www.diariocritico.com

Crítica de la película

'El Hombre de Acero (Man of Steel)': Un Superman mesiánico y excesivo

'El Hombre de Acero (Man of Steel)': Un Superman mesiánico y excesivo

jueves 20 de junio de 2013, 08:31h
A pesar de un argumento muy similar a la primera y segunda parte del Superman de Richard Donner, este Hombre de Acero es una cosa muy distinta al de Christopher Reeve, si aquellas películas se decantaban por el humor y el encanto camp esta es una nueva visión de los superhéroes post 11-S, mucho más dramática y sombría. Se nota la mano del productor Christopher Nolan, responsable de la notable trilogía sobre Batman. Lo malo es que se nota todavía más la mano de su director, Zack Snyder.
La gran crítica que se le debe hacer a esta película está cogida de una película tan lejana en tiempo y en temática del universo Superman, como Krypton de la Tierra. Se trata de 'Cautivos del mal' de Vincente Minnelli. En un momento de la misma el personaje protagonista, un despótico productor de Hollywood interpretado por Kirk Douglas, despide a un director por no ver la dimensión y el valor de la escena que está rodando. La respuesta del director se puede aplicar perfectamente a 'El hombre de acero': "Podría crear un clímax en esta escena. Podría hacer que cada escena en esta película fuese un clímax. Pero, si lo hiciera, sería un mal director... Debes construir el gran momento y, a veces, hay que construirlo despacio. Para dirigir una película, se necesita humildad. ¿Tiene usted humildad, señor Shields?". Ya les digo que basándonos en esto ni el señor Shields ni el señor Snyder tienen una gota de humildad.

El director decide desde el principio concatenar, una tras otra, grandes escenas de ésas que dejan sin respiro, sin dejar tiempo a construir sus momentos, sin dejar que su película respire. La película comienza con la destrucción de un planeta y acaba con la (casi) destrucción de otro, entre medias hay tiempo para mucha más acción. La ecuación 'menos es más' es algo que el director de '300' no entiende. Si la película no cae totalmente por el precipicio es gracias a una historia bien construida, por Goyer y Nolan, y a un reparto totalmente adaptado a sus personajes. También destaca la música de Hans Zimmer. Si la inolvidable fanfarria de John Williams era perfecta para el tono de la película de Christopher Reeve, la de Zimmer se ajusta como un guante a los tonos más sombríos de esta.

Donde los creadores del superhéroe, Joe Shuster y Jerry Siegel, expusieron su visión del Superhombre de Nietszche y la mitología griega, junto al american way, en 'El Hombre de Acero' Superman pasa por ser una especie de Jesucristo. Eso sí más que dispuesto a devolver los golpes y dejar la otra mejilla intacta. Guionista y director dejan pocas dudas sobre esto, desde ponerle una edad de 33 años hasta esa breve pose con los brazos en cruz, pasando por ese plano dentro de la iglesia con Cristo detrás. Snyder nunca se ha caracterizado por ser muy sutil. Eso sí, la idea funciona, dándole una nueva dimensión mesiánica a todo el asunto. Habrá quien vea una traición al espíritu del cómic pero la película se vuelca en el melodrama y el espectáculo grandioso, tomándose muy en serio a sí misma. Los típicos chistes de este tipo de películas han sido casi borrados por completo... Aunque no han podido evitar meter alguno con calzador.

En cualquier caso la película es bastante fiel a sí misma y sus dos horas y veinte minutos de duración no se hacen especialmente largas (Aunque le sobran varios minutos de metraje). Además han respetado la esencia del personaje y no lo han convertido en un nuevo Batman. Superman sigue siendo el chico bueno, claro que también tiene sus problemas. Eso sí, si se recortase algo la acción y se centrase más en los personajes, principalmente los secundarios, ganaría mucha más fuerza. 

El reparto está bastante bien elegido y, en general, muy acertado. El británico Henry Cavill funciona perfectamente como Superman, aunque tiene menos momentos como Clark Kent. Claro que, como bien decía Tarantino en 'Kill Bill', al contrario que Spiderman o Batman, que no son otra cosa que los álter egos de Peter Parker y Bruce Wayne, Superman es Superman, y Clark Kent es únicamente su álter ego, la imagen que este alien tiene de la raza humana. Russell Crowe tiene mucha más importancia que Marlon Brando como padre de Kar-El, pero es Kevin Costner quien tiene los mejores momentos como el padre adoptivo de Superman. Amy Adams cumple con su papel de Lois Lane, pero tendremos que esperar a próximas entregas para que puedan exprimir a fondo las cualidades de esta gran actriz. A destacar también los malos, con Michael Shannon volviendo a demostrar que es uno de los mejores de la actualidad como el General Zod y Anthe Traue como Faora.

En definitiva, lo mejor de 'El Hombre de Acero' es que hace olvidar la horrible 'Superman Returns', lo peor es que, viendo sus cosas buenas, que son varias, la película deja la extraña sensación de decepción, de lo que podría haber sido si en la silla de director se hubiese sentado alguien con humildad.

Lea también:

- 'Monstruos University': La magia perdida de Pixar
- El lado oculto de Superman: curiosidades
'Man of Steel': Henry Cavill, Russell Crowe y Zack Snyder brillaron en la noche madrileña
- 'R3sacón': Lo que pasó en Las Vegas se debería haber quedado en Las Vegas
- 'En otro país': Isabelle en la playa
'The Trip': El 'Entre copas' de Winterbottom
'Dead man down': Venganzas inverosímiles
'El Gran Gatsby': Luhrman rema contra Fitzgerald
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

12 comentarios