acudió a la inauguración de unas instalaciones para la cantera, algo que se tomó como la ruptura de relaciones entre el técnico del primer equipo y la infraestructura del Madrid que se encarga de los juveniles.

> Portavoces a su servicio: 'El País' también informa de que Mourinho pidió la incorporación de nuevos portavoces e intermediarios tras la salida de Zinedine Zidane -sin explicaciones, por cierto-. El club le negó la petición de contratar a un ex jugador con tirón mediático y entre los aficionados. La explicación del Madrid fue que sería una extraña figura para la entidad y Mourinho se sintió decepcionado.

> Elecciones presidenciales: Florentino Pérez estaría manejando encuestas de socios, los que votan y de los que en realidad depende, no tanto de los aficionados en general, y entre ese colectivo no está bien visto el apoyo incondicional que servía a Mourinho. Por eso puso el freno. Le exigen la Champions, y el empresario teme que si este año tampoco cae, su continuidad peligra al frente de Concha Espina. Además, le piden que no dé carta blanca a Mou y que frene su tono tan beligerante.

> Segunda plaza en Champions: Los resultados por fin acucian a Mou desde que es técnico blanco. En sus dos primeros años no tuvo problemas al respecto, siempre cerca del Barça o por delante en Liga, y haciendo buenas cosas en la Liga de Campeones, llegando en ambas ediciones a semifinales. Pero esta tercera temporada del portugués está siendo terrible, con una tercera plaza en Liga, a 8 puntos del gran rival, y una segunda plaza en el grupo de Champions que ha dolido. El empate en Manchester ante el City fue la puntilla. Florentino y la directiva consideran que al portugués le han dado muchos jugadores, se ha hecho una alta inversión, y la Copa del Rey y la Liga no son suficientes motivos de alegría. Quieren autoridad en Europa, algo que este año está siendo más que discutible. Además, la falta de autocrítica enervan al club, ya que Mou siempre dispara a otros...
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios